Ampliación de la DOM: atentado contra Oaxaca, el mezcal y su tradición: Raymundo Chagoya Villanueva *

El pasado 8 de agosto se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto que integra 44 nuevos municipios de tres estados de la República a la zona protegida con Denominación de Origen Mezcal (DOM), ampliando a 12 las entidades federativas que pueden ostentar el signo distintivo “Mezcal” en sus destilados de agave. En un hecho que lacera la economía de los estados que ya pertenecían a dicha zona, esta decisión al vapor compromete la calidad, y mermará el posicionamiento que el mezcal ha logrado como bebida de altura, conocido como el destilado más exclusivo del mundo.

La inclusión de Aguascalientes, Morelos y el Estado de México a la zona protegida con DOM, ha generado inconformidad y preocupación entre productores de mezcal del resto de los estados que ya pertenecían a la zona con dicha denominación de origen, ya que se prevé un descenso en la calidad de la bebida y una disolución en cuanto a su autenticidad, al ingresar municipios que no cumplen con las características para respaldar la calidad y tradición que la marca “mezcal” demanda.

Todo esto, ante el hecho de que los tres estados que recién ingresaron a la zona con denominación de origen, no cuentan con un historial de cumplimiento a la Norma Oficial Mexicana Mezcal y, hasta hace poco, tampoco tenían registro ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como productores de mezcal, por lo que esto beneficiará a unas cuantas productoras de reciente creación y que puede derivar en prácticas monopólicas en un futuro.

Recordemos que una Denominación de Origen, es un signo distintivo de la propiedad industrial donde se encuentra una zona geográfica protegida que cuenta con los recursos naturales y humanos necesarios para la elaboración de productos con una calidad y características exclusivas y esenciales del medio geográfico, y que Aguascalientes, Morelos y el Estado de México, sin tener estas características, se suman a Zacatecas, Durango, Michoacán, Tamaulipas, Guanajuato, Guerrero, San Luis Potosí, Oaxaca y Puebla agregado en diciembre 2016.

La reciente ampliación de la Denominación de Origen Mezcal, se configura como una competencia desleal para el sector, debido a que los estados originarios y precursores de la misma, han realizado sin pausas esfuerzos e inversiones, tanto públicas como privadas, por décadas, las cuales se incrementaron a partir de la DOM en 1994, con lo que se ha logrado el posicionamiento y tendencia del mezcal en el mundo, resultando que una vez que el sector ha sido fortalecido y potencializado, llegan nuevos integrantes que se suben a un barco andando, que ya se encuentra navegando con fuerza y creciendo.

La Norma Oficial Mexicana NOM-070–SCFI-2016, regula la producción, envasado y comercialización del producto mezcal, y ésta se vale de Organismos Certificadores que hagan guardar la calidad y autenticidad del producto, ejecutando las especificaciones de dicha norma. Actualmente el mezcal cuenta únicamente con un Organismo Certificador, el Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal A.C. (COMERCAM), el cual ya se encontraba superado por los nueve estados que originalmente eran parte de la Denominación de Origen Mezcal,  por lo que al agregarse tres estados se pone en peligro la calidad y autenticidad del Mezcal a nivel internacional, originándose la necesidad de creación de organismos regionales y estatales, que velen por la calidad del producto.

En días pasados fue el mismo COMERCAM quien presentó una petición al Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, donde lo urge a actuar de forma determinante ante la ampliación desmedida y descuidada de la DOM, ya que la tibieza con el cual se maneja el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) en el momento de otorgar la denominación de origen, deja mucho qué pensar y desear, al considerarse que no ha actuado como un órgano garante que proteja el signo distintivo “mezcal”, y su calidad.

Varios de los estados productores se opusieron (por escrito) a la integración de dichos municipios a la DOM. Incluso, el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, A.C. (CIATEJ), incurrió en irregularidades al ingresar en su momento, varias solicitudes sin análisis profundos caso por caso, replicando datos técnicos de otros estados, que demeritan al sector mezcal. Ante todo esto, existe la percepción de que un sector del IMPI se ha prestado a buscar beneficios políticos, en lugar de cumplir con los objetivos que establece la ley para ese Instituto.

Por otro lado, las cifras crudas no son favorables, ya que en 2016 el mezcal oaxaqueño representaba el 83.5 por ciento de la producción total de mezcal, cuando en 2015 se fabricaba el 97.3 por ciento. La producción actual apenas llega al 80 por ciento, dato que refleja la decreciente producción en nuestro estado, a partir de la apertura de la Denominación de Origen, lo cual ha tenido para Oaxaca, entre otras consecuencias, la disminución en ventas, turismo y pérdida de identidad de la bebida.

Otro de los factores que es altamente preocupante, que puede derivar es un retroceso irreparable y hasta catastrófico en la industria mezcalera del país, es que de no protegerse la denominación de origen se corre el riesgo de que organismos Internacionales retiren su reconocimiento a la DOM por la apertura arbitraria del territorio que esta abarca.

La solución como política pública que convenía a los antes 9 estados integrantes de la DOM, es que fuera una denominación diversa. La poca experiencia que tiene nuestro país respecto a Denominaciones de Origen debió de fortalecerse mediante la creación de tres nuevas denominaciones de origen de destilados de agave para los estados de Aguascalientes, Morelos y Estado de México, nuevas y diversas denominaciones que aprendieran el camino recorrido por las ya existentes, tuvieran un producto auténtico de sus regiones y enriqueciera el patrimonio del Estado mexicano en cuanto a propiedad intelectual se refiere.

Por todo ello, es urgente sumar todos los esfuerzos no sólo para oponerse a las decisiones del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial en contra del mezcal, sino sobre todo para reforzar los estándares de calidad, y la competitividad de nuestra bebida alcohólica por excelencia, y garantizar que el mezcal siga siendo un orgullo oaxaqueño, y una fuente de empleo, ingresos y bienestar para las miles de familias oaxaqueñas que diariamente trabajan con esmero y excelencia en la producción de mezcal.

* Presidente de la CANAIMEZ A.C. (Cámara Nacional de la Industria del Mezcal).

off
A %d blogueros les gusta esto:
Ampliación de la DOM: atentado contra Oaxaca, el mezcal y su tradición: Raymundo Chagoya Villanueva * – Libertad-Oaxaca off