Los próximos hombres de gobierno: Horacio Corro Espinosa

horacio-corroOaxaca está viviendo días de mercado, días de regateo, días de rebatinga política por ocupar los mejores cargos en la siguiente administración gubernamental y municipales. En ambos casos es lo mismo.

Todo mundo apuesta por su gente, y aseguran que es el menos corrupto. Para ganar lugar, señalan como más corrupto al que tiene más posibilidades de llegar.

Lo cierto es que casi todos sufren de esquizofrenia a lanzar acusaciones de lo mismo que adolecen.

Toda esta guerra se ha limitado a actividades grupales por su candidato. Se han pasado semanas acusándose unos a otros con grabaciones, videos y fotografías que refuerzan las denuncias contra el “posible ganador” a ocupar determinado cargo.

Con esta estrategia, le apuestan a que se elija al menos corrupto, al que tenga más cercanía con la ciudadanía, al menos prepotente, en una palabra, al menos peor.

Esos debates internos se centran en descalificarse, y ante esas acusaciones las respuestas son poco claras, débiles por argumentos ambiguos, porque todos están cortados con la misma tijera.

Parece que todos los posibles son los merecedores a determinado cargo, pero todos sufren de una aguda esquizofrenia (pérdida de contacto con la realidad).

Pero eso no nada más les sucede a los hombres ambiciosos de poder, sino también a los partidos políticos.

Todos los partidos políticos hablan de corrupción, pero ninguno de estos quiere darse cuenta de la viga que cargan en el ojo propio.

Ahí están los gobernadores del PRI y del PAN que fueron procesados judicialmente o investigados al término de sus administraciones por malos manejos de recursos.

El caso más reciente, el de Javier Duarte de Ochoa (PRI), que por cierto, algunos aseguran que ya se peló del país. En sus últimos días como mandatario despachaba en un área del aeropuerto de Veracruz, como para salir huyendo en cualquier momento.

Guillermo Padrés Elías (PAN). La semana pasada, la Interpol emitió una circular contra este exgobernador de Sonora en más de 190 países para localizarlo y detenerlo.

Andrés Rafael Granier Melo (PRI), exgobernador de Tabasco. Está acusado por desvió de recursos y por lavado de dinero.

Luis Armando Reynoso Femat (PAN). Exgobernador de Aguascalientes. Fue detenido en el 2014 por el delito de peculado. Fue liberado pocos días después tras pagar una fianza de 30 millones de pesos.

Mario Villanueva Madrid (PRI). Exgobernador de Quintana Roo, fue detenido en el 2001 por lavado de dinero y delincuencia organizada con el cártel de Juárez.

¿Quiénes más? ¿Se acuerdan de la red de prostitución que tenía el exdirigente del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez? Este tipo pagaba con recursos públicos a sexoservidoras. Y la mamá de éste, era diputada plurinominal del PRI.

Andrés Manuel López Obrador, posee una mansión de 20 millones en La Toscana, además de propiedades en varias partes del país y sus hijos con una vida de lujos.

El PRD postuló a gente ligada al narcotráfico como José Luis Abarca, exedil de Iguala.

Falta hablar de Mario Marín (Puebla), Ulises Ruiz (Oaxaca), políticos del PAN, PRD y Morena, en todos es lo mismo.

Y la pregunta inicial. ¿Quiénes serán los próximos? Seguramente vamos a tener gobernando a gente de lo peorcito, pues hay que tomar en cuenta que estamos viviendo tiempos donde a lo malo se le ve bueno, y a lo bueno, malo.

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx

off Los próximos hombres de gobierno: Horacio Corro Espinosa – Libertad-Oaxaca off