La conjura contra la Reforma Educativa: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratDesenredar los hilos que hacen de las intrigas enormes montañas de obstáculos que en ocasiones impiden la marcha de planes y programas para la nación, es tarea que requiere, eventualmente, nadar en profundidades de mares turbios o clandestinos. Cuando esto se necesita, lo significativo es el desentrañar las conjuras tejidas en el más oscuro secreto para impedir el curso de los derechos mayoritarios. En el caso que hoy nos ocupa, el derecho de tener una educación digna que el pueblo oaxaqueño reclama y la cual se le ha negado desde los períodos iniciados en 1986 a la fecha en que se decidió marcar el fin de una era corrupta y fascista como lo demuestran los hechos ocurridos en Comitán.

Desde 1986 el IEEPO fue entregado a la CNTE cuando el gobierno de Oaxaca cedió todo el dinero y control destinado para la educación en el Estado a la organización sindical a cambio de una tranquilidad social negociada, aparente, sujeta a chantajes y turbias negociaciones que produjeron comaladas de millonarios llamados líderes sindicales y gobiernos que pudieron hacer del arte de gobernar la destreza de despojar al Estado en beneficio de minorías incondicionales.

Pero, lo trascendental en la práctica política es descubrir a tiempo las maquinaciones contra las mayorías despojadas, a fin de evitar mayores consecuencias como la maniobra oscura maquinada contra el sistema académico que contagió y uso al IPN de manera perversa, toda vez que la causa original enarbolada por estudiantiles, que ni hablar podían en las entrevistas con el “chacaleo”, hasta ahora no tiene justificación alguna, puesto que como nación no estamos en posición de perder el tiempo en aras de intereses ruines.

No entender que el responsable federal de la educación en México sea el encargado de los asuntos académicos del IPN cuando el Instituto depende de la oficina del Secretario de Educación Pública, me parece como de burros grises. Por eso, subrayo, que no existe explicación en este caso, únicamente la conspiración descubierta a tiempo.

Lo que sucedió en el IPN y ahora en escuelas de educación básica en Chiapas, Michoacán, Guerrero, Morelos y Oaxaca, ha sido la consecuencia de la manipulación partidista en los Estados en que se sufraga el próximo domingo. Aun así, la conspiración se conoció a tiempo por el propio electorado al darse cuenta de que se estaba utilizando al IPN como al resto de los profesores que todavía creen y obedecen a la CNTE; incluso arriesgando la seguridad personal y sus propios empleos al haber acumulado tres faltas de asistencia continuas en sus trabajos.

Hay que agregar lo sucedido en Comitán, Chiapas, lugar donde fueron cobardemente ultrajados profesores y maestras de la tercera edad habiendo sido trasquiladas en la plaza pública como muestra de un acto salvaje de las tribus sindicales.

Esas son las conductas primitivas de quienes pretenden recuperar el control de la educación pública en Oaxaca y que sorprendentemente justifica el mexiquense, Alejandro Encinas, senador por el Estado de México, quien acusa al Secretario de Educación Pública de ser el policía de la educación. Yo creo ese es justo el papel del Secretario, ser el policía de la educación. Policía es, según el Diccionario de la Real Academia: “Cuerpo encargado de velar por el mantenimiento del orden público y la seguridad de los ciudadanos, a las órdenes de las autoridades políticas.” Entonces, el Policía de la Educación como despectivamente llama Encinas al Secretario, es ser “Cuerpo encargado de velar por el mantenimiento de la educación pública, a las órdenes de las autoridades políticas” (en nuestro caso, el Congreso, al realizar la Reforma Educativa).

La interrogante que se impone sería: ¿Quién o quienes están vivamente interesados en atizar el fuego de la intriga, el engaño, la violencia y la vejación al modo del estado islámico o utilizando masas estudiantiles y magisteriales para colapsar las calles, avenidas, aeropuertos, tiendas de autoservicio, plazas comerciales y carreteras de ciudades importantes de la República, incluyendo, la Ciudad de México?

Recordemos que no todas las fuerzas políticas están lo suficientemente coordinadas, por el contrario, existen divisiones preocupantes en los partidos como en los grupos de interés y de poder y cuando la sucesión presidencial ya está en juego, obviamente, los resultados de los comicios del domingo les indicarán, con más claridad, cómo soplan los vientos en estos mares agitados de la República.

De allí, que los principales interesados en descarrilar la Reforma Educativa sean fácilmente identificables, principalmente por ser cabezas de sus propios partidos políticos; de los grupos de poder en sus respectivos estados y de todos aquellos núcleos políticos interesados en obtener más fuerza ganando las posiciones que están en juego, principalmente las gubernaturas, incluyendo a los líderes actuantes de los principales partidos del país: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés, Agustín Basave y Manlio Fabio Beltrones.

Ante esta confrontación electoral, conforta el que en unos días más la presión política disminuirá para dar paso a una etapa en la que priva un ambiente público más parecido al orden y al estado civilizado y no el del abuso, el cinismo, la anarquía, la terquedad y el fascismo de todos aquellos que no quieren darse cuenta de que están siendo utilizados como marionetas por los que han hecho de la marrullería su capital político y que están decididos a obtener el poder a costa de lo que sea necesario. Razonemos nuestro voto para evitar la marcha del fascismo que ya se inició en Chiapas.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off La conjura contra la Reforma Educativa: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off