La bolsa negra o el cajón seguro: Luis Murat

Hace unos días, nos enteramos de que un policía de Ciudad de México se dio cuenta de que una bolsa negra para depositar la basura estaba tirada en un lote baldío, lo cual no es extraño, pues hay personas que continúan dañando el medio ambiente contaminándolo con deshechos de todo tipo. Pero, este caso fue diferente, sucedió que el guardia percibió que algo raro estaba sucediendo dentro de la bolsa. La bolsa se movía, algo estaba dentro de ella, posiblemente un roedor o algo parecido. Así que, nuestro héroe, decidió investigar dentro de la bolsa negra, la abrió y cuál no sería su sorpresa al encontrar una recién nacida que se movía, que estaba viva, a pesar de la lluvia, que a diario azota e inunda las calles y avenidas de la gran urbe.

Aun así, de tener todo e contra, sin tener a nadie, ni al ser que le dio la vida, sola con su desgracia, la bebé lucho por su vida hasta que alguien, un humilde policía, la encontró y rescató de la más amarga soledad, del abandono, de la nada, de la miserable humedad y frío de un lote baldío y profundo hasta sus raíces.

La bebé, que fue salvada por el policía, tuvo suerte, pero hay otros bebes que no nacieron con la misma fortuna; como el bebé que fue hallado por una trabajadora dentro de un bote de basura en una plaza comercial en el Pedregal, y que trasladó a la clínica 8 del Seguro Social (IMSS) donde murió, a causa de una fractura de cráneo y hemorragia en el pulmón derecho, así lo informó la Procuraduría capitalina al abrir una carpeta de investigación por el delito de homicidio y abandono.

Otro caso sucedió en mayo, día en que una bebé fue abandonada en una iglesia de la Delegación Benito Juárez. La pequeña fue encontrada dentro de una caja de cartón envuelta en una cobija. Tenía un crucifijo alrededor de su cuello, y a su lado, un cuaderno con un mensaje escrito aparentemente de la persona que le dio la vida; “Hola, me llamo (sic) Janis y no tengo vacunas, ayúdenme por favor”.

Las autoridades al ser notificadas acudieron a la parroquia para prestarle atención médica y después informar que la bebe se encuentra con buen estado de salud.

Cabe hacer notar que Janis fue encontrada por una feligresa quien la escuchó llorar, por lo que avisó al párroco y él, a su vez, a las autoridades. Algunos fieles informaron a las autoridades que, momentos antes del hallazgo, observaron a una jovencita –posiblemente menor de edad– junto a la bebé, posiblemente se trató de la madre.

Otro caso sucedió en Naucalpan, Estado de México, lugar donde fue hallada una bebé dentro de una caja de cartón con una nota en la que se explicaba que la persona que dejó a la bebé no quería problemas, que el bebé encontrado no era de ella, se lo habían regalado porque su madre no podía mantenerlo.

Dramas como estos ocurren en todas partes del país y del mundo, bebes que logran sobrevivir y otros desgraciadamente no lo logran. Sin embargo, los que, si logran saltar la barrera del abandono, habrán de enfrentar otros muchos obstáculos a lo largo de su vida como el golpe emocional que causa el saber que fueron abandonados en la bolsa negra o en una caja de cartón.

Ante estos hechos, que desgarran el alma, incluso de las madres que los abandonan, en Arizona, Estados Unidos, los legisladores locales, ante la problemática de recién nacidos abandonados por madres menores de edad o carentes de recursos económicos para mantenerlos, encontraron que la vía para evitar el abandono de recién nacidos significativamente era legislar al respecto, reglamentar el abandono y dejar de considerarlo un delito.

De esa forma, reglamentaron lo siguiente: Safe Babies – Safe place – Safe Haven. Según ARS-13-3623 es un sitio de refugio de bebé designado. El bebé puede colocarse en el cajón de un refugio seguro o con cualquier miembro del personal del hospital, la persona no es culpable de abuso de menores por dejar a un recién nacido sano y salvo en 72 horas o menos, conforme a la ley de asilo de bebé seguro en Arizona. El Estado de Indiana permitió la creación de “cajón de bebé” con la Ley Senate Enrolled Act 340, introducida en 2018, la permite a las estaciones de Bomberos que tienen personal las 24 Hrs a tener estos “cajones”, para que ahí sean depositados los abandonados.

Leyes y reglamentos como el Safe Babies de Arizona o el Safe Haven de Indiana, ayudan a las comunidades a proteger los derechos humanos, y, por supuesto, a disminuir los daños morales y emocionales que se causan actuando al margen de la ley, en la oscuridad y sin la protección de las instituciones gubernamentales.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
La bolsa negra o el cajón seguro: Luis Murat – Libertad-Oaxaca off