Sinaloa, Marina y factor Chapo: Carlos Ramírez

chapo-loeraSi el sistema político ha entendido la lógica de la dinámica criminal, entonces la captura de Joaquín El Chapo Guzmán habría dejado en la sucesión de gobernador en Sinaloa mensajes específicos: la agenda es local y de seguridad, la Secretaría de Marina es un factor de estabilidad estatal y el candidato priísta debe de tener experiencia en el manejo de las políticas contra el crimen organizado.

Una encuesta de la empresa Prospecta Consulting publicada ayer en el periódico La Crónica revela tres realidades en el estado donde el narcotráfico se catapultó con cárteles criminales trasnacionales: el problema social número uno es la inseguridad, el PRI aparece sin competidores como el partido ganador y en preferencias el secretario general de gobierno, Gerardo Vargas Landeros, está en la primera posición priísta con ventaja de 2 a 1 sobre el senador Aarón Irízar.

Sin embargo, el factor disruptor en el priísmo local paradójicamente no se localiza en la oposición, ya casi desarticulada como alianza que ganó en el 2010, sino que ha sido identificado como enemigo interno: el exvocero presidencial David López Gutiérrez ha aprovechado su decreciente cercanía a Los Pinos para desestabilizar el proceso interno, a pesar de los datos que revelan que ya le avisaron de que él carece de posibilidades porque en las encuestas aparece en el último lugar de los dieciocho aspirantes de todas las fuerzas políticas.

Con el apoyo de pocos columnistas, López Gutiérrez quiere imponer a un empresario local con reciente militancia en el PRI pero que no aparece en ninguna encuesta. En esas maniobras políticas, el exvocero presidencial ha desdeñado la tarea conciliadora que había tejido con paciencia el dirigente nacional priísta Manlio Fabio Beltrones y ha introducido elementos de incertidumbre mediática que van a beneficiar a la oposición.

El gobierno aliancista de Sinaloa, ganado por el expriísta Mario López Valdés, fue plural porque no sólo dio posiciones al PAN y al PRD sino que tuvo la audacia de colocar al priísta Vargas Landeros como secretario general de gobierno. El resultado excluyó la confrontación partidista que ha dañado a otros gobiernos. Y como tarea prioritaria, Vargas Landeros se encargó del tema de la seguridad, cuyos resultados en el aspecto del narcotráfico y el crimen organizado pudieron disminuir la violencia delincuencial.

La operación de seguridad que logró la captura de El Chapo Guzmán estuvo al mando de grupos especiales de la Secretaría de Marina y de su coordinación con las autoridades locales. La respuesta social de grupos controlados por el cártel de El Chapo fueron neutralizados en sus quejas de violaciones inexistentes de derechos humanos. En este sentido y por la presencia en Sinaloa de células de El Chapo y de Los Zetas, la tarea fundamental del próximo gobierno estatal será la de consolidar la recuperación de zonas territoriales expropiadas por el crimen organizado.

Las relaciones Marina-gobierno estatal fueron tejidas y desarrolladas por Vargas Landeros. Como dato significativo, Sinaloa es el único estado que entrega indemnizaciones de un millón de pesos a familiares de cada marino caído en la defensa de la seguridad.

En este contexto se localiza la encuesta de Prospecta Consulting y sus datos relevantes sobre la preocupación por mantener la presión sobre la inseguridad, afianzar la presencia de la Marina en el estado y ampliar el posicionamiento de figuras locales.

 

Sólo para sus ojos:

  • La recaptura de El Chapo podría ser el principio del fin de ese cártel. En fuentes de seguridad se habla ya de el acoso contra Ismael El Mayo Zambada, compadre de El Chapo y capo en funciones.
  • El caso de la actriz Kate del Castillo evidenciaría no la penetración del narco en un sector social determinado sino la fascinación del crimen organizado en la sociedad.
  • Obvio: grupos sociales que protestan contra la extradición de El Chapo salen a la calle movidos por las redes locales del cártel. Al parecer el gobierno tiene preparada una estrategia jurídica para evitar que el capo gane en tribunales.
  • En círculos del poder descartan que en México haya una “guarra de extraditables” como en Colombia. El hecho de que no exista una lista y que los casos sean particulares ha evitado la alianza de capos.
  • En todo caso, sí se prevé que Los Zetas vayan sobre los territorios de El Chapo.
  • Si se queda en México, El Chapo nunca saldrá libre ni se volverá a escapar.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off Sinaloa, Marina y factor Chapo: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off