Se acerca el Cambio de Guardia: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratLa semana pasada se hicieron movimientos iniciales por parte del líder supremo de Morena y de los dirigentes locales de la CNOP, órgano popular del PRI, en Oaxaca. Coincidieron en un punto, a fin de irle dando cuerpo a las elecciones para elegir gobernador de nuestro Estado. Consistió en hacer público un pre-destape de los aspirantes, y que según estos líderes políticos, consideran que pueden llegar a la gubernatura.

Morena, en voz del supremo, se decidió por un solo pre-candidato; los populares en cambio, por cinco aspirantes, aun cuando uno que otro ha sido impugnado por un discutido requisito  sobre el tiempo mínimo de residencia en el Estado, motivo por el cual fue violada la Constitución local a fin de allanarle el camino a la gubernatura, es decir, se cometió un acto más de corrupción política para beneficiar electoralmente al aspirante.

Así las cosas, el tiempo continua avanzando sin que nadie pueda detenerlo, y conforme pasan los días nos vamos acercando más a los tiempos políticos, y que como dicen los enterados, señalarán el momento preciso para que los partidos políticos den a conocer el nombre definitivo del que será su respectivo candidato a la gubernatura de Oaxaca.

Conforme pasan los días el tema de la sucesión despierta mas los ánimos de la ciudadanía, toda vez que las expectativas se amplían, las esperanzas se fortalecen, las especulaciones se multiplican, los cálculos y los análisis de los “adivinos” crecen, aun cuando, en su mayoría, escapan de la realidad. Pareciera una lotería en que la Fortuna fuera el único elemento que estuviera en juego y no la Virtud y el Conocimiento de aquel que ha venido preparándose para llegar a ser gobernador de Oaxaca; desempeñando experiencias políticas como diputaciones, locales y federales, presidencias municipales, senaduría y unos cuantos cargos más de representación popular; así como conociendo y reconociendo, no solo por oídas, sino por experiencia propia, el Estado y sus problemas.

Mientras tanto, los aspirantes hacen su propio juego, aun cuando sus partidos todavía no los legitiman; arrojando al viento sus presagios y advertencias acerca de los problemas de la entidad y advirtiendo, a voz en cuello, que de llegar, “ellos solucionarían la problemática ignorada y acumulada por sus antecesores, ellos y solamente ellos podrían hacerlo”.

Los dirigentes partidistas, opinan, declaran y la verdad, pareciera que hay momentos en que se pierde el norte de la brújula al no haber, en efecto, consenso en torno a quien deberá ser. La ausencia de unidad y el rompimiento no aparece aun en el PRI oaxaqueño, toda vez que los dinosaurios se empeñan en imponer dinastías.

Un nuevo dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, está ahora al frente de un partido que en breve afrontará batallas electorales por doce gubernaturas que implican una formidable fuerza política en el país. Su reto personal es el de dinamizar al partido, darle brío y la fuerza política de otras épocas; darle la orientación adecuada a su electorado que impida la desunión alimentada, hasta este momento, por la difícil situación económica que México atraviesa; el aumento de dos millones de pobres en México; la inseguridad y la cínica corrupción que tiene en el nivel más bajo de aceptación al Gobierno Federal.

La sucesión gubernamental en Oaxaca reflejará que, en efecto, la entidad es el laboratorio político del país en la que se está poniendo a prueba la eficacia de la estrategia política en el ámbito educativo. De lo que resulte, el resto de las reformas serán más tersas en su aplicación y, además, reflejará que los cambios marchan; que hoy ya no es lo mismo que ayer y que los sucesos que hasta hace poco fueron auténticas desgracias cometidas por la Sección 22 de la CNTE fueron canalizadas para despertar a una nación que le exigió a su gobierno la aplicación de la ley en beneficio de millón y medio de educandos en el Estado.

De manera que no se debe intentar el impedir que las mayorías elijan a sus candidatos; no imponer la voluntad de cacicazgos. Por el contrario, se trata de facilitar el rumbo hacia una democracia más avanzada. “Dejar Hacer y Dejar Pasar”, esa debe ser la consigna, pues la oportunidad de irrumpir en los terrenos de un ejercicio electoral limpio se presentará en breve; a menos que los caciques, el presidente Peña, y el resto de los que anhelan retornar al poder, metan la mano para imponer sus voluntades.

Confirmemos que las actitudes selváticas llegaron a su fin con los nuevos líderes de la Sección 22 de la CNTE, y que el ejemplo de un nuevo rumbo democrático debe ser la bandera de la cúpula del poder.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  

off Se acerca el Cambio de Guardia: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off