Cuando salí de la Habana válgame dios… (I/II): Eduardo Garduño

habana-viejaEl gran ciclo de las violentas revoluciones sociales de corte marxista, concluyó con el derrumbe del mal llamado “socialismo real” (real si, socialismo no), simbolizado por la demolición del “Muro de la Vergüenza” en Berlín 1989, después de más de setenta años de historias de heroísmo, hazañas, tragedias y crímenes atroces, sólo comparables en magnitud y crueldad a los cometidos por el nacional socialismo alemán de Hitler.

Dentro de ese gran ciclo, la revolución cubana ocupó un sitio especial, Cuba fue el único país de América ganado para la causa moscovita. Tal vez el encanto aventurero de un ruso simpático y bravucón llamado Nikita (bufón, heredero y detractor del “padrecito Stalin”, así llamado por el proletariado ruso) sedujo a los jóvenes revolucionarios cubanos, “les abrió los ojos” ante la privilegiada posición de la isla en el Caribe y el Golfo de México, les brilló la luz de un subsidio ilimitado para que pudieran jugar a los experimentos sociales mientras el Kremlin movía sus bazas geoestratégicas.

Los viejos fusiles enviados a la guerrilla en los tiempos de la Sierra Maestra se convertirían en el paraguas nuclear soviético, los egos también jugaron intensamente su parte en esta historia. Junto a las promesas del año 59 (democracia, libertad de expresión, prosperidad, elecciones en 18 meses, “Yo no estoy interesado en el poder, no lo ambiciono… Restableceremos todos los derechos y libertades, incluyendo la absoluta libertad de prensa”. Fidel Castro, Santiago de Cuba, 3 de Enero de 1959.

Después de53 años heredaría el poder del pueblo a su hermano) y paralelamente a la formación de una “comisión depuradora” para hacerse cargo de juicios sumarísimos y paredones de fusilamiento, la experimentación social jugaba con el ensueño de las masas: “Tengo la seguridad de que en el curso de breves años elevaremos el estándar de vida del cubano superior al de Estados Unidos y al de Rusia” (Fidel Castro 16 de febrero de 1959),

“En 1970 la Isla habrá de tener 5 mil expertos en la industria ganadera y alrededor de 8 millones de vacas y terneras… Habrá tanta leche que se podrá llenar la bahía de La Habana” (Fidel Castro 23 de agosto de 1966), “seremos productores importantes de carne para los mercados del mundo, en cantidad y en calidad, seremos productores importantes de cultivos tropicales, y en cítricos, nos colocaremos entre los primeros países del mundo,  lo mismo ocurrirá con el café y con el plátano, fruta, y con la piña (APLAUSOS)” (Fidel Castro 1 de febrero de 1968). Igual prometía con la avicultura, los diez millones de toneladas de azúcar y cuatro millones de toneladas de miel, y más, “Cuba, en un breve tiempo se convertirá en un país exportador de petróleo” (Fidel Castro 18 de junio de 2008). Los planes arroceros en el sur de Camagüey, las cooperativas estatales para la producción agrícola, las cooperativas pesqueras, las granjas avícolas, ganaderas y otros programas que tuvieron una existencia efímera. Jamás produjeron lo suficiente como para prescindir de la cartilla de racionamiento y de las donaciones internacionales de arroz, grasas o nutrientes en polvo.

En la actualidad la industria azucarera se encuentra en ruinas, y el estado sobre explota el trabajo al quedarse con el 90% de los salarios de los trabajadores en empresas extranjeras en Cuba, y de los médicos que envía a otros países. Entre himnos, canciones, banderas y coloridos carteles, a cambio de someterse a un sistema colectivista, policiaco-militar, carcelario.

Se le dijo al pueblo cubano que en él se daba la gestación de un “hombre nuevo”, suma de todas las virtudes, por lo cual era necesario incendiar Latinoamérica y otras partes del “tercer mundo” con dos, tres, muchas guerras como la de Vietnam para liberar a las personas de la opresión y la explotación.

Por lo pronto y por el bien de ese futuro de libertad, nadie podría viajar al extranjero ni moverse libremente por el país, el partido comunista sería el único permitido, las libertades de expresión y asociación suprimidas bajo el lema “con la revolución todo, contra la revolución nada”. El trabajo también sería expropiado junto a la propiedad privada, pequeña o grande.

Vía Viral Noticias

off Cuando salí de la Habana válgame dios… (I/II): Eduardo Garduño – Libertad-Oaxaca off