Tres debates, tres fracasos y votar a ciegas por 2018-2024: Carlos Ramírez

El tercer debate presidencial sirvió para que cada uno de los participantes llevara agua a su molino:

1.- El Instituto Nacional Electoral se conformó con lo que salió, pero no logró justificar su realización.

2.- Los candidatos fueron a no perder y no a confrontar proyectos de nación; por eso nomovieron las tendencias en las encuestas.

3.- Los moderadores en cada uno de los debates salieron a lucirse personalmente sin entender el modelo de confrontación entre candidatos.

Cada candidato fue a lo suyo:

1.- López Obrador salió en tres ocasiones a resistir los embates, a no cometer errores y a mantener su tendencia en las encuestas, aunque sin mostrar empaque de estadista. Para él se trata de llegar al poder, careciendo de un proyecto de Estado.

2.- Ricardo Anaya se encontró entre el primero y tercer debate con la ofensiva de la coalición PRI-PRG-Pinos y en el tercero  fijó el argumento de que procedería penalmente contra Peña y Meade y con ello logró encarecer las acusaciones en su contra.

3.- Y Meade nunca pudo salir de su zona de secretario de Hacienda en comparecencialegislativa, aburrido tono de voz, cargando los negativos del gobierno de Peña Nieto y cumpliendo su papel de continuidad transexenal peñista.

Y Jaime Rodríguez Calderón El Bronco nunca contó: fue el bufoncito de la fiesta.

La conclusión es determinante: de los tres, ninguno.

En el primer debate los candidatos no mostraron –ninguno de ellos– una propuesta de sistema político/régimen de gobierno/Estado constitucional. Los tres carecieron, ignoraron o desdeñaron la inédita crisis de seguridad.

En el segundo, fue graciosa –si no es que deprimente– la argumentación de López Obrador de que “haré entrar en razón a Trump”, cuando no lo han logrado Angela Merkel, ni Vladimir Putin, ni Barack Obama, ni Justin Trudeau, ni Emmanuel Macron, ni Xi Jinping, ni Kim Jon un, ni el G-7, ni la ONU. Ninguno de los tres presentó siquiera una idea de soberanía/globalización/geopolítica.

En el tercer debate, los tres candidatos desdeñaron responder a la inquietud a los tres problemas clave de la crisis: la pobreza, el precario equilibrio macroeconómico y el PIB, como candados antiinflacionarios. Los tres aparecieron manchados por la corrupción. Y los tres se mostraron ignorantes de un replanteamiento del modelo de desarrollo/política económica/bienestar social.

Los tres debates no fueron de utilidad para los votantes, porque al final no hubo un diagnóstico de la crisis, ni una propuesta concreta de desarrollo sin desequilibrios, ni un perfil de Estado de los candidatos. Los tres parecieron candidatos a presidentes municipales y no a presidente la república.

Ninguno de los tres propuso una alternativa de gobierno al modelo neoliberal salinista 1983-2018 en que México creció 2.2% promedio anual; si acaso, mayores programas sociales. La caracterización de la corrupción en los tres fue superficial, prometiendo desaparecerla sin decir cómo. Todos van a regalar el dinero, y ahí lo peor no es que no les alcanzara, sino que toda inyección de circulante –y el dinero regalado lo es– se convierte en presión inflacionaria.

Así que hay que prepararse: la crisis de hoy seguirá igual otros seis años con cualquiera que gane.

Política para dummies: La política, decía Aristóteles, es el reino de la ética, aunque en México es el reino de la corrupción.

Si yo fuera Maquiavelo: “Digamos primero que hay dos maneras de combatir; una, con las leyes; otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre; la segunda, de la bestia”.

Sólo para sus ojos:

  • Recuerde revisar todos los días el sitio seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.
  • Antes de votar, infórmese. Lea el libro La silla endiablada, de Carlos Ramírez, para enterarse de la biografía política y de poder de los candidatos… y desengañarse. De venta en las librerías Sanborns de todo el país.
  • Alguien le vendió al senador panista-priísta Ernesto Cordero que denunciara a Anayaporque en el debate sería clave. Y lo dejaron bailando solo.
  • López Obrador subió a un templete a la ex actriz Irma Serrano La Tigresa, ex amante de Díaz Ordaz, senadora perredista y con declaraciones fascistas a favor de Hitler. La imagen muestra a López Obrador besándole la mano. Dicen que ya le anda buscando un cargo y no pocos la ven en un sillón de ministra de la Suprema Corte de Justicia, como mínimo.
  • Famosas últimas palabras: “Creo que esa no es la vía”; regaño del ex presidente Felipe Calderón a su ex delfín Ernesto Arroyo por presentar en la PGR una denuncia contra Ricardo Anaya para favorecer al PRI.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

off
A %d blogueros les gusta esto:
Tres debates, tres fracasos y votar a ciegas por 2018-2024: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off