La renuncia obligada: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratEn la pasada entrega, señalamos la necesidad de limpiar el tiradero ocasionado por las ocurrencias del entonces Secretario de Hacienda, que imitando, sin lograrlo, a Charles Maurice de Talleyrand, ocasionó un verdadero desastre en el marco de la política interna y, consecuentemente, en la esfera internacional.

Sabido es que el miembro de esa aristocracia provinciana, que ofende por su despotismo, entusiasmó al Presidente Peña Nieto, a efecto de que invitara a los dos aspirantes a ocupar la oficina oval de la Casa Blanca el próximo noviembre: Hillary Clinton y Donald Trump.

Con esa estrategia pírrica se pretendía quedar bien con Dios y con el Diablo al mismo tiempo. De manera que no importaría quien fuera el triunfador en la elección presidencial de los Estados Unidos pues, según los cálculos del “canciller emergente”, el gobierno de Peña Nieto estaría vacunado por haber sido el primer presidente de un país que arriesgó todo con una demócrata o con un republicano, finalmente la línea que ideológicamente divide a los dos partidos es tan invisible que no hay diferencia notable.

Pero, en política dos más dos no son cuatro, en algunas ocasiones, como esta por ejemplo. Y ¡zas! ocurrió todo lo contrario: un autentico salto presidencial sin paracaídas y en la jugada del #LordMalinalco todos perdieron, pero ganó el diablo.

Hay que recordarle al economista Videgaray, que no se debe servir a dos amos al mismo tiempo porque con uno se pierde.

La pifia internacionalista resultó igual que los apuros económicos que estamos atravesando, equívoco tras equívoco. Lo confirma la respuesta de la propia Hillary Clinton en una entrevista con la cadena ABC, en el sentido de que no tiene intención de aceptar la invitación del Presidente Peña Nieto para visitar México durante la campaña electoral. Calificó la visita de Donald Trump a los Pinos como un incidente diplomático.

Menospreciar la experiencia de una candidata a la presidencia que fue Secretaria de Estado del polo más poderoso del globo terrestre, nos confirma la arrogancia de esa ridícula aristocracia provinciana que “nunca se equivoca” a pesar de que las aguas del drenaje se hayan desbordado echando todo a perder.

En entrevista con los medios (esta grabado) el #LordMalinalco, inmediatamente después de la visita de Trump, justificó como un acierto del Presidente Peña Nieto el haber invitado al enemigo de México. Incluso, enseño dos notas, una de ellas del Daily News, en la que se hablaba del acierto político del presidente mexicano.

No duraron mucho tiempo las justificaciones mencionadas por Videgaray. Antes de media noche, el cielo se les caía en los Pinos. Las redes sociales y los analistas hacían puré a Peña Nieto y culpaban al “canciller emergente” del desaguisado internacional. No fue para menos, pues no solo el presidente y su adlater recibían la trompiza, sino las instituciones, como fue el caso de la Secretaria de Relaciones Exteriores, que fue totalmente marginada ante la sabiduría del internacionalista, Luis Videgaray.

Clinton tiene razón al rechazar la invitación del presidente a visitarlo en los Pinos. Insisto, en política como casi todo en la vida, tiene sus tiempos, ni antes ni después, sino a la hora exacta. Los tiempos de la candidata demócrata son en su país, en su campaña, en ganar apoyos, en atar cabos, en hacer negociaciones y sumar futuros delegados, en tejer y bordar con habilidad, con astucia para convencer. Los Pinos, por el momento están muy lejos en su agenda. Ya se verá después que conviene.

De tal suerte que el zipi zape causado por el amigo del presidente es un ejemplo de lo que no se debe hacer sin consultar con las instituciones indicadas, en este caso, Relaciones Exteriores y el Senado de la República, pues el país no está para errores tan chambones.

Videgaray hizo bien en marcharse, su posición era insostenible por los errores cometidos. Por su parte, el presidente debería iniciar una estrategia que le permita cerrar la administración con el mayor decoro posible, previendo, con la ayuda de los que si saben, no cometer más pifias como la causada por el economista de Malinalco que, finalmente se marchó, tal vez para buscar la candidatura al gobierno del Estado de México.

Off the Record: Se difunde por las redes el llamado para una megamarcha a mediados de mes para exigir la renuncia del presidente Peña Nieto, siguiendo el ejemplo argentino y venezolano.

Como un hecho divino, lo que duro meses de chantajes, violencias de todo tipo, bloqueos de las vías de comunicación, semanas sin clases; de repente, mágicamente se está ablandando sin dialogo alguno. La CNTE esta regresando a clases como si nada hubiera ocurrido. ¿Cuánto habrá costado “La Entente Cordiale?

Existe en el sentimiento estadounidense una actitud de superioridad respecto a los países latinoamericanos, un ejemplo lo es Trump. Sensación que se considera una ley natural y divina (Destino Manifiesto). Esto, unido al poder económico y militar causa extraña fascinación de poder sobre el resto de las naciones, así lo presume el desatinado que no deseamos volver a ver en los Pinos.

El Senado de la República debe actuar ya en este dislate de política internacional. Es el momento de la acción institucional para restablecer el respeto a México.

¿La candidatura al gobierno del Estado de México será el “destino manifiesto” de Luis Videgaray?  ¡Aguas!

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off La renuncia obligada: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off