Proceso: de cómo los medios no critican sino apoyan el mal: Carlos Ramírez

CoiFfdJVMAAe7SmEn una entrevista que le hizo a William Colby cuando era todopoderoso jefe de la CIA, la periodista Oriana Fallaci abrió fuego en la primera pregunta:

  • Los nombres, señor Colby, los nombres de esos bastardos que han aceptado en Italia dinero de la CIA.

El master de los espías tragó saliva y le dijo que el congreso de los EE.UU. se lo prohibía. Pero era la Fallaci que hizo de la entrevista un arte de la confrontación, la indagación y la denuncia, no para la promoción del entrevistado o la autopromoción. Así, Fallaci hizo decir a Kissinger que era el llanero solitario de la diplomacia y el presidente Nixon por poco lo despidió; y descubrió y reveló el homosexualismo de Yasser Arafat, jefe de la Organización para la Liberación de Palestina, entonces eje terrorista, por la forma en que miraba a sus escoltas.

Con esta lectura, la entrevista que le hizo la periodista Anabel Hernández al capo Rafael Caro Quintero en Proceso resultó –como la de Julio Scherer García al capo Ismael El Mayo Zambada en abril del 2010– un acto de relaciones públicas de delincuentes para lavarle la cara a uno de los altos jefes no sólo del narco sino del crimen organizado. Por la contundencia de su negativa, esa entrevista fijó la afirmación de Caro de que no había asesinado al agente de la DEA Enrique Camarena Salazar en 1985, cuando todos los datos probaron que fue uno de los asesinos.

En este sentido, el periodismo ha sido utilizado como un instrumento de propaganda de entrevistados por la ingenuidad o a veces la complicidad de los entrevistadores. En el periodismo, la entrevista es quizá el género más complicado porque depende de un tête à tête pero al mismo tiempo el más engañoso porque se conforma con el nombre del entrevistado sin indagar personalidades conflictivas. Hernández y Scherer se postraron ante dos criminales del narcotráfico sin acorralarlos con datos de sus crímenes, entre ellos de periodistas.

El problema es, sobre todo, de los medios que realizan las entrevistas porque se quedan en la superficie de los conflictos que perfilan al entrevistado, a veces es por timidez del entrevistador, en ocasiones por la falta de una verdadera preparación de la entrevista con datos duros. Uno de los entrevistados que suele apabullar a los entrevistadores es Fidel Castro, a quien no le preguntan de los crímenes del comunismo cubano, de la represión a disidentes y del enriquecimiento de los jefes políticos de la isla, sino que lo presentan como un héroe histórico de una revolución pervertida en sus raíces desde sus comienzos.

La entrevista de Hernández a Caro fue propaganda para el entrevistado. Caro había construido un imperio criminal en el norte de la república. En su sitio www.etcetera.com.mx el especialista Marco Levario recuperó textos de Proceso de 1985 en que pintaba a Caro como un criminal nato. El asesinato de Camarena tiene hilos aún no aclarados con la CIA como pivote del narco en Sinaloa y con el asesinato del columnista Manuel Buendía en mayo de 1984.

El periodismo de denuncia debe cumplir con el rigor de revelar el lado oculto de los entrevistados. Después de El Mayo y Caro, el afán crítico antigobierno de Proceso ha llevado a la revista a lavar el lado publico de la cara sucia de criminales.

 

-0-

 

Política para dummies: La política radica en entender el bien y el mal en función de la realidad y no de intereses justificatorios.

 

Sólo para sus ojos:

  • Como en policía no hay ingenuidades sino tensiones de poder, la reaparición del expresidente Carlos Salinas de Gortari en una conferencia en Acapulco fue el inicio formal del proceso de sucesión presidencial en el PRI. Dicen que algunos priístas se tranquilizaron porque el presidente Peña Nieto parecía haber perdido el control del proceso.
  • Los empresarios piden uso de la fuerza contra los maestros. Pero de hacerlo, el movimiento escalaría una violencia mayor. Pero parece que nadie en el gobierno mantiene relaciones con los empresarios o el operador de esos hilos de poder está azuzando a los empresarios para que el gobierno justifique el uso de la fuerza.
  • Hillary Clinton no sabe mover los hilos de poder. Luego de que perdió las primarias, endosó sus seguidores a Clinton y fue criticado por traicionar la causa del socialismo, Bernie Sanders abandonó ayer el espacio del Partido Demócrata y regresó a “ser independiente”. Por lo pronto, no todos los seguidores de Sanders votarán por Hillary. Y las encuestas siguen colocando a Trump como el ganador.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off Proceso: de cómo los medios no critican sino apoyan el mal: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off