Retórica de campaña: Luis Octavio Murat

En las campañas electorales sucede de todo y se dicen y comentan anécdotas, “borregos”, chismes y calumnias. Por ejemplo, es conocido el comentario de que “las campañas sirven para eliminar cabrones, no para impulsarlos”. Sucede también, que durante los recorridos por el país, casi de inmediato, se dan a conocer los novatos, aquellos que participan por primera ocasión en estas lides y que, emocionados, tejen ilusiones, esperanzas que, según ellos, se concretaran una vez alcanzado el triunfo. Generalmente, no es así, pues debido a su inexperiencia son a los primeros que se les corta el cuello, incluso hay quienes desde la nominación, ya perdieron.

Son los jóvenes que se van de boca, “que no tienen hueso en la lengua” y cometen errores, principalmente de prepotencia, que presumen “ser íntimos o familiares del candidato”; son los que confunden las campañas políticas con un fin de semana a Valle (como ellos y ellas le llaman a Valle de Bravo, en el Estado de México).

Son los mismos que llegaron al actual gobierno de Oaxaca y que, en breve tiempo, reventaron al confundir la actividad gubernamental con vacaciones en Huatulco.

En las campañas que se viven o se padecen, las despedidas ya sucedieron; por ejemplo, en el tricolor el primero en decir “hasta luego” fue Enrique Ochoa Reza, ex presidente de su partido y los bocones que lo acompañaron, mismos que precipitaron divisiones equivocadas contra la Coordinación General de la Campaña; división que dio lugar a dos grupos dirigentes, y las bases ni en cuenta y olvidadas. ¡Vaya partido!, (por la mitad).

En las campañas se distingue la retórica que usan los contendientes, mayormente cargada de promesas que casi nunca se cumplen; de engaños para convencer y manipular a las masas, tal y como lo enseñan en el posgrado llamado psicología de las masas; enseñanza que va desde el uso de engaños, promesas y ataques al adversario por medio de una retórica previamente estudiada, a fin de que el candidato y el equipo de campaña sepan bien lo que las masas quieren escuchar. Obviamente, los discursos, los gestos, el uso de las manos y brazos son ensayados para que el candidato actué, dramatice y convenza a la masa que, eufórica, grita y aclama las consignas enseñadas por los estrategas y la infantería partidista.

Ejemplo claro de ello, con tres intentos por alcanzar la presidencia del país, el candidato de Morena ha logrado acumular suficiente experiencia como para montar, en cada acto político, un espectáculo que las bases quieren ver y escuchar. Sabe bien lo que las masas quieren escuchar, sabe usar las palabras fáciles de entender, y cuando usarlas; jerga que le permite conectar fácilmente e incluso, asustar a grupos políticos, económicos y empresariales muy sensibles, que creen en todo lo que afirma el colmilludo candidato de Morena.

Se espantan con las amenazas que asegura cumplir si llega a vivir en Palacio Nacional, para que las bases lo identifiquen como el “Nuevo Juárez” que promete, una y otra vez “cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México”; cancelar las pensiones a los ex presidentes de la República, vender el avión presidencial a Trump, viajar en lineas comerciales; vivir en Palacio Nacional; convertir a los Pinos en un parque de diversiones para el pueblo; convertir el Aeropuerto Militar de Santa Lucía en aeropuerto civil internacional; anular las reformas energéticas y construir tres refinadoras; gobernar por decreto y bandos; otorgar amnistía a los que violaron la ley; el que amenaza desde Guelatao con echar abajo la Reforma Educativa, a fin de convencer a los militantes de la S22 de la CNTE para que se sumen a su proyecto, porque Morena es un “cajón de sastre” donde caben todos, desde los corruptos y ladrones hasta gente honesta. A todos utiliza el gran manipulador.

Sin embargo, toco con hueso con la reforma educativa, a pesar de la nota del Reforma, en el sentido del gasto excesivo que hizo la Secretaria de Educación Pública, de Aurelio Nuño, en cuanto a pagos a los medios por la difusión publicitaria de las ventajas que se obtendrían por una Reforma Educativa que esta en marcha.

“Nunca más una Reforma Educativa sin el magisterio. […] les vamos a dar una buena lección a estos corruptos”. […] declaró en Guelatao el hombre de Macuspana durante un mitin desairado en el que hubo mínima participación de militantes de la CNTE como de la S22, mismos que anunciaron un paro de labores indefinido aprovechando que es “temporada de caza” y que, difícilmente, las autoridades estatales y federales intervendrían para impedir marchas y manifestaciones en estos 44 días que restan para sufragar.

Retórica dura que enciende a las bases que descargan su inconformidad, su ira, su descontento contra el sistema, al escuchar el reclamo enérgico del candidato que aprendió y practicó, por tres años de campaña, como engañarlas y manipularlas, y que desde Guelatao les prometio convertirse en el gran educador, el maestro de la retórica encantadora de serpientes.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
Retórica de campaña: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off