No todos son “Bronco”: Francisco J. Sánchez

broncoLas cuentas claras y el chocolate espeso.

Refrán popular

 

Monterrey, Nuevo León.- El mito electoral de “El Bronco”, gobernador electo de éste estado del noreste del país, expriiísta de cuna  y excandidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, pasa del fenómeno social a la fantasía, de la fantasía a la creencia y de la creencia a la ridiculez entre académicos, especialistas y políticos.

El uso y abuso de su figura de que es objeto, sin detenerse a analizar algunas acciones dentro y fuera de su campaña, es un error que puede costarle a quien presuma de “broncólogo”, no solo el prestigio del usuario, sino también la mofa, la ironía y el sarcasmo de sus seguidores y detractores.

En el marketing político, una de sus reglas esenciales es la coherencia. De nada sirve una buena estrategia, un excelente manejo de los medios de comunicación, un impecable uso de las redes sociales, si las acciones del candidato no tienen una relación con otras acciones de campaña.

De ahí que retomar la marca “El Bronco”, sin más que por una ingeniosa ocurrencia le puede provocar severos dolores de cabeza al “Bronco del Sur”, Manuel Santillán Martínez, ex candidato independiente a la diputación federal y quién tras su fracaso busca la alcaldía de Altamira, Tamaulipas.

O a Rómulo “El Bronco” Ferrara, un empresario chiapaneco, dedicado a la industria automotriz en el sureste del país, sin militancia partidista y que se autodestapó como candidato a la gubernatura de Chiapas para las elecciones de 2018.

Es más, también al diputado federal priista, Samuel Gurrión, un empresario de la construcción y propietario de medios de comunicación en el Estado de Oaxaca, quien corre el riesgo del exceso, sino marca con claridad que su insurrección es contra el sistema político tradicional y no solo contra los grupos de poder político que se oponen a su candidatura a la gubernatura.

En Nuevo León, donde el PRI y el PAN era la clase política dominante, los electores votaron por las dos caras de Jaime Rodríguez Calderón: la del “Bronco sin miedo” y la de un “Bronco muy cabrón”.

De ahí que si las comparaciones son odiosas, en la política solo sirve para hacer reír.

Especialista en análisis y estrategia política.

Twitter: @lacoyunturamx

Correo electrónico: franciscosanchezhernandez@yahoo.com.mx

off No todos son “Bronco”: Francisco J. Sánchez – Libertad-Oaxaca off