La justicia o punto final: Luis Octavio Murat

“Ars boni et aequi” (El arte de lo bueno y lo justo). Celso1

Un ejercicio más de opinión ciudadana se llevó a cabo los días 24 y 25 de este mes, ejercicio que fue costeado por los senadores de Morena con un millón 880 mil pesos, a fin de hacer diez preguntas, destacando entre ellas la construcción del Tren Maya, la Reforma al artículo  35 constitucional para que la ciudadanía pueda solicitar la consulta en tres temas trascendentes: la conformación de la Guardia Nacional, el juicio a los ex presidentes de México (Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto), así como la conformación de un consejo asesor empresarial.

Al respecto, el presidente electo, reiteró que “los legisladores ya están proponiendo la reforma constitucional. No va a haber tortuguismo en las cámaras y no va a haber congeladora”, advirtió.

Sobre el Tren Maya dijo que él esta a favor de su construcción  porque detonará el desarrollo del Sureste; también dijo, que está a favor de asesorarse por un consejo empresarial en el que están incluidos los empresarios Miguel Alemán Magnani, Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Olegario Vazquez Aldir, Carlos Hank Gonzalez, Daniel Chavez, Miguel Rincón y Sergio Muguerza.

Sobre el asunto de juzgar a los ex presidentes, hay dos cosas que llaman la atención, la primera es que en el ejercicio de opinión efectuado el fin de semana, en efecto, se preguntó por la reforma constitucional, pero el punto clave que importa a la nación es el del juicio a los ex presidentes, el “punto final” por el que el presidente electo se inclinó para dejar las cosas como están, no moverle y “borrón y cuenta nueva”, cero corrupción en la 4a Transformación.

Clara linea lanzó el “viejo zorro”, sabiendo que llevar a juicio a los ex presidentes ocasionaría inconvenientes al país que repercutirían en la economía, en la política, en el sistema financiero y en lo social, lo cual no convendría para el inicio de su gobierno.

Queda claro que no conviene a un gobierno iniciar su gestión con escándalos, desconfianza, incertidumbre, fugas de capital y cese de inversiones foráneas. De manera, que la “cacería de brujas” mencionada en varias entrevistas responde a esa mágica forma del presidente electo de estar presente en los medios  a toda hora y en todo momento.

La segunda cuestión es la entrevista a la que acudió el presidente electo para el programa Aristegui Noticias. Dos horas y media de interesantes preguntas como respuestas que incluyeron positivo estado de animo de los dos participantes, haciendo la entrevista ágil, ligera, interesante y reveladora. La habilidad de Carmen Aristegui llego al punto de comprometer al presidente electo a realizar una consulta con todas las de la ley, me refiero a que sea el Instituto Nacional Electoral el que la lleve a cabo. El presidente electo dijo: “vamos a hacerlo”.

Carmen Aristegui, al paso de los días, continuó desenredando el hilo de la madeja consultando a consejeros del INE para que le dieran su opinión sobre los requisitos para realizarla en forma vinculante y legal, principalmente en lo que se refiere a la reforma constitucional de los articulados correspondientes (32 y 35) así como la autorización de recursos económicos y la participación del Congreso de la Unión.

El reto es gigantesco como una montaña, difícil de llevarlo a cabo, debido a que los delitos contra la administración pública, el abuso de autoridad y la violación a los deberes inherentes a la función pública son largos y tediosos, pero, sobre todo, a que las mil y una artimañas para evadirlos causan más daño a la opinión pública como, por ejemplo, los  casos de Cesar Duarte y Javier Duarte. Casos que significan toda una burla del ejercicio de la justicia en México.

Es por ello que el presidente electo se pronunció horas antes del ejercicio de opinión en dejar madurar al nuevo gobierno; dejar que tome su impulso; que asuma el poder de facto y lo ejerza con tino, a fin de que una vez afianzado el timón y aclarado el rumbo a seguir, entonces sí, aplicar lo que la mayoría deseamos en el México que ya tocó fondo: “La justicia como voluntad constante y perpetua de dar a cada uno su derecho: vivir honestamente, no dañar a otro y dar a cada uno lo suyo”.2

1 The Theory of Justice. P. 127

2 En teoría, el derecho positivo es una aproximación a la justicia y el derecho perfecto; estos representan sus objetos y forman los cánones con arreglo a los cuales hay que juzgarlo.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
La justicia o punto final: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off