Modernizan el sistema penitenciario en Oaxaca

Print Friendly, PDF & Email

Con una capacidad para 2 mil 520 internos, ésta mañana fue puesto en operación el Centro de Federal de Readaptación Social número 13, (CEFERESO), que tuvo un costo de 5 mil millones de pesos, el cual permitirá alcanzar una exitosa reinserción social acorde a la nueva política penitenciaria del gobierno federal.

El Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb y el gobernador del estado, Gabino Cué Monteagudo, luego de un recorrido en las modernas y sofisticadas instalaciones, equipadas con la más alta tecnología en materia de seguridad penitenciaria, pusieron en operación el CEFERESO.

En su oportunidad, el gobernador del estado reconoció que aunque hubo resistencias en su construcción, también rechazó que traiga consigo inseguridad en la zona y contrariamente,  aporta beneficios a la comunidad, luego de que generó alrededor de mil 600 empleos eventuales, además de originar una derrama económica del orden de los 4 mil pesos en la entidad.

Gabino Cué Monteagudo, anunció que alrededor de 800 reos del orden federal internados en penales estatales, serán trasladados a éste nuevo penal de mediana seguridad lo que permitirá despresurizar éstos centros penitenciarios en donde se encuentran recluidos  alrededor de 5 mil reclusos que enfrentan condiciones de sobrepoblación .

Ante el titular del Banco Nacional de Obras, (BANOBRAS), Alfredo del Mazo Maza, el gobernador Gabino Cué anunció que en el 2014 será puesto en marcha el nuevo penal de mediana seguridad de Tanivet, Tlacolula, que con una inversión de mil 800 millones de pesos albergará a mil 604 internos.

Esto, dijo, permitirá cerrar, reordenar y reubicar tres reclusorios estatales, entre ellos la Penitenciaría Estatal de Ixcotel que fue construido en 1940 y actualmente cuenta con una población de mil 200 reos, que viven situación denigrante de hacinamiento.             

Por su parte, el doctor Mondragón y Kalb sostuvo que  ésta inversión permite tomar medidas para asegurar el control del sistema penitenciario  e impulsar políticas que permitan la reinserción social de los sentenciados.

Ante funcionarios estatales y federales de la Secretaría de Seguridad Pública y de Prevención y Reinserción  Social, el comisionado Nacional de Seguridad, aseguró que el sistema penitenciario es la última fase de la cadena de seguridad y justicia en el País, así mismo anunció que 126 policías federales se harán cargo de la custodia del nuevo penal.

Luego de ponderar la capacidad de la Policía Federal, el funcionario señaló que los grandes capítulos están insertos en la Policía Federal, la mejor policía que nunca antes haya existido en el País.

Más adelante, precisó que el sistema nacional de seguridad es perfectible, pero cuando hay fallas en la seguridad, hay impunidad, por ello propuso transformar la política penitenciaria que realmente logre la reinserción del sentenciado.  

Agencia JM