Las conductas ostentosas en la Función Pública: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratPrimero fue el entonces Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en hacer declaraciones insensatas respecto al gasto diario de las familias mexicanas en un país donde subsisten 50 millones de personas en situación de pobreza. En efecto, el secretario afirmó en aquella desafortunada conferencia de prensa, que con 480 dólares mensuales se podría comprar un automóvil, casa y asistir a escuelas privadas; la cifra era el equivalente a 6 mil pesos mensuales.

Días después, Ernesto Cordero, intentó enmendar el dislate, pero ya era demasiado tarde. Incluso, un tweet dio en el blanco en forma certera: “¿Cómo puede ser delfín alguien que tiene el tacto de un elefante?”  Este comentario en las redes se hizo viral, toda vez que, devengando un sueldo de secretario de estado, como lo era Cordero, de 151,473.21 pesos equivalentes a la cotización de esos años estamos hablando de más de 12 mil dólares al mes, con esa cantidad, claro que si se podía tener crédito para comprar una casa, automóvil y demás, pero a condición de ser secretario de estado.

Declaración tan desafortunada como la de Ernesto Cordero, fue la de Rosario Robles, actual Secretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano, al afirmar que una persona puede cubrir sus necesidades básicas con un apoyo aproximado de 12 pesos por integrante de una familia de cinco personas cantidad que reunida sumaria 60 pesos diarios por familia para alimentarse tres veces al día, comprar ropa, transportarse, pagar agua y luz, ¿Qué falta Doña Rosario?

El proyecto de apoyo, según datos del Diario Oficial de la Federación, es manejado por el programa “Prospera” dirigido a personas en situación de pobreza, rezago y marginación. Este programa tiene advertencias principales: los apoyos podrían ser suspendidos en el caso de que el alumno acumule cuatro faltas mensuales en la escuela o si la familia no presenta información socioeconómica, o bien en el caso de que se muden de localidad que no esté contemplada en los registros de salud.

Los apoyos, sobre todo, en situaciones de pobreza, siempre serán bienvenidos, pero otra cosa es jugar y mentir con los números, pues el manipularlos da el tufo de burla para todos aquellos que los necesitan que son, por cierto, más de 50 millones de pobres en México.

Una más que merece medalla aparte es la que se acaba de dar en la Secretaria de la Función Pública. Si, esa institución que solo sirve para taparle “el ojo al macho” cubriendo las bribonerías de las corruptelas gubernamentales.

Sucedió, lo consigna Reuters, que Hilda García, funcionaria anticorrupción, gasto parte de sus 450.00 dólares diarios por concepto de viáticos en Londres en una cena con Champagne, caviar y salmón ahumado en Harrods.

450.00 dólares diarios equivalentes a 8 mil 300 pesos al día son los viáticos aprobados por la SFP para que sus funcionarios cubran su estancia en los países a los que viajan con motivo de sus funciones. Estos gastos los justifica la propia SFP por estar apegados a los limites diarios establecidos por la norma aprobada para viajes oficiales internacionales de la Administración Pública federal y eso que estamos en el tercer recorte presupuestal, según Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda.

Ante estas conductas de los funcionarios públicos, que se antojan insultantes para una nación que atraviesa momentos de crisis en lo económico; en seguridad; en desconfianza; en desempleo, en devaluaciones que encarecen los artículos de consumo diario, es prudente citar conductas que, en algo o en mucho, pueden orientar a los que no lo están:

Jaime Cerdio, responsable de transparencia y rendición de cuentas en la Función Publica, viajó a Washington por motivos de trabajo. Su gasto fue de 10 dólares diarios, compraba sándwiches en Safeway con todo y bebida. Cuando regresó a México y rindió cuentas, el resultado fue que Jaime Cerdio solamente gasto la tercera parte de los viáticos otorgados por lo que reintegró al gobierno más de mil dólares, más los recibos por pago de los emparedados y refrescos.

Los comportamientos, de una y otro funcionario, reflejan conductas muy dispares que deben servir de ejemplo a los titulares de las dependencias públicas, a fin de normar criterios acerca de los comportamientos de funcionarios públicos, a fin de no ofender a la nación exhibiéndose en pleno deleite con el menú de Harrods.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off Las conductas ostentosas en la Función Pública: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off