¡Gobernador, urge golpe de timón en su gobierno!: Alfredo Martínez de Aguilar

ENTRETEXTOS

* Indispensable, realizar alrededor de 40 cambios entre los integrantes de los gabinetes legal y ampliado; no hay resultados en año y medio. Afectan imagen del gobierno.

* En riesgo, proyecto político nacional de Alejandro Murat en 2024 * Crearán Súper Coordinación de Delegados de Gobierno, a Adolfo Maldonado Fuentes.

En más de una ocasión hemos reiterado de manera más que insistente que salvo su padre, Pepe, Murat, sus hermanos y su esposa Ivette Morán, casi nadie conoce, en realidad, a Alejandro Murat.

Una y otra vez, advertimos en forma más que machacona, que muchos, incluyendo a sus amigos y colaboradores más cercanos, se llevarían terribles sorpresas al ser corridos y enviados a su hogar.

Allí será el llanto y el crujir de dientes cuando vean a otros ocupar sus cargos públicos echados fuera del gobierno al Hades o al lago de fuego, sobre todo, de algunas secretarías de despacho.

El joven mandatario estatal está sumamente decepcionado de la inmensa mayoría de los integrantes de su gabinete legal y ampliado, especialmente en las secretarías estratégicas.

De manera especial, sigue habiendo graves fallas desde el inicio en áreas neurálgicas: finanzas,  planeación para el desarrollo, seguridad pública, procuración y administración de justicia.

Por soberbia, egos mal entendidos, celos y mezquindad, son permanentes cotidianamente los conflictos entre los responsables de dichas áreas que atienden asuntos vulnerables en Oaxaca.

No hay secretaría y dependencia del gobierno estatal, cuyos titulares y trabajadores no se quejen a diario de la falta de recursos presupuestales, humanos y materiales. ¡Vaya hasta de papel!

El caso más patético, por dramático, sigue siendo la crisis terminal que vive la Secretaría de Salud y los Servicios de Salud de Oaxaca más que por falta de presupuesto, por la corrupción e impunidad.

Pese al reiterado compromiso del titular del Poder Ejecutivo estatal de hacer del combate a la corrupción su principal bandera de campaña y compromiso de gobierno, no se avanza al respecto.

Más que ver recluidos en la cárcel a los ex y actuales servidores públicos probablemente corruptos la gente del pueblo demanda al gobernador Alejandro Murat confiscar sus fortunas mal habidas.

Es de lamentar que las diferencias entre los mandos de la AEI, el Fiscal General y el Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción, sabotee la lucha contra los ex y funcionarios corruptos.

Imperioso es precisar que ello ocurre, no por culpa del Fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos, sino por la arrogancia de los titulares responsables de la investigación y sanción.

En forma más que inexplicable, extrañamente, la curva de aprendizaje se ha prolongado demasiado. Transcurrió el primer año y medio, y ya solo faltan tres años y medio de Murat.

Después del V Informe de Gobierno, el 30 de noviembre de 2021, arranca abiertamente la carrera sucesoria y aunque hay ya prospecto transexenal, Murat distraerá su atención del gobierno.

Cada día es más inocultable el valemadrismo de los jóvenes servidores públicos foráneos que han sido bautizados con el mote de “yupis” en permanente choque con los locales llamados “yopes”.

Hecha excepción de sus cómplices e incondicionales, lo que más indigna a los propios colaboradores de los mexiquenses del Estado y Ciudad de México es su ausentismo semanal.

Aunque algunos de ellos cuentan ya con prósperos negocios en hoteles y restaurantes de lujo en la capital oaxaqueña sus mayores negocios están en Edomex y CDMX, lo que les obliga a atenderles.

En consecuencia, estos servidores públicos, que han formado una casta dorada de influyentes jóvenes en el gobierno de Oaxaca, prácticamente laboran solo dos o tres días a la semana.

Y entre ellos no falta alguno que realiza sus rutinas diarias en el gimnasio a partir de las 13 horas, por lo que quienes le conocen cada vez se preguntan, en torno más que airado, a qué hora trabaja.

Lo peor de todo es que llegan al Sport City en camionetas blindadas y con un aparato de seguridad igual o mayor al de su jefe, el gobernador del Estado de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa.

Esta actitud por demás soberbia, agravada por sus lujos y derroches públicos insultantes, es una mentada de madre a los alrededor de tres millones de oaxaqueños pobres moderados y extremos.

Esta conducta llevó a la derrota del PRI-gobierno y a la tercera alternancia presidencial pactada con Ernesto Zedillo, el presidente Enrique Peña Nieto y Manuel Andrés López Obrador (MALO).

Un año y medio ha sido tiempo más que suficiente para que el gobernador oaxaqueño privilegie la congruencia al afirmar que “aquello que no se mide no se puede comparar y no se puede evaluar”.

Nadie puede llamarse a engaño. El Ejecutivo Estatal fue muy claro al presentar el Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2016-2022. “Vamos a ver quién ha hecho y quién no ha hecho”, advirtió.

Anunció que, para lograr las metas establecidas, iniciaría un proceso de evaluación de quienes integran su gabinete, con la advertencia que será removido quien no haya dado resultados.

“Mi gobierno y toda la administración de este Ejecutivo debe estar lista para esa evaluación permanente (…) quien no dé resultados no tiene lugar en este gobierno”, sentenció. ¡Y lo cumple!

“Haré los ajustes que sean necesarios para avanzar en la dirección y velocidad que merece Oaxaca. Los cambios no son malos si son para mejorar”, aseguró ante su gabinete en Palacio de Gobierno.

Tras la derrota del candidato del PRI a la presidencia, José Antonio Meade, el gobernador Alejandro Murat está dispuesto y obligado a dar un severo golpe de timón en su gobierno.

Desde ya podemos adelantarles que el fuerte manotazo que dará en su escritorio hará cimbrar toda la estructura del gabinete legal y ampliado, con alrededor de 40 cambios en total.

Así que, imagine el llanto y rechiñar de dientes de quienes serán arrojados del reino del gobierno a las tinieblas fuera del gabinete, es decir, al desempleo y ostracismo, al ser defenestrados.

Murat ha dado muestras suficientes que no le tiembla la mano para tomar decisiones drásticas como renunciar en la Secretaría de Economía a su compadre Mario de Jesús Rodríguez Socorro.

En tales condiciones, de ninguna manera falta razón al gobernante oaxaqueño. No puede, de ninguna manera, poner en riesgo su proyecto político nacional en el proceso electoral 2024.

Bajo ningún concepto puede permitir que alguien intente echar a perder su legítimo crecimiento. Mucho menos puede permitirlo de quienes se dicen sus amigos y colaboradores más cercanos.

Noble y generoso como es con sus amigos al igual que su padre, Pepe Murat, Alejandro premiará la lealtad y los resultados en el trabajo de algunos de sus amigos y más cercanos colaboradores.

Es el caso de Adolfo Maldonado Fuentes, mejor conocido en el gabinete legal como “Chiporra”, quien contará con una supersecretaría en la Coordinación General de Delegados de Gobierno.

Hay algunos cacha granizos que se calientan antes de tiempo y sabedores de los cambios inminentes se promocionan a algunas de las más importantes posiciones político-administrativas.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

off
A %d blogueros les gusta esto:
¡Gobernador, urge golpe de timón en su gobierno!: Alfredo Martínez de Aguilar – Libertad-Oaxaca off