Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos

55“OAXACA…DEBATE… ¿QUIEN GANÓ?…¿QUIEN PERDIÓ?”; son muy contadas las ocasiones en que celebrado un debate político entre candidatos a un cargo de elección se pueda establecer con claridad un ganador del encuentro, en el que coincidan medios de comunicación, “analistas” y “especialistas” y la gran mayoría de “villamelones” –léase aficionados-; si acaso recuerdo el del “Jefe” Diego con Zedillo y Cárdenas, en el que más tardó en ganarlo que en desaparecer del escenario, o aquel ya paradigmático de hace varias décadas en que se impuso Kennedy a Nixon; por lo general como manda el “librito” el post-debate es tan o más importante como el encuentro mismo y fuere cual fuere el papel desempeñado, hay que declararse ganador, aún contra su voluntad o su sentir, para ello es necesario –desde “ennenantes”- tener preparadas a las “bases” para las porras, un buen escenario para el festejo, por supuesto “chescos” y tortas, altavoces, si se puede un DJ que sepa combinar el pop con lo folklórico, una buena batería de entrevistas apalabradas y ahora es obligado un arsenal de promos y memes para lanzarlos de inmediato por las redes sociales, a favor y sobre todo para “joder al vecino”; por si algo faltare, en un debate no hay jueces formales ni reglas para evaluar, no es un concurso de “la voz”, “Nuestra Belleza Latina VIP”, vamos ni siquiera hay un “Gran Hermano” como en Big Brother y mucho menos se adoptan formatos atractivos que permitieran mostrar los conocimientos o agilidad mental de los participantes para responder a bote pronto preguntas de controversia, algo así como “El Rival más Débil”, se imaginan una “ronda cero”, en la que ninguno atinara una respuesta o aquel programa del “Doctor IQ”, que se transmitía por la XEW, famoso en los cincuentas, sesentas del siglo pasado, en el que dos edecanes ascendían por las escalinatas del estudio “Azul y Oro” micrófono en mano y de pronto anunciaban “aquí tenemos un Caballero Doctor” y bolas el “Doctor IQ” les soltaba la pregunta ; y ya para terminar, los “gurus”, cada asesor en la materia, desde Sola hasta Ruback, que cobran en “cash” –Zedillo dixit- y dícese en “billetes verdes” no sujetos a los molestos vaivenes de la devaluación, definen una “estrategia” para el debate, para lo cual organizan una batería de “focus group” que según ellos permiten establecer las pautas de lo que la gente quiere escuchar de su candidato, o sea, el mensaje es inducido de acuerdo al “mercado” electoral, que no necesariamente coincide con la visión y reacción del respetable público; dicho lo anterior, como se advertirá, resulta cuasi imposible obtener un consenso sobre un triunfador en el encuentro del pasado viernes, sin embargo, podemos enunciar algunos elementos que observamos, durante el debate y el post-debate; la calidad de las propuestas fue menor en relación con el primer encuentro, lugares comunes y promesas cuasi imposible de cumplir; la mayoría de los candidatos leyó su guión y eso les restó presencia, no se trataba de un concurso de lectura, vamos, incluso hubo uno, de los partidos “chiquitos” que debería tomar un curso de “lectura de comprensión”; todos ratificaron la personalidad que ya han mostrado, Benjamín, contundente, duro, implacable; Estefan, validando las tablas adquiridas en su ya acumulada experiencia en el sector público; Salomón en el contraste, haciendo camino al andar, lo suyo está, en lo inmediato, desplazar al PRD como segunda fuerza en el estado, en lo mediato, Andrés Manuel y el 2018; Alejandro, se mostró seguro, novedoso en algunos temas, ortodoxo en otro -el educativo- su alusión a su gestión en el sector vivienda y cada idea fuerza que planteó estaba bien estudiada; Ruiz Salazar, adoptó el rol del maestro regañón, le queda bien y Javier Jiménez sin estridencia da la impresión de tomar con seriedad el rol de candidato; ya en la evaluación en los medios, la prensa local destacó el intercambio de ataques, “Guerra de Lodo”, le llamaron, en la que nadie quedó al margen, aunque –dicen los analistas- Estefan se llevó la peor parte, lo “pusieron a la defensiva, contra las cuerdas” me dijo alguno; a otros más, no les gustó el que Alejandro Murat reviviera el “Si se Puede” de Roberto Madrazo, la “mala memoria” de Robles y Salomón y el exceso de José Antonio de quien con ironía apuntaron “tú no puedes cerrar el debate convocando combatir ¡al ladrón! ¡al ladrón! Cuando al ladrón lo traes cargando”; en cuanto a la radio escuché la “Mesa Redonda” conducida por José Luis Ceballos y Pastor Matías, en la que se concluyó “Alejandro fue el mejor porqué mostró mayor seguridad, hizo propuestas concretas y no cayó en la diatriba”, por supuesto hay quienes no coinciden; ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?….¡5 años de resistencia…ya solo faltan 190 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / RCMULTIMEDIOS.MX / @rcperseguido

off Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off