Sedena: voz propia en la geopolítica de Washington: Carlos Ramírez

salvador-cienfuegos-171213_gdeEn la coyuntura de un nuevo juego geopolítico de los EE.UU. y con el tema de la seguridad nacional en el centro de la elección presidencial de noviembre próximo, la Secretaría mexicana de la Defensa Nacional dio un paso estratégico pocas veces visto: envío como agregado militar a la embajada en Washington a un experto en política militar continental.

El general Andrés Fernando Aguirre Osunza era, como dato adicional, secretario particular del general Salvador Cienfuegos Zepeda y se había encargado de los asuntos de la Junta Interamericana de Defensa de la OEA, organismo en el cual México ha dinamizado su papel influyente en los ejércitos iberoamericanos en materia de seguridad continental pero fuera de los paradigmas del añejo imperialismo de la Casa Blanca.

La política en los EE.UU. está pasando por una serie de reacomodos, casi todos ellos por dos nuevos escenarios: la inexperiencia e ineficacia del presidente Barack Obama en temas de geopolítica y seguridad nacional, y la multipolaridad por el activismo de Rusia, China e Irán. La pasividad de Obama en Iberoamérica y los datos de medios estadunidenses –sobre todo el The New York Times— sobre el fracaso de su política hacia Cuba han dejado a la región sin referenciales.

La presencia del general Aguirre Osunza fue precedida por la designación del académico Miguel Basáñez, experto en enfoques políticos prospectivos y analista de los escenarios de reorganización del sistema político mexicano. Su libro La lucha por la hegemonía en México desarrolló un nuevo punto de referencia sobre la reorganización del sistema político ante el agotamiento de la dominación del PRI. Luego de muchos años, a la embajada de México en Washington arriban expertos en enfoques de seguridad nacional para manejar los temas más sensibles de la nueva agenda: migración, narcotráfico, terrorismo, energía y alianzas militares.

El general Aguirre Osunza ha tenido una carrera militar destacada reconocida por condecoraciones otorgadas desde sus primeros grados militares formales –como sargento– y le regresa al cargo de agregado militar tareas de observación complementarias a las diplomáticas y políticas de la propia embajada; como nunca, lo militar es cada vez menos armas y fiestas y más asuntos de inteligencia, seguridad nacional y geopolítica.

Los EE.UU. han mostrado una decadencia política en su concepción de Estado de seguridad nacional –caracterización de Gore Vidal– desde los cambios estratégicos introducidos por Kissinger en los gobiernos de Nixon y Ford. El gobierno de Bush Sr. no entendió la lógica del desmoronamiento del Muro de Berlín y el fin del imperio soviético y se metió en 1992 a la aventura en Irak-Irán-Afganistán.

La elección presidencial de noviembre próximo ha puesto en el centro del debate los tres temas sustanciales de la seguridad: migración, terrorismo y geopolítica. La demócrata Hillary Clinton y los republicanos Donald Trump y Ted Cruz quieren reconstruir el viejo modelo autoritario del imperio basado en la seguridad nacional centralizada en los intereses de la Casa Blanca, en tanto que Sanders ha despertado los ánimos de los marginados del capitalismo y ha preocupado a los halcones de Wall Street.

Las redefiniciones de los escenarios de corto-mediado-largo plazo de los EE.UU. exigen a los países aliados nuevos enfoques que permitan también en México algunos replanteamientos a las políticas diplomática, de seguridad y militar. Washington ha querido meterse al ejército mexicano pero los altos manos nacionalistas lo han impedido.

De ahí que las tareas del general Aguirre Osunza sean más estratégicas que formales.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es un sistema pretoriano; el que quiera ética, que ponga una estética.

 

Sólo para sus ojos:

  • Se enreda la agenda no religiosa del papa Francisco en México: un poco porque todos esperan todo y otro poco por los intereses de la jerarquía de la iglesia con los políticos.
  • También se enreda la redacción de la Constitución del ex DF porque el jefe de Gobierno busca más un equipo para su candidatura presidencial en el 2018 que el bienestar de la ciudad.
  • Los sobresaltos económicos tendrán un impacto inesperado: una baja de medio a un punto en el PIB para este año. A ver cómo lo explican.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off Sedena: voz propia en la geopolítica de Washington: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off