Sale de prisión Rito Salinas a pesar de las promesas de Gabino: Horacio Corro Espinosa

horacio Rito, ulises y muratDespués de permanecer más de 16 meses en el penal de Santa María Ixcotel, Bulmaro Rito Salinas dejó el lugar tras haber pagado una fianza de más de 8 millones de pesos.

El 10 de julio del año pasado, Rito Salinas fue detenido sobre el Boulevard “Guadalupe Hinojosa de Murat”, cuando viajaba en una camioneta de su propiedad  acompañado de su chofer y de un escolta personal. Horas más tarde fue fichado e internado en la penitenciaría de Ixcotel.

Después de permanecer en ese reclusorio con todas las garantías de seguridad, salió juzgado sólo por 4 millones, cuando se calcula que rebasó los mil 500 mdp.

Hasta el momento, ningún partido político ha mostrado su postura respecto a la salida de este exfuncionario. Con su silencio, parece que hay cierta complicidad entre la clase política.

Oaxaca es una entidad que protege a los saqueadores del erario. El delito de peculado no es grave. Cualquiera que cometa ese delito puede salir bajo fianza como el caso de Bulmaro Rito.

Por ese albedrío que tienen los funcionarios públicos, se puede decir que la justicia oaxaqueña apesta. Es mucho más grave robar ganado que robarse el patrimonio del gobierno del Estado.

A Rito Salinas, se le identifica por su cercanía a Ulises Ruiz Ortiz, pero quien lo lanzó al campo de la política fue José Nelson Murat Casab, exgobernador también de Oaxaca.

Bulmaro tuvo diversos cargos dentro de estas dos administraciones gubernamentales. Estuvo en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Fue secretario particular de José Murat, cuando éste se desempeñaba como senador de la República. Fue dirigente del PRI en el estado. Fue el responsable del Comité de Planeación para el Desarrollo (COPLADE) etcétera.

Rito Salinas, es tío de Donovan Rito,  actual presidente municipal de Santo Domingo Tehuantepec.

Se ha dicho que Rito, no tiene profesión alguna, aún así, ocupó el cargo de Secretario de administración dentro del sexenio de José Murat. Después, lo hicieron dirigente del PRI estatal. Desde este cargo, se convierte en Diputado local y Presidente de la Gran Comisión. Su misión en este lugar era cuidarle las espaldas a José Murat, pues quien gobernaba en ese momento ya era Ulises Ruiz.

La gran fortuna económica de Bulmaro, comenzó en el sexenio de Murat, pero cuando ya no puedo ocultar su riqueza, fue en el sexenio de Ulises Ruiz.

Cuando termina su periodo como diputado local, asume el cargo del Comité de planeación para el desarrollo (COPLADE). Desde esta posición es donde exprime en forma descarada a casi todos los presidentes municipales de entonces. Les dice que de los millones que van a recibir para su municipio, él quiere la mitad o más de la mitad. Desde luego que algunos presidentes municipales aceptaron su propuesta, pero otros se negaron a dar lo que éste les exigía. Los que se negaron no recibieron ni un quinto para sus municipios.

En el 2003, golpeó físicamente al corresponsal del periódico Excélsior, Felipe Sánchez Jiménez, por publicar unas líneas relacionadas sobre su persona y su vida política. Así lo destacó en aquella época Pedro Matías Arrazola, corresponsal de la revista Proceso.

En el 2011, el exgobernador José Nelson Murat, reconoció que dentro de su sexenio sí hubo corrupción, y acusó de ese hecho a Rito Salinas.  

La corrupción es una obra de la minoría, y esa minoría son los que gozan de privilegios. La corrupción desalienta a todo ciudadano porque ve que no existe castigo ejemplar por peculado. Así es de absurda la legislación en la materia, que más parece concebida para alentarla que para castigarla. Nuestras leyes llegan al extremo de liberar de toda penalidad al funcionario condenado por defraudación. Es decir, lo que se robe a un particular se persigue de oficio. El que nos roba a todos tiene esa salida y esa inmunidad absurdas. El peculado no es grave en Oaxaca.

Hay otros muchos casos similares en la entidad, como el de Ortega Habib, por ejemplo, quien trianguló a sus familiares más de 120 millones de pesos del erario público entre los años 2002 y 2009. En caso de ser detenidos estos protagonistas, también podrán salir en libertad.

Dentro de esta lista también figuran expresidentes municipales a quienes se les ve caminar por las calles como exfuncionarios poderosos y respetables.

