Las radios piratas y el cristal roto: Javier Hernández

radioLa existencia de radiodifusoras que operan sin permiso no es un tema nuevo. Aunque algunas ya existían desde años antes, los acontecimientos políticos y sociales que se registraron en el país durante 1994, y de manera especial el estallido del movimiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), estimularon la proliferación de este tipo de emisoras no sólo en el estado de Chiapas, sino en otros puntos del país, incluyendo el entonces Distrito Federal.

Bajo la denominación de “radios comunitarias”, eran operadas por comunidades indígenas, organizaciones sociales y grupo políticos cuya finalidad era “romper el monopolio informativo” y generar conciencia social para favorecer un cambio político. Al no tener ingresos porque no comercializaban sus espacios, eran financiadas por las propias comunidades, por los simpatizantes de las organizaciones, e incluso con actividades de “boteo” entre los ciudadanos.   

Poco después de las elecciones presidenciales de 1994, surgieron en la capital del país varias estaciones de corte político y existencia efímera operadas por la Asamblea de Barrios, organización vinculada al PRD. Estas emisoras se asumían a sí mismas como “piratas”, como la denominada “Televerdad” que se ubicó en un camellón en el cruce del Paseo de la Reforma y la avenida Insurgentes, “Radio Pirata” que transmitía desde la Plaza Hidalgo del zócalo de Coyoacán, y “Radio Vampiro” cuyas transmisiones se generaban en la colonia Condesa.

En el año 2006, “Radio Plantón” fue un factor de importancia estratégica para fortalecer el movimiento de la sección 22 y de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). A la fecha, la sección 22 cuenta al menos con diez estaciones ilegales en diversas regiones de la entidad como los Valles Centrales, la Cañada y la Costa. En Huajuapan de León opera desde hace más de tres años la denominada “Radio Comunitaria Tu un Ñuu Savi”.  

Como en su momento ocurrió con el transporte público, el vacío de autoridad que el movimiento magisterial y de la APPO provocó en la entidad alentó la proliferación de radios ilegales, no sólo de las autodenominadas “comunitarias” sino de muchas que escudándose en esa denominación tenían fines comerciales e incluso políticos.

La baja inversión que se requiere para instalar una estación de este tipo (entre 45 mil y 60 mil pesos en promedio, según estimaciones del secretario de Prensa y Propaganda de la sección 22, Benito Vázquez Henestrosa, citadas por el diario Milenio) motivó a algunos personajes de la política local a adquirir transmisores caseros y operar radios “piratas” para promover su imagen personal y la de su grupo político, además de obtener beneficios económicos a través de la venta de publicidad a precios más bajos que los de las estaciones concesionadas.

A partir de 2006 surgieron en la Mixteca varias radios “piratas”, financiadas en algunos casos por las propias autoridades municipales y en otras por actores políticos. Tal fue el caso de “La Candente”, y “La Rabiosa” en Huajuapan de León, desmanteladas en agosto de 2008 por la Policía Federal Preventiva.

La primera de ellas era operada por Gilberto Osorio Sánchez y sus hijos Oscar (exintegrante de la planilla del PRI-PVEM en 2013 y actualmente aspirante a la Presidencia Municipal de Huajuapan por la vía independiente) y Omar (esposo de la exjefa de noticias de la XEOU y actual directora de Comunicación Social del ayuntamiento, Paola Ituarte), entre otras personas.

“La Rabiosa” era manejada por los activistas Omar Esparza Zárate y Alberta “Betty” Cariño (esta última asesinada en 2010 durante una emboscada en la zona triqui) así como por el empresario Oscar de Jesús Rojas, quien en esa época buscaba la candidatura del PRI a la Presidencia Municipal de Petlalcingo, Puebla.  

En 2014 salió al aire otra estación “pirata” propiedad del empresario y actual síndico procurador del ayuntamiento de Huajuapan, Celestino Rivera Galicia, pero meses después dejó de transmitir sin causa aparente.

El caso más reciente es el de “Estéreo Cristal”, una emisora ilegal que empezó a utilizar la banda de FM a principios de diciembre pasado, tras la cobertura de “radio por internet”. Muchos ciudadanos empezaron a llamarla “Radio Ayuntamiento”, no sólo porque dedicaba gran parte de sus espacios a la transmisión de mensajes institucionales, comunicados, entrevistas con el presidente municipal Luis de Guadalupe Martínez y algunos de sus funcionarios, e incluso de las sesiones del cabildo, sino porque era operada por personajes íntimamente ligados al edil, como César Figueroa Mendoza (exlocutor de la XEOU), Juan Andrés Avendaño (exdirector de Obras Públicas y de Desarrollo Urbano en la actual administración), Gabriela Salazar Martínez (perredista que aspira a la presidencia municipal de Santo Domingo Tonalá o a la diputación local), pero sobre todo, Álvaro Medina Sánchez, comunicador señalado como “prestanombres”, o al menos empleado del presidente-notario.

A finales de enero, Álvaro Medina acudió a la radio comercial de Huajuapan para deslindarse públicamente de la radio “pirata”. Ante las preguntas de los conductores del programa “Libre Expresión”, aseguró que vendió toda la programación de su “radio por internet” a otra empresa, pero “sin saber para qué la utilizarían”. Asimismo, se negó a revelar la razón social o los nombres de quienes la integran.

Por supuesto muy pocas personas le creyeron. Todo parece indicar que “Estéreo Cristal” fue creada para tratar de limpiar la harto deteriorada imagen del presidente-notario, cuyos errores garrafales acaparan los espacios de los medios un día sí y el otro también; pero sobre todo, para promover su proyecto político con miras a las elecciones del 5 de junio.

Sea como fuere, el cristal resultó demasiado frágil, pues hace un par de semanas “Radio Ayuntamiento” dejó de salir al aire sin explicación alguna. Algunas versiones indican que la señal fue bloqueada por las autoridades federales a manera de “advertencia”; otras aseguran que fueron las mismas personas que la operaban quienes decidieron dejar de transmitir al recibir el “pitazo” de que la radio “pirata” sería desmantelada.

Sea como fuere, todo parece indicar que el proyecto radiofónico, cuya paternidad se atribuye al presidente-notario de Huajuapan, se calló y se cayó, al menos para el proceso electoral de este año. Dicho de otra manera, el “cristal” se rompió en pedazos.

A CONTRAPELO. ¿Será verdad que el presidente-notario ya tiene un “Plan B” para el caso de que no pueda heredar la silla a su cuñada Evelia de los Ángeles López Rojas? Dicen que se trata del exdirigente de la sección 22 en Huajuapan, Rafael Bravo Rivera, quien actualmente es su director de Educación y Deportes. Al parecer, los panistas se quedarán otra vez como el chinito, “nomás milando”.

Javier.hdez2015@hotmail.com

Vía Viral Noticias

off Las radios piratas y el cristal roto: Javier Hernández – Libertad-Oaxaca off