Se fortalece el EI en Libia

libiaMientras la coalición de aliados asedia a los extremistas del grupo autonombrado Estado Islámico (EI) en Siria e Irak, los extremistas fortalecen su base en Sirte, posibilitando el surgimiento de una nueva capital en Libia.

Sirte es una ciudad portuaria en la costa del Mediterráneo, a unos 643.7 kilómetros al sureste de Sicilia, Italia. 

Cuando la rama libia del EI se alzó en la ciudad costera de Sirte hace casi un año, apenas eran unos cuantos militantes locales, recordaba el periodista. 

Ahora Sirte es una activa colonia manejada por el comando central del EI, repleta de combatientes extranjeros provenientes de los alrededores, de acuerdo con residentes locales, líderes de la milicia y reos que fueron recientemente liberados de la prisión principal.

Los comandantes iraquíes no han dejado de llegar a Libia desde Siria, relató un reportero de The New York Times (NYT) al conductor de radio estadounidense Hugh Hewitt el 10 de diciembre. 

“Todo el gobierno del Estado Islámico que está ahí proviene de fuera, y son los que están decidiendo todo”, asegura Nuri al-Mangoush, jefe de una compañía de camiones basada en Misurata, a unos 104.6 kilómetros al oeste del territorio controlado por el EI alrededor de Sirte, a NYT.

Los residentes de Sirte y líderes de la milicia local aseguran que la transformación del grupo EI ahí ha sido evidente desde hace meses.

Desde los constantes ataques militares y presiones económicas en Siria e Irak, los líderes comenzaron a mirar hacia fuera.

Una muestra de este cambio es el giro a gran escala que dieron los ataques terroristas contra objetivos distantes, incluyendo la masacre en París y el derribo de un avión ruso sobre Egipto, según oficiales de inteligencia occidentales.

Pero los líderes del grupo también se están dedicando a buscar nuevos recursos y poner atención en aquellas filiales que les juraron lealtad en lugares como Egipto, Afganistán y Nigeria, entre otros. 

Son ocho en total, aseguran los oficiales de inteligencia. De esos, el más importante se encuentra en Sirte. 

Sirte podría convertirse en la nueva base del EI, desde donde los extremistas podrían continuar luchando, aún cuando sean desterrados de sus territorios originales.

Tanto Estados Unidos como Gran Bretaña han enviado unidades de vigilancia para reunir información de primera mano.

Aunque Washington incrementó los ataques aéreos contra los líderes del EI, los estrategas militares están exasperados por la falta de opciones a largo plazo para contener a los extremistas.

En Libia no hay un Gobierno funcional desde la muerte de Muammar Gaddafi hace cuatro años.

Entre el embrollo de las facciones y lo que aún queda del Gobierno libio, los combatientes del EI han recibido armas y otros apoyos a partir de la riqueza acumulada por el petróleo libio que debería pertenecer a Libia.

Presiona Occidente a Libia

Estados Unidos e Italia encabezaron el pasado domingo las presiones diplomáticas internacionales para lograr que las facciones enfrentadas en Libia firmen un acuerdo destinado a formar un Gobierno de unidad, con la esperanza de detener al EI en el país norteafricano.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el Canciller italiano, Paolo Gentiloni, flanqueados por el enviado de Naciones Unidas Martin Kobler y 18 delegados, comenzaron una reunión para presionar a los libios tras un año de conversaciones en la ONU.

Delegaciones de los dos gobiernos rivales de Libia acordaron esta semana el plazo hoy 16 de diciembre para rubricar el acuerdo, pero hay resistencias.

Anteriores plazos no han sido cumplidos mientras amplias zonas del país quedaban divididas en feudos de facciones rivales armadas.

Un alto cargo del Departamento de Estado estadounidense, que prefirió el anonimato, dijo a Reuters que la reunión de un día respaldaría el acuerdo, con la esperanza de dar a los libios confianza para seguir adelante, sabiendo que tienen el apoyo de la comunidad internacional.

“Los libios querían saber que si la comunidad internacional los apoyará si dan este paso”, dijo el alto cargo a periodistas, de acuerdo con Reuters.

El pacto permitiría a un nuevo Gobierno libio pedir apoyo militar internacional para combatir la creciente presencia del EI.

Italia ha tratado de poner el foco internacional sobre Libia desde los atentados perpetrados en París hace un mes.

Con aproximadamente 3 mil combatientes, el EI tomó Sirte y su aeropuerto. Asimismo, atacó un hotel y una prisión en Trípoli, además de campos petrolíferos y puestos militares.

También difundió un video de la decapitación de 21 cristianos egipcios en una playa libia.

reforma.com

off Se fortalece el EI en Libia – Libertad-Oaxaca off