El mismo gobierno de Gabino Cué, a principios de su administración, aseguró que los hombres que ocuparon los  cargos más importantes dentro de la administración de Ulises Ruiz Ortiz, dejaron su estela de corrupción.

Como hasta el momento ningún partido político ha declarado algo sobre la salida de la cárcel de Rito Salinas, es fácil deducir que no lo han hecho porque los  partidos son máquinas esencialmente improductivas, son grupos que tienden a financiarse esencialmente con dinero negro. Y el dinero negro está hecho a la medida de los políticos. Son aquellas cantidades que pueden o no declararse. Aquí pueden caber todas aquellas actividades como prostitución, contrabando, robos al fisco, mochadas, etcétera.

Al principio de este sexenio, se habló mucho de que ahora sí las cosas iban a cambiar en Oaxaca, y así lo dio a conocer la Contralora Perla Woolrich, quien destapó los nombres de los exfuncionarios de la administración de Ulises Ruiz.

Pasó el tiempo y nunca hubo nada al respecto. Todos entendimos que el sistema que se nutre de la corrupción se autoreproduce con asombrosa eficiencia. Si no lo creen, entonces analicen la cadena genética política de quienes ocupan muchos de los cargos importantes dentro del aparato político oaxaqueño en estos momentos.

No cabe duda que el poder y el dinero se encuentran estrechamente entrelazados y se fortalecen mutuamente. Las últimas revelaciones de corrupción de la anterior administración y que tanto han escandalizado a la opinión pública, simplemente constituyen un botón de muestra más.

Después de que la Contralora Perla Woolrich dio a conocer los nombres de los corruptos en la administración de Ulises Ruiz, en julio del 2012, el entonces Procurador de Justicia del Estado de Oaxaca, Manuel de Jesús López López, hoy titular de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental de la entidad, dijo que se revocaban, o lo que es lo mismo, se anulaban las órdenes de aprensión, en contra del exsecretario de Finanzas Miguel Ángel Ortega Habid, quien había sido acusado por el gobierno de Gabino Cué, del delito de peculado, además de falsificación de documentos en perjuicio de la Hacienda Púbica del Estado de Oaxaca y de la sociedad. En ese mismo año también se abolían las órdenes de aprensión contra otros exfuncionarios de Ulises Ruiz Ortiz, porque se les había encontrado inocentes, ellos eran: el subsecretario de finanzas, Fernando Gonzáles García; el excoordinador de comunicación social, Raúl Castellanos Hernández, y la también exvocera Juana Soledad Rojas Walls.

Así es como se echó abajo la promesa de Gabino Cué, al asegurarle a los oaxaqueños: “por eso les digo que nunca les voy a fallar… ¡Se los garantizo!”. Pero dos años más tarde, este gobierno perdió su valía al haber encontrado inocentes a los hombres señalados como corruptos. De un día a otro, el gobierno del estado convirtió lo corrupto en pulcro.

Todos sabemos que muchos de los políticos oaxaqueños que llegaron al poder con Ulises Ruiz y con José Murat, lo hicieron con fines de lucro personal, y la actual administración no ha sido la excepción.

¿Y a qué se debe tanto perdón?, se preguntarán ustedes. Nadie lo sabe, pero se intuye: cuotas de poder, concesiones, defensa a gobiernos pasados, prebendas hacia los importantes e influyentes anteriores…, y curiosamente, es lo que condena la ciudadanía.

El gobierno estatal se permite actuar así porque sabe que la gente oaxaqueña nunca le pedirá cuentas claras, y tampoco va a salir en marcha a la calle para exigirle transparencia. El gobierno sabe apretar y aflojar tuercas por eso no sabemos ni sabremos nada de los hombres más corruptos que fabricó Ulises y Murat. Lo que le importa al actual gobierno es el poder, no la gente, no el estado.

A lo largo de cinco años, parece que el gobierno del estado ha protegido a los altos exfuncionarios, mientras que a los ciudadanos comunes oaxaqueños los mantiene con migajas. Este es el resultado que durante tanto tiempo espero Oaxaca: la esperanza.

Qué lástima que a cinco años de gobierno, la actual administración, no haya podido recuperar el crédito que un día le otorgó la ciudadanía: la esperanza.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: horacio corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

Vía @Viral_Noticias

off Sale de prisión Rito Salinas a pesar de las promesas de Gabino: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off