Los ricos y los próximos ricos: Horacio Corro Espinosa

10-horacio-corro-300x144Yo creo que en todos lados siempre hay un lugar donde viven los ricos, éste puede ser un fraccionamiento, una colonia exclusiva etc. y enfrente viven los pobres. Luego uno se pone a pensar: ¿de veras en esas zonas viven los ricos? ¿Qué son los ricos?

Como dijo una vez don Emilio Portes Gil, expresidente de la República: “cada sexenio gubernamental salen comaladas de millonarios”. Y digo: ¿cuántos sexenios de comaladas van? ¿Cuántas legislaturas van?

Lo malo del asunto es que reconociendo que el PRI fue un partido único e invencible durante muchos sexenios, no me parece admirable la forma en que durante siempre contó los votos en varias entidades y siempre ganaron sus candidatos. Lo admirable es, cómo le hizo y cómo le hace para que todos y cada uno de sus hombres en turno, lleguen más pronto que inmediatamente a magnates. Esta escuela, desde luego, se ha extendido a los otros partidos, como el PAN, PRD y los otros.

Si echamos una miradita a nuestro alrededor, encontraremos ministros, directores de paraestatales, oficiales mayores de cualquier cosa, que al llegar a su posición, al rato ya cuenta con casa, rancho, automóviles y cuenta bancaria bien saneada, sin tocar desde luego, a sus mujeres, más bien dicho, sin mencionar a su harén, porque eso de tocar, algún celoso me puede echar bronca.

De veras que este país, México, es un cuerno de la abundancia inacabable. Porque centenas de nuevo ricos salen cada año, cada mes, cada semana, y cada día, de las diferentes instituciones gubernamentales y hasta municipales.

¿Cómo le hacen? Es lo que yo siempre me pregunto. ¿Trabajan mucho? ¿Se desvelan y  por eso les cae el doble del dinero que a cualquier otra gente que está acostumbrada a dormir religiosamente sus ocho horas diarias? ¿Evitan las horas de comer para aprovecharlas en trabajar? ¿Tienen el don del convencimiento para que sus clientes acepten pagar el nuevo precio estratosférico? ¿Son tan guapos que nadie puede negarse a decirles que no?

De veras, quiero aprender, porque la verdad, llevo toda mi vida pensando cómo hacerle para tener, sólo por hoy, unos centavos más en la bolsa.

Dicen que para escribir no se necesita tanta cabeza, sino un par de resistentes posaderas. A pesar de haber utilizado todo tipo de colchones y salvavidas para  conservar más tiempo mi herramienta, así como mis horas de trabajo, no veo llegar más centavos a mi bolsa para la papa diaria.

En cambio, los que salen en comaladas, ninguno vive en casa modesta. Tienen ranchos, búngalos playeros y demás. Y no se hable de coches, de sirvientes, de giras vacacionistas. ¿Cómo le hacen? Los pobres -en su pecado llevan la penitencia- se hacinan, se amontonan, en cuartos de tres por tres; pero para los ricos, siempre hay soleaderos inmensos, playas extensas, campos infinitos.

¡De veras que no sé cómo le hacen! ¿Descubrieron un modo de hacer que la tierra se estire como chicle?

Los candidatos que ya están anotados en las listas de ganadores, saben que ellos serán una comalada más de nuevos ricos; o si ya lo son, sanearan mucho más sus finanzas, mientras nosotros, el pueblo, nos seguiremos destrozando el lomo.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

 

off Los ricos y los próximos ricos: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off