Ningún periodista a salvo: Horacio Corro Espinosa

10-horacio-corroEl sábado 1 de agosto, se reportó el hallazgo de cinco cuerpos sin vida en un departamento de la colonia Narvarte, en el D.F. A partir de ese momento ya no se volvió a saber más del asunto sino hasta 24 horas después, cuando se aseguró que uno de los cuerpos era del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, quien fue fotógrafo y colaborador de la revista “Proceso”, “Cuartoscuro” y “AVC de Veracruz”.

Días antes de su asesinato, Rubén declaró que por una fotografía tomada por él y que aparecía en la portada de la revista Proceso, había incomodado mucho al gobernador de Veracruz. Después de esa foto, el 9 junio de este año, Rubén se fue a radicar a la ciudad de México porque ya no aguantaba la presión de las mismas autoridades, y el gobierno de Veracruz, nunca le iba a dar la protección que necesitaba.

Con la muerte de Espinosa Becerril, suman 15 comunicadores asesinados dentro de la administración gubernamental de Javier Duarte de Ochoa.  Este es el primer caso de asesinato que se da fuera del Estado de Veracruz.

El sábado por la noche, el gobierno de Veracruz, emitió un comunicado sobre la muerte del fotoperiodista, y donde asegura que el gobierno capitalino de Miguel Ángel Mancera, es el responsable para la investigación de esos hechos.

Dentro de las investigaciones que se han hecho, las autoridades capitalinas suponen que los pistoleros se hayan trasladado desde Veracruz al Distrito Federal,  para cometer el múltiple homicidio.

El grupo internacional de protección de periodistas Artículo 19, aseguró que casi no había interés en investigar los motivos periodísticos de este reportero. Es posible también, asegura Artículo 19, que el motivo de su muerte tenga coincidencia con el asesinato de Regina Martínez, periodista que investigaba la corrupción en el gobierno de Veracruz.

La entidad veracruzana es considerada uno de los estados más peligrosos para ejercer el periodismo en México. Sólo durante la gestión del gobernador Javier Duarte, se han asesinado a 15 periodistas.

Javier Duarte, con tal de limpiar su imagen, en el 2012 creó un órgano para la protección de periodistas con el fin de atajar escándalos de los medios de comunicación y contra la imagen del gobernador Duarte de Ochoa.

Los periodistas veracruzanos que aceptan el silencio en este órgano de protección, son premiados con unas vacaciones pagadas a su elección, y dinero en efectivo. En cambio, los periodistas que no se venden, han sido levantados y aventados hasta el estado de Puebla, si es que bien les va, bajo la advertencia de que jamás regresen a esa entidad.

En Veracruz ha habido muchos casos violentos contra periodistas. Entre los recientes está el del periodista Moisés Sánchez, quien fue secuestrado de su domicilio en el municipio de Medellín, y tres semanas después fue hallado su cuerpo. Su asesinato es atribuido al alcalde de ese municipio, Medellín, Omar Cruz.

El crimen de este fin de semana contra Rubén Espinosa, es como una advertencia contra toda la prensa en México: que no por estar refugiado en otra entidad o en otro municipio, el periodista es libre de violencia. Esto quiere decir que los criminales a sueldo pueden trasladarse a cualquier punto para cobrar la factura del funcionario incómodo.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

off Ningún periodista a salvo: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off