Las batallas internas y la daga en la espalda: Luis Octavio Murat

En la medida de que el gobierno de Peña Nieto se extingue como el sol de la tarde que el ocaso ocultará; las presiones internas y externas contra el Estado Mexicano se multiplican, por ejemplo el caso del fiscal que ya no es fiscal por haber sido cesado de su cargo y más tarde renunciar, a través de una carta en la que explica los motivos de su no retorno al cargo. ¿Por qué lo hizo? ¿Fue víctima de presiones por parte del gobierno? Nunca lo sabremos.

Vuelta a la hoja, el asunto de Santiago Nieto se terminó y la Ley de Ingresos continúa su marcha hacia San Lázaro para su discusión y finalmente su aprobación.

De tal forma, que al haberse calmado los ánimos legislativos la vía de la negociación queda despejada para los senadores de los diversos partidos y poder así llegar a acuerdos para nombrar al nuevo fiscal de la FEPADE.

El tema será ampliamente debatido ya que estarán en juego asuntos de alto calibre como los resultados de las elecciones federales, concretamente la presidencia del país, algunas gubernaturas, las mayorías legislativas en ambas cámaras; agregando la impunidad de la que ahora gozan varios personajes que han sido involucrados en el fraude Odebrecht, tales como Emilio Lozoya, ex funcionarios de Pemex, el INE como institución que no ha investigado el tema de la participación del dinero de Odebrecht en la campaña de Peña Nieto, Luis Videgaray como ex secretario de la SHCP, José Andrés de Oteyza en su calidad de alto ejecutivo de OHL, y el mismo ex candidato del PRI a la presidencia de la república, Enrique Peña Nieto.

Lo anterior implica lo que será parte ineludible de la responsabilidad del próximo fiscal y la culpabilidad o no de los personajes supuestamente involucrados en el fraude Odebrecht.

Por lo que se refiere al daño causado a las instituciones políticas y al gobierno mismo por el fraude cometido por Odebrecht y socios, y conocerse las oscuras negociaciones que tuvieron con Pemex para financiar la candidatura de Enrique Peña Nieto, y siendo el PRI la institución política que supuestamente avaló y manejó los fondos proporcionados por la compañía brasileña a Emilio Lozoya en su calidad de coordinador de Asuntos Internacionales de la campaña electoral del PRI, es fácil suponer que las elecciones federales en puerta no serán días de fiesta para un partido al que le ha estallado una granada que ha pegado justo en el blanco haciendo polvo su credibilidad si es que conservaba alguna.

¿Quien a estas alturas confiaría en un partido político tramposo y fraudulento que ha colocado en el gobierno a pillos haciendo fechorías para llenar sus bolsillos? Catorce de ellos o están en la cárcel o están en la antesala de ser extraditados.

Lo cierto es que las presiones políticas internas aumentan día con día oscureciendo el cierre de la administración de un gobierno al que la corrupción y la impunidad lo hicieron polvo.

En consecuencia, a partir de hoy se abre el debate más delicado, llegar al fondo de esta batalla legislativa y nombrar a un fiscal con plena autonomía. Es el turno del Senado.

En cuanto a las presiones externas, las que más dañan son las amenazas y locuras de Trump que traen a nuestra moneda enloquecida con vaivenes de montaña rusa.

Al desquiciado del norte se le ocurrió aumentar las presiones contra México utilizando la exhibición en San Diego, California, de paneles, que según él, son el prototipo de lo que será el muro que construirá su administración, a fin de evitar el tráfico de drogas desde México (se le olvidó mencionar el alto consumo que se hace de las drogas en su país y del daño que causa el tráfico de armas hacia México).

Adelantó que pedirá al Congreso salir del TLCAN por ser la única forma de obligar a México y Canada a aceptar cambios en el acuerdo comercial. Salida que se debe notificar con seis meses de anticipación. Claro, las protestas de agricultores y productores de cereales estadounidenses se multiplicaron inmediatamente.

Las vencidas o pulsaciones entre ambos gobiernos continúan y, por supuesto, las presiones aumentan contra México. Sin embargo, el gobierno mexicano parece haberle tomado la medida al presidente Trump sabiendo que es un blofista, un croupier, un tipo que no habla con verdad, que desafía, que ofende, que no sabe que hacer con el poder ni para que sirve, que ha confundido el arte de gobernar con la venta de bienes raíces.

Si, creo que ya le han tomado la medida, pues solo eso explica que el canciller, Luis Videgaray, ande del tingo al tango en busca de marchantes para abrir nuevos mercados sabiendo ya, que la interdependencia es la vía más segura para cualquier país que no desee la cómoda dependencia, pues de hacerlo se corre el riesgo de convertirse en la parte débil del intercambio comercial como en la dialéctica del amo y el esclavo (en alemán: Herrschaft und Knechtschaft; expuesta en el libro “Fenomenología del espíritu” de Hegel).

Creo pues, que México aprendió, por fin, la cruda experiencia de la dependencia que tanto daño y vergüenza ha causado a la nación y lo peor, el papel jugado por largo tiempo de país exportador de materias primas, mano de obra barata, semi industrializado y dependiente de la potencia mundial más poderosa del mundo conducida por un desquiciado que tiene a México en la mira destilando su odio racial contra los mexicanos. Tener un vecino como este es como tener la daga en la espalda.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
Las batallas internas y la daga en la espalda: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off