Elba Esther vs. AMLO

Mientras que el próximo presidente de la República tiende puentes con todos los sectores de la sociedad, en una inteligente y nacionalista postura, buscando que la unidad prevalezca por encima de las naturales diferencias que se dieron en las campañas políticas, Elba Esther Gordillo, desde la prisión domiciliaria, se la pasa rumiando su venganza contra aquellos, dice ella, que le quitaron el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y el Partido Nueva Alianza, que sentía de su propiedad.

AMLO construye, la maestra destruye.

Al mismo tiempo que Andrés Manuel intenta sumar a empresarios, las iglesias, la clase política, intelectuales e investigadores, Fuerzas Armadas y a la Marina, el magisterio y en general a la sociedad en su conjunto, a trabajar en aras de hacer un México más incluyente, la maestra atenta contra la gobernabilidad al pretender crear un conflicto en el seno del sindicato más grande de América Latina, y con ello crearle un conflicto exponencial al presidente López Obrador.

Los maestros no sólo condenaron su gestión, sino que emprendieron las acciones jurídicas pertinentes para recobrar lo que sustrajo la señora Gordillo, tanto en el patrimonio del SNTE como en las cuotas sindicales.

Ahora con la alternancia en el gobierno, los familiares y amigos de la Gordillo, léase René Fujiwara, Fernando González, Rafael Ochoa, Humberto Moreira, Moisés Jiménez y Sanjuana Cerda, entre otros, intentan polarizar al SNTE al sembrar versiones descabelladas, como revertir los acuerdos y decisiones que ha tomado el magisterio en el nombramiento democrático de sus actuales dirigentes en todo el país.

La maestra está obnubilada en dañar al magisterio y sobre todo al proyecto educativo del Andrés Manuel López Obrador, que postula la defensa de la educación pública y la vigencia del artículo tercero constitucional, al tiempo de fortalecer el sindicalismo y de mejorar la reforma educativa.

Los esbirros que la acompañan en esta aventura que está condenada al fracaso, emprenden una campaña en redes sociales que buscan confundir a la opinión pública con un supuesto regreso de ella al sindicato, cuando la maestra dejó de estar en la nómina magisterial desde hace cuatro años.

El próximo secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, enfrentará el mayor dilema de su administración: apoyar el regreso de una delincuente o construir un modelo educativo con los auténticos maestros.

En cuanto al Partido Nueva Alianza –que por cierto en estos momentos enfrenta un momento crucial de su existencia ante la eventual pérdida del registro debido a que, según el INE, no alcanzó el 3.0 por ciento de la votación nominal, versión que se contrapone a la emitida por el partido turquesa que asegura que sin duda superaron ese porcentaje–, también la otrora poderosa maestra intenta recobrar el control, cuando los cuadros directivos de ese partido hace años se renovaron y con ello terminaron con los viejos cacicazgos.

Así las cosas, llama la atención que mientras los coletazos del dinosaurio intentan vulnerar el acuerdo nacional por México que construye el candidato ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, el SNTE, en un desplegado, reitera su voluntad de trabajar de manera institucional con el próximo gobierno, para garantizar el derecho de los mexicanos a una educación de calidad con equidad; además, reafirma que tal como lo hecho a lo largo de su historia, esa organización sindical actuará de manera responsable con el Estado mexicano, los Poderes de la Unión y el conjunto de fuerzas sociales y políticas para contribuir al desarrollo y engrandecimiento del país.

Fuente: elfinanciero.com

off
A %d blogueros les gusta esto:
Elba Esther vs. AMLO – Libertad-Oaxaca off