La balada de Kate y El Chapo, o un caso de sociedad criminal: Carlos Ramírez

Kate del castillo guzmanLo primero que queda claro es que la ofensiva mediática de la actriz Kate del Castillo para dar su versión unipersonal de su relación con Joaquín El Chapo Guzmán forma parte de la estrategia de comunicación política del jefe del cártel más criminal que ha existido en México para enredar a las autoridades.

Lo segundo radica en el hecho de que las versiones periodísticas de la actriz no hacen sino multiplicar las sospechas en el sentido de que detrás de la relación profesional entre una cineasta y un narcotraficante se dio la utilización de recursos de procedencia ilícita en la promoción mediática positiva de un delincuente buscado por las autoridades de México y de los Estados Unidos.

Y lo tercero es un poco más complejo de explicar y entender: el enamoramiento de un narco, la seducción ante el poder de una actriz, el escenario criminal. La actriz aconsejó al criminal que vendiera amor y no droga, y el criminal le dijo que sí y la atrajo a su telaraña. Por tanto, Kate del Castillo se hundió en la relación a sabiendas de que El Chapo seguía traficando con drogas. Y lo peor: en el enamoramiento hubo conversaciones criminales que la actriz escuchó directa e indirectamente.

La entrevista de la actriz a la revista The New Yorker y su explicación autobiográfica en la revista Proceso –la misma que publicó un texto de relaciones públicas de Julio Scherer García a favor del capo criminal Ismael El Mayo Zambada, socio de El Chapo— lo menos que tienen es la ingenuidad de una actriz que sabía de los peligros del narcotráfico y de sus capos cuando leyó la novela La Reina del Sur de Arturo Pérez Reverte y revisó materiales de apoyo para estelarizar a la jefa criminal.

No se sabe si la estrategia de la Procuraduría General de la República es el pasmo ante la audacia de El Chapo y la actriz o si se trata de una estrategia de paciencia para dejar que Kate del Castillo escriba y declare y que en cada palabra no haga sino hundirse en contradicciones o afirmaciones reveladoras de la profundidad de la relación con el capo más allá del enamoramiento sentimental.

La actriz se quiere salvar reconociendo su ingenuidad –que ha rayado en la tontería— al afirmar en su primer mensaje por twitter a El Chapo: “no estaría padre que empezara a traficar con el bien” y “trafiquemos con amor” y “usted sería el héroe de héroes”. ¿Alguien se imagina al criminal de criminales traficando “con el bien” o “amor” y ser reconocido como héroe? Por los datos, la actriz ya conocía a El Chapo y sus sentimientos porque en ese primer mensaje dejó una frase enigmática, en clave: “usted sabe cómo”. Ello indicaría que el contacto entre la actriz y el narco existía desde antes de ese primer mensaje público.

La actriz se ha hundido en las contradicciones. ¿Ya tenía contactos con grupos criminales cuando apareció al lado de Javier Sicilia en aquellas marchas por la paz? ¿Su participación formaba parte de la estrategia de El Chapo para penetrar organizaciones civiles que querían detener la ofensiva gubernamental contra el crimen organizado, justamente lo que querían los cárteles para poder traficar a gusto?

Hundida en complicidades, la argumentación de defensa de la actriz está clara: el delito de “portación ilegal de amor”.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es el arte de la escenificación de ficciones jurando que son realidad.

 

Sólo para sus ojos:

  • Pues Oaxaca se va a judicializar. Y cualquiera que sea el resultado de tribunales respecto a la residencia del candidato priísta Alejandro Juanito Murat.
  • Si se revisan los ambientes electorales en doce estados, hasta hoy sólo hay tranquilidad en Hidalgo. Y no debe olvidarse el dato de que es el estado del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el puntero priísta en todas las encuestas.
  • En el ambiente financiero existe la preocupación por la posibilidad de que vengan cuando menos dos recortes de gasto adicionales a lo largo del año. Y que el PIB quede alrededor de 1%, no el 3.2% previsto.
  • El dato comienza a inquietar: si son ciertas las encuestas en el gobierno de que el PRI va a ganar la gubernatura pese al gobernador Javier Duarte, la duda estriba en saber si se va a creer. Y en Chihuahua el panista Javier Corral es altamente competitivo y puede dar la sorpresa.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off La balada de Kate y El Chapo, o un caso de sociedad criminal: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off