México, entre los de menor crecimiento

La economía mexicana registrará uno de los crecimientos más bajos al cierre de 2011 dentro de las naciones que conforman América Latina, además de que para el próximo año no se vislumbra un mayor cambio.

 

De acuerdo con un informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la tasa de crecimiento del producto interno bruto de México será de 4 por ciento al final de 2011, cuando el promedio de la región será de 4.7 por ciento.

Al presentar el Estudio Económico de América Latina y el Caribe, la secretaria ejecutiva del organismo, Alicia Bárcenas, explicó que México forma parte de las economías con un avance acelerado aunque a menor ritmo respecto a otras naciones de la región.

“El crecimiento en América Latina se dará en tres velocidades, donde naciones como Panamá, Argentina y Haití tendrán los avances más vigorosos, con tasas por encima de 8 por ciento; luego un segundo bloque donde están México, Brasil y Nicaragua, con tasas de 4 por ciento, y el ritmo más lento se concentrará en países del Caribe que apenas avanzarán en promedio 1.9 por ciento”, explicó.

Para 2012, la Cepal prevé que el PIB de México crecerá 4 por ciento.

Lo anterior es una estimación que considera el impacto negativo que tendrá sobre el país la desaceleración en la actividad económica de Estados Unidos, y el hecho de que las remesas, segunda fuente de ingreso de divisas para México, aún se mantiene por debajo de los niveles que se observaron previo a la crisis financiera internacional.

En videoconferencia, la experta reconoció que aunque la región mantiene expectativas favorables de crecimientos, hay desafíos que persisten, como presiones inflacionarias, apreciaciones en el tipo de cambio y el deterioro de la cuenta corriente.

Asimismo, dijo que la región se torna vulnerable a movimientos de capitales especulativos, que buscan ganancias de corto plazo.

Otro riesgo para América Latina, dijo Alicia Bárcenas, son las burbujas que pueden originarse en los precios de los activos financieros y los mercados inmobiliarios.

“En el actual panorama, el mayor atractivo que presenta la región para los influjos de capitales y las presiones de fortaleza de las monedas locales podrían tener un efecto beneficioso en el corto plazo que contribuya a aliviar la pobreza, al abaratar el precio de los alimentos”, dijo.

Agregó que, por otra parte, la zona se torna vulnerable a movimientos de capitales especulativos, en búsqueda de ganancias de muy corto plazo, y pueden originarse burbujas en los precios de los activos financieros y mercados inmobiliarios.

La directiva consideró que la elevada liquidez internacional presiona al mismo tiempo a la baja los tipos de cambio y al alza a los precios de productos básicos.

“Eso aumenta la vulnerabilidad de las economías de la región a los choques externos y genera mayor volatilidad de la inversión, afectando así, de manera negativa, la capacidad de crecer, generar empleo productivo y disminuir la desigualdad”, afirmó Bárcenas.

En ese sentido, la Cepal consideró que las autoridades de la región deben implantar medidas para contener la apreciación cambiaria e intervenir en los mercados de cambio, controles a la entrada de capitales y regulaciones financieras.

De acuerdo con la Cepal, las autoridades económicas de la región deben implementar medidas para contener la apreciación cambiaria, combinando intervenciones en los mercados de cambio, controles a la entrada de capitales y regulaciones financieras.

Milenio

off
A %d blogueros les gusta esto:
México, entre los de menor crecimiento – Libertad-Oaxaca off