¡Peor que en el 2006!: Horacio Corro Espinosa

corroHace cuatro años el gobernador del estado Gabino Cué, dijo que “Oaxaca es un estado vivo por eso hay manifestaciones”.

Con esta declaración subrayó que sólo los vivos tienen derecho sobre los demás, y que el resto ―los que no hacemos manifestaciones ni destrozos―,  estamos muertos. En otras palabras, para el gobernador no representamos peligro alguno porque estamos muertos, no valemos. En cambio los vivos, pueden vivir sin ley.

Tal vez Oaxaca sea la única entidad en el país que ha resistido más de 30 años las diarias marchas y plantones que estrangulan la ciudad sin que ninguna autoridad haga lo necesario para defender al pueblo.

Los oaxaqueños no sabemos cuánto tiempo más aguantaremos este tipo de agresiones hacia la entidad.

Desde hace más de 33 días, la ciudad de Oaxaca comenzó a verse afectada desde el zócalo de la capital hacia los cuatro puntos cardinales. Primero empezaron a cerrar algunas calles del centro, luego, caminos carreteros hasta bloquear casi en su totalidad toda la entidad. Los bloqueos activos variaban de acuerdo a factores climáticos o por ablandamiento de duros corazones. Dentro de estos taponamientos se encuentra un reducido número de maestros participantes, la mayoría son de organizaciones sociales que los hacen pasar como representantes de padres de familia de las comunidades cercanas.

Muchos se han de preguntar cómo inició todo este movimiento. Viene de una invitación que hiciera López Obrador por la detención de Rubén Núñez Ginés, y Francisco Manuel Villalobos Ricardez “Chico Pelón”, líderes de la sección 22.

López Obrador, hizo creer a mucha gente que Rubén Núñez Ginés y “Chico Pelón”, son unos angelitos de la guarda, cuando en realidad fueron detenidos por lavado de dinero, en una cantidad superior a los 132 millones de pesos comprobados.

De todas maneras, si no fueron detenidos por lavado de dinero, tendrían que ser detenidos por atacar a la policía, quemar edificios, secuestrar vehículos de empresas trasnacionales, robar autobuses, agredir a particulares, cierre de comercios y hospitales, secuestro de funcionarios, detener el transporte colectivo que la ciudadanía usa para llegar a su trabajo, bloquear aeropuertos, cerrar carreteras, robarse dinero de las casetas de peaje, golpear a los que se oponen a sus pensamientos, amenazar a padres de familia que no se someten a ellos, premiar a las familias de secuestradores y otro montón de etcéteras.

A estos son los que defiende López Obrador. El peje seguirá defendiéndolos porque sabe que en este momento le son útiles.

El tabasqueño, desde siempre ha sabido rodearse de gente del más bajo pelaje. Por ejemplo, en el 2012 bendijo al candidato del PRD por la presidencia municipal de Iguala, Gro., José Luis abarca. Este candidato ganó la presidencia municipal, pero al poco tiempo se convirtió en el prófugo de la justicia. Fue acusado de ordenar el secuestro y desaparición de 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa.

Cuando se le comenzó a señalar a López Obrador como cómplice y protector de José Luis abarca, el creador de la “honestidad valiente”, dijo no conocerlo ni tener trato con él.

Cuando circularon en las redes sociales las fotografías de López Obrador con el prófugo, aseguró que esas fotos eran falsas, adulteradas y manipuladas.

Andrés Manuel siempre ha vivido de la mentira. Hace años aseguró que vivía solo con 50 mil pesos y que no tenía tarjetas de crédito, sólo una cuenta de cheques que apenas si llegaban a los 20 mil pesos, y que tenía un rancho, herencia de sus padres en palenque.

Después dijo, cuando ya había dejado el gobierno capitalino, que le pagaba su partido como presidente legítimo, la cantidad de 60 mil pesos mensuales.

Todos sabemos que López Obrador  nunca ha sido legislador ni da conferencias como algunos expresidentes, ni da clases en ninguna institución académica ni asesora a nadie ni tiene empresa propia, entonces, ¿de dónde le llegan los ingresos?

Hoy, Obrador abraza como suya las causas de la CNTE contra la reforma educativa porque según, es para someter al magisterio y dañar la educación, pero también protesta por la “detención arbitraria del secretario general y del secretario de Organización de la Sección 22 del sindicato democrático magisterial de Oaxaca”.

El apoyo a estos líderes lo hará con una marcha del Ángel de la Independencia hacia el zócalo de la ciudad de México.

Su venganza contra el gobierno es pegándole a Oaxaca porque le quitaron los ingresos por parte de la sección 22.

Ojalá que López, se dé cuenta, en su flatulencia mental, de todo el daño social que con sus poses y sus palabras están provocando en Oaxaca.

Habrá que decirle a AMLO que Oaxaca siempre lo ha tratado bien, y que no es la escoria con quienes se ha peleado en otros tiempos como Salinas, Madrazo, Bejarano, Fox, Cárdenas, Calderón, Ponce, Ahumada, y otros tantos.

Nos está dejando peor que en el 2006. A la mejor en esta ocasión ya no estamos dispuestos a esperar sentados y con los brazos caídos a que nos asalten, nos violen, nos atropellen, nos secuestren y nos asesinen.

Si él es el defensor de los desposeídos como se ha autonombrado desde hace años, acabaremos siendo nosotros los perseguidos y acosados, y dejaremos de llamarnos pueblo.

Parece que Obrador trajo a Oaxaca todos los ingredientes de violencia y rencor social con los que se puede cocinar una impredecible lucha de todos entre todos.

Oaxaca ya está harta de escuchar las necedades del “peje”, de sus caprichos, pero sobre todo, de su conducta quejumbrosa. Es necesario que el gobierno de Gabino Cué comience a tomar medidas ya que no se ha preocupado de nada.

Que el Gobernador electo, Alejando Murat, también se preocupe por el pueblo que lo eligió porque hasta el momento no ha abierto la boca para pronunciarse al respecto.

Si nadie de los que tiene una responsabilidad con Oaxaca hace algo, las consecuencias serán impredecibles.

De hecho, Gabino Cué y Andrés López, son los únicos responsables por lo que está sucediendo en la entidad.

Pero esperen. En unos días más nos daremos cuenta de lo que va a suceder con el “peje”: él se va a desdecir de la invitación que hizo por la detención de los líderes de la 22.

En verdad Oaxaca no merece un Victoriano Huerta, ni tipejos ruines y cobardes que sólo dejan una estela de horror, rencores y odios entre sus semejantes.

¿Alguien recuerda al “peje” con una palabra de cortesía para alguien? Nunca, ¿verdad?, mucho menos para sus oponentes. Todos, sus amigos y sus enemigos han sido víctimas en algún momento de su altanería por sus descalificaciones.

A ocho días de haber comenzado el cierre de carreteras ya casi no hay verduras en Oaxaca. Es lo primero que comienza a escasear. Quién sabe que producto será el siguiente.

Lo que sucede en Oaxaca es un movimiento de dinero con el disfraz de “liberación a los líderes de la 22”.

Obrador, a lo largo de su carrera política se le ha señalado repetidamente como presunto responsable de delitos graves, donde el “dinero sucio” aparece de manera evidente.

Y en cuanto a los cómplices en los bloqueos, los vivos, los que se manifiestan según Gabino, en su mayoría ni saben por qué participan.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx 

Vía @Viral_Noticias

off ¡Peor que en el 2006!: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off