Pinos-PRI: el último adiós al viejo sistema: Carlos Ramírez

carlosLo de menos es saber si Manlio Fabio Beltrones abandona la presidencia del PRI por la derrota del pasado 5 de junio; lo que interesa saber es si en Los Pinos se procesó el significado estratégico del saldo electoral: el presidente de la república ya no puede seguir dominando unidireccionalmente las decisiones políticas del partido, comenzando por las candidaturas.

El tema es viejo. Nació con la fundación del PRI: el presidente Elías Calles no quería la reelección de Obregón ni la candidatura de Vasconcelos, ni la de Antonio Villarreal en 1934. Cárdenas optó por Avila Camacho y bloqueó a Juan Andrew Almazán. Alemán sacó a Ezequiel Padilla y a Miguel Henríquez Guzmán. Desde Los Pinos se decidieron las candidaturas de López Mateos, Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, Salinas y Zedillo, dejando al lado a aspirantes disidentes, sobre todo Cuauhtémoc Cárdenas en 1988.

La relación orgánica Pinos-PRI fue la clave estructural del sistema político priísta. Sólo que desde el Estado autónomo de Salinas y la “sana distancia” del Partido con Zedillo, el PRI asumió una nueva estructura interna de grupos de poder. La oligarquía del partido pasó a jefaturas autónomas: gobernadores, jefes de las bancadas en el congreso, líderes de los sectores corporativos, empresarios y sacerdotes orgánicos, medios de comunicación dependientes de concesiones oscuras y pautas publicitarias, intelectuales con fama fuera del Estado.

Así, el control presidencial se relajó y ahora el último jalón del presidencialismo priísta el 5 de junio no pasó la prueba de la democracia electoral: los candidatos a gobernador escogidos al viejo estilo no llevaron la garantía presidencial de la victoria. Desde 1997 el PRI debió haber asumido los nuevos parámetros del sistema político priísta, pero su insensibilidad llevó a las derrotas de 1997, 2000, 2006 y ahora 2016. Y en el 2018 podría repetir el error de análisis político estratégico.

El PRI es ahora una coalición de grupos dominantes diversos que no se someten a los hilos del presidencialismo. Si la relación Pinos-PRI sigue siendo la misma a pesar de los avisos, los saldos seguirán siendo negativos. Beltrones falló al no entender la lógica de la coalición dominante. El error de suponer edad –Mariana Moguel Robles como presidenta capitalina impuesta por Beltrones– se vio en la Ciudad de México: el PRI sacó menos votos que los independientes y que los votos nulos y el 23% de lo acumulado por Morena.

La crisis en la relación del presidente de la república con el PRI comenzó en 1981 cuando López Portillo desdeñó el papel de dos de las variables científicas de la política a la mexicana: la ley del péndulo y la teoría de circulación de las élites. Al romper el mecanismo regulador del escalafón y del reparto del poder, el presidente de la república y el PRI entraron en la lógica de la personalización del poder pero en un sistema regulado por las relaciones entre oligarquías políticas.

La mayoría de las candidaturas a gobernador en el 2016 fueron decididas verticalmente, no en función de acuerdos en una gran coalición dominante. Ahí reventó el viejo modelo de dependencia del PRI al presidencialismo anterior a la alternancia del 2000. Beltrones pareció ser la figura de conciliación en esa coalición dominante pero al final operó como viejo jefe partidista.

Para Edomex y el 2018 el desafío del PRI estará en el nuevo esquema de distribución interna del poder del viejo sistema político priísta.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es el arte de adivinar el futuro para prever el presente.

 

Sólo para sus ojos:

  • El tema de la agenda gay debe revisarse a la luz no sólo de Orlando sino de las agresiones homofóbicas. No se puede cambiar una mentalidad sólo por mandato de ley. Por lo pronto en el PRI van a congelar las iniciativas.
  • La caracterización que hizo el presidente Obama del ataque en Orlando a “extremismo local” indica la polarización violenta de una sociedad sin cohesión cultural y que se forjó como imperio conquistando el oeste a balazo limpio.
  • Colapso en el PRI de la Ciudad de México. Cacicazgos, oligarquías, grupos de interés y sobre todo una lucha de poder entre grupos dominantes llevaron al partido al sótano en las elecciones. Desde 1997 ningún dirigente nacional priísta ha querido meter orden en el priísmo capitalino.
  • Desde Los Pinos se han abierto negociaciones para diluir los compromisos de encarcelamiento de gobernadores salientes, aunque en Veracruz todo parece estar resuelto para indiciar al gobernador Javier Duarte. Dicen que el propio mandatario no ayuda porque perdió el sentido de la realidad.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off Pinos-PRI: el último adiós al viejo sistema: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off