La deuda mexicana mantiene el atractivo para extranjeros

La tenencia de deuda mexicana en manos de inversionistas extranjeros se mantiene en niveles históricos.

De acuerdo con el Banco de México (Banxico), el total de valores gubernamentales en circulación al 8 de abril sumó un saldo de 3.13 billones de pesos, del cual 23.88 por ciento se colocó entre los hombres de negocios que residen fuera del país, esto es, 747 mil 408 millones de pesos.

La participación porcentual, cabe destacar, es de las más altas desde que el instituto central tiene información disponible.

En el mismo periodo de 2010, los papeles del gobierno en poder del capital foráneo ascendieron a 410 mil 876 millones de pesos, es decir, 14.52 por ciento del total.

Así, en lo que va del año, la adquisición de Cetes, Bondes, Bondes D, Udibonos y Bonos por parte de personas no residentes en la nación representó 23.88 por ciento de la deuda emitida.

De los pasivos que emite el gobierno federal, 76.12 por ciento está en los residentes del país, esto es, 2.38 billones de pesos. De dicho monto, 27 por ciento está en Siefores, 17 por ciento en sociedades de inversión, 13 por ciento en el sector bancario, 5.95 por ciento aseguradoras y afianzadoras, tres por ciento en garantías recibidas por Banxico y 33 por ciento en otros residentes.

De acuerdo con analistas, el diferencial de tasas de interés con otras economías, particularmente con Estados Unidos,  la inclusión de México en el Índice Global de Bonos Gubernamentales (WGBI, por su sigla en inglés) y un marco macroeconómico nacional estable, son los elementos que favorecen la adquisición de bonos gubernamentales en el extranjero.

“México mantiene indicadores económicos solventes y atractivos: crecimiento por arriba de cinco por ciento, inflación controlada y tasas de interés estables”, comentó el economista de Multiva,Óscar Jiménez.

 

Favorece al peso

Los recursos que ingresaron por adquisición de deuda, aunado a un mayor monto de ingresos provenientes de las exportaciones petroleras, propició un acelerado arribo de capitales externos al territorio nacional, suceso que se reflejó en la apreciación de la paridad cambiaria.

En lo que va del año, la moneda mexicana gana terreno frente al dólar en 5.52 por ciento. Tan sólo ayer, el tipo de cambio spot en su valor referencial a 48 horas, avanzó 0.54 por ciento. El cierre del Banco de México registró una paridad de 11.6825 unidades.

El ex responsable de la política monetaria en el país, Guillermo Ortiz, comentó que las condiciones están puestas para que la divisa azteca mantenga una tendencia de apreciación.

“Las condiciones de liquidez en el mundo, a pesar del incremento del precio del dinero por parte del Banco Central Europeo (BCE), van a ser extremadamente laxas en el futuro previsible y vamos a seguir observando un incremento en la demanda de los activos en países emergentes, incluido el nuestro”, comentó.

La paridad cambiaria, ejemplificó, es uno de los rubros más claros que reflejan esos movimientos. “En México el impacto más visible es el tipo de cambio, donde hay una tendencia a la revaluación de éste y lo mismo ha ocurrido en otras economías  emergentes”, indicó Ortiz.

 

Migración de inversionistas

La Secretaría de Hacienda no descarta una salida acelerada de capitales en el transcurso de este y el próximo año; sin embargo, su titular, Ernesto Cordero, aseguró que la nación está lista para enfrentar la situación.

Entre las medidas para defender a la economía, detalló el funcionario, está la acumulación de reservas internacionales –las cuales, al 8 de abril, se situaron en 123 mil 149 millones de dólares- y la contratación de la línea de Crédito Flexible con el FMI por 70 mil millones de dólares.

El responsable de la política fiscal en el país reconoció que México sería un país menos atractivo para los inversionistas si EU aumenta sus tasas.

No obstante, “hemos tomado medidas desde hace algunos meses que nos permiten enfrentar de mejor manera la situación, y administrar de manera eficiente un posible choque sobre nuestra economía”, comentó.

En 2010, el flujo de capitales que salió del país en busca de una mejor oportunidad para hacer negocios ascendió a 31 mil 113 millones de dólares, el monto más elevado desde 1960.

Lo anterior implicó que los recursos que abandonaron el territorio nacional crecieron 73 por ciento respecto a 2009, es decir, en 13 mil 129 millones.

El flujo total que migró se divide en Inversión Directa en el Exterior (IDE), depósitos en bancos internacionales y otros.

La IDE de los hombres de negocios, catalogada como la inversión productiva, ascendió a 12 mil 694, esto es, 41 por ciento de la migración total. En comparación con 2009, la cifra fue superior en 80 por ciento.

En tanto, los recursos dirigidos a las instituciones financieras del exterior totalizaron 20 mil 758 millones de dólares, 60 por ciento del total.

El secretario de Hacienda descartó imponer controles a la salida de capital, dado que, dijo, está probado que no son la mejor herramienta para enfrentar una abrupta migración de flujos.

A decir de analistas, la adquisición de deuda gubernamental  por inversionistas extranjeros refleja un voto de confianza de los hombres de negocios hacia el país, dada la solvencia y la solidez de sus indicadores económicos.

Ernesto Cordero también aseguró que todas las economías, México entre ellas, requieren de los flujos de capital internacional, debido a su participación en el desarrollo nacional.

Excelsior

off
A %d blogueros les gusta esto:
La deuda mexicana mantiene el atractivo para extranjeros – Libertad-Oaxaca off