¿Hasta cuándo Oaxaca?: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratHace algunos años leí un artículo titulado “Cero es igual a cero como Haití es igual a Haití”. El escrito lo recuerdo cada ocasión en la que me entero de los sucesos de aquel país; lo que le afecta, el abuso y corrupción de sus gobernantes, el terremoto ocurrido en el 2010, que lo devastó, el subdesarrollo y la pobreza que padece y el futuro incierto para sus jóvenes.

Haití está constituido en república semi-presidencialista  por mandato de su constitución aprobada en 1987 y suspendida posteriormente a causa de dos golpes de estado el de 1991 y el del 2004 que, por cierto, obligó  la intervención de  la Misión  de Estabilización de  esta organización mundial de las Naciones Unidas en ese país (MINUSTAH).

Haití, es el país más pobre de todo el Continente Americano con una economía que ha generado un Producto Interno Bruto nominal de un poco mas de 7 mil millones de dólares y una renta por cápita de no más de 800 dólares; es obvio decir que el 80 % de su población vive en la pobreza extrema.

Haití, siempre ha sido así, eso explica la cabeza del artículo citado, que objetiva con fórmula matemática el 0 es igual a 0 como Haití es igual a Haití. Es decir, lo mismo, siempre lo mismo a pesar de las ayudas externas, tal pareciera que su destino es la pobreza y no otro. Pasan los años y los años y siempre igual, sin futuro alguno y en la Ruta del Esclavo, de la necesidad extrema como brujería de Vudú.

A Oaxaca parece ocurrirle una situación análoga, incluso el gobernador Gabino Cué, afirmó que en su Estado siempre hay problemas. Lo sucedido en Nochixtlán el pasado domingo, es lo mismo de siempre, la violencia como amante cavernaria que todo lo destruye. Pasan gobiernos, siguen otros y la violencia, las protestas, los plantones, los niños sin clases, el Zócalo de la Capital acampado por malvivientes, borrachos y mendigos que afectan la vida diaria y al turismo en consecuencia.

En Oaxaca sucede todo lo que los especialistas de la agitación saben hacer en perjuicio de las mayorías para obtener sus prebendas. Este modus operandi se repite una y otra vez, año tras año, gobierno tras gobierno, nada cambia a pesar de pactos, promesas, dineros, chantajes y todo lo que se sabe y que se calla; CNTE y gobiernos todos han formado una enfermiza relación simbiótica que, para mala fortuna de los oaxaqueños, pareciera estar destinada a repetirse una y otra vez, como escalera automática que conduce a Oaxaca por siempre a estadios violentos a menos que…

Semejante a una despedida al gobierno que se va y aviso preventivo al que inicia; los violentos empezaron a preparar sus divisiones de combate desde el mes de mayo como respuesta a las decisiones tomadas por el gobierno federal y el estatal en materia educativa. Poco a poco el músculo de los inconformes se fue enseñando hasta llegar a límites intolerables en Oaxaca como en la Ciudad de México.

No hay cabida para justificar los absurdos cometidos por los apóstoles de la anarquía ahora convertidos en mártires de la ley y el orden al haber caído en combate frontal con la Policía Federal. El saldo hasta ahora es de diez muertos incluido un menor de edad y más de cien heridos; toda una batalla campal la cual previmos en nuestras entregas anteriores de abril y mayo, pues estaba claro lo que ocurriría posteriormente a las elecciones.

Los bloqueos carreteros causaron fuertes pérdidas al interrumpirse el abasto de combustibles e insumos básicos para la actividad comercial, de salud y de alimentos a la población, por lo que el gobernador Gabino Cué solicitó la ayuda del Gobierno Federal para frenar la anarquía rampante que tenia a la población angustiada y semi paralizada.

El “desgarre de vestiduras” no se ha hecho esperar y ahora resulta que los violentos son los mártires que están pagando el costo de la Reforma Educativa y la dureza bisoña de Nuño que al haber privilegiado el dialogo al rehusar sentarse a dialogar con los duros de la S22 sino es bajo las condiciones por él señaladas. Creo que allí está el punto por cambiar, toda vez que en el juego político siempre es recomendable dialogar, negociar hasta obtener lo imposible.

Además, el dialogar, aun se trate de absurdos y necedades, es oportunidad para evidenciar lo insensato ante la nación, en este caso, la posición absurda contra la educación de la CNTE ¿Por qué no aprovechar la coyuntura; porque esa terquedad del todo o nada?

El resultado de lo que ahora acontece no sorprende, así ha sido por muchos años; la diferencia es que antes la problemática se arreglaba a billetazos y ahora no saben cómo hacerlo en las oficinas responsables de esta materia, los sucesos hablan por sí mismos.

¿Qué esperaban? Lo que sucede no sorprende porque estaba visto que esas serian las respuestas de los que ahora están descobijados al acabarse sus privilegios. Sin embargo, sorprende que no haya sido diseñado un plan B, a fin de resolver consecuencias posteriores como la de Nochixtlán, que por cierto, ya es noticia internacional. El frente se abrió más de la cuenta y amenaza con extenderse debido a que los tiburones ya