Raúl Castellanos y su lección de cinismo

Captura de pantalla 2016-01-17 a la(s) 15.30.53Aquí tenemos memoria…

La imborrable memoria en papel nos recuerda el pasado de un camaleón político. Personaje que supo colocarse para obtener los beneficios del poder, y quien hoy se dice perseguido político.

Nos referimos a Raúl Gonzalo Castellanos Hernández. El Combativo estudiante universitario,  que de militante del PRI, se fugó para abanderar el PRD; luego, intentó conformar el Partido Convergencia por Oaxaca. De aquí se fue al Partido del Trabajo y nuevamente volvió al PRI. Sirvió al gobernador Ulises Ruiz Ortiz y al candidato a gobernador Eviel Pérez Magaña.

El “perseguido político”, como se definió en un video subido a YouTube, es un político perseguido por no entregar cuentas de los recursos públicos, de esos que tanto reclamaba en las páginas de su periódico Re generación –semanario democrático independiente–, y desde donde después facturó al gobierno al que tanto criticó.

En el video, Castellanos Hernández, nos vende la idea de inocencia ante un gobierno autoritario, represor. Y lo hace después de cinco años… Volvamos al tiempo.

Julio del 2001

Un membrete había nacido: Convergencia por Oaxaca; su propietario: Raúl Castellanos Hernández. Anunciaba la alianza con el Partido Convergencia por la Democracia para lograr una candidatura a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, tras una serie de encuentros con el líder nacional de PCD, Dante Delgado Rannauro  y  Layda Sansores (expriísta y experredista como él). El enamoramiento cayó cuando se anunció por parte del exgobernador Jesús Martínez Álvarez que el mejor abanderado sería Gabino Cué Monteagudo.

Castellanos Hernández declaró:

“El niño Gabino no es más que un testaferro  del exsecretario de Gobernación Diódoro Carrasco Altamirano. Gabino representa los intereses caciquiles de Diódoro, la corrupción en la Secretaría de Gobernación y lo peor del priísmo. Es el patiño, el tonto útil  de sus intereses para pretender apoderarse de los negocios que puestamente piensan hacer en el municipio, por la corrupción que ellos representan”.

Abril de 1992

Raúl Castellanos Hernández renunció al PRI luego de haber ocupado el cargo de Subsecretario de Gobierno en el gobernador Heladio Ramírez López. La designación de Diódoro Carrasco Altamirano como candidato del PRI a la gubernatura fue su gran coraje.

Semanas después se convierte en el abanderado del PRD a la gubernatura, gracias al apoyo de su amigo Porfirio Muñoz Ledo, quien había abandonado el PRI para construir el Frente Democrático Nacional.

Todo el PRI era corrupción. “Lo hice cuando renunciar implicaba tener los pantalones muy bien fajados para enfrentar al sistema cuando Salinas de Gortari estaba en su momento estelar…”, señaló Castellanos Hernández

Noviembre de 1997

Una alianza entre el PRD y el PAN era la exigencia del Oficial Mayor de la Cámara de Diputados, Raúl Castellanos Hernández: “¡Si no se logra una coalición  entre el PAN y PRD nos van a poner en Oaxaca de gobernador a cualquier estafador garfiano!”

La propuesta de candidatura era Héctor Sánchez López –fundador de la COCEI y expresidente municipal de Juchitán–, “veo a los panistas Eugenio Ortiz Walls como secretario General de Gobierno; veo a Alfredo Castillo Colmenares como Procurador de Justicia; veo a Perla Woorlich Fernández  en los programas de la mujer…”

En julio del 2004, el candidato a gobernador por el Partido Unidad Popular (PUP) era Héctor Sánchez López, experredista, quien después también se incorporaría al sexenio ulisista en la llamada Comisión para la Reforma del Estado.

Octubre del 2001

Raúl Castellanos Hernández agradeció en una carta publicada en diversos diarios, los votos obtenidos como candidato a presidente municipal por el Partido del Trabajo por la ciudad de Oaxaca de Juárez. Con su lema de “Raúl, Raúl, Raúl” sentenció al ganador, Gabino Cué: “¡No descansaré hasta desenmascarar a este corrupto!”

2003

Raúl Castellanos Hernández es designado por un gobierno priísta como director de la Corporación Oaxaqueña de Radio y Televisión. Su trabajo: halagos al gobernante en turno, la música de Los Beatles y entrevistas a personajes políticos nacionales.

2009

Raúl Castellanos Hernández es Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del Estado. En marzo de ese año, el funcionario sale en defensa del gobernador Ulises Ruiz ante la recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez. El denominado Ejército Popular Revolucionario publica una carta para desmentir a Castellanos Hernández:

“Dices que el gobierno tiene un absoluto compromiso con la legalidad y el respeto a las garantías de los derechos ciudadanos ¡Mientes!, deben 26 vidas del movimiento de la APPO, y han cometido el delito de lesa humanidad de desaparecer a nuestros compañeros, ¡Cuál legalidad si siguen secuestrando y asesinando como a las dos locutoras triques y a Lauro Juárez!, ¡Deben 46 asesinatos de militantes del MULT!, ¡Siguen deteniendo y secuestrando a ciudadanos como lo hicieron con los mecánicos Roberto Pedro Reyes Cuevas y Narciso David Santiago Ávila de Tlaxiaco!, ¡Siguen operando bajo el amparo gubernamental los grupos paramilitares que hacen el trabajo sucio de este gobierno, como la emboscada contra militantes del MULT donde hirieron a dos mujeres, una de ellas de avanzada edad!, militantes del MULT que se dirigían a una marcha estatal para exigir la presentación con vida de las hermanas Virginia y Daniela Ortiz Ramírez, desaparecidas el 5 de julio de 2007. Ulises Ruiz y su gobierno, del cual eres parte repiten mil veces que no detuvieron-desaparecieron a nuestros compañeros en un intento vano por negar lo innegable…”

2016, Castellanos Hernández se dice hoy perseguido político de un sexenio corrupto. Una oveja con piel de cinismo.

Alan Batalla.

Vía @Viral Noticias

off Raúl Castellanos y su lección de cinismo – Libertad-Oaxaca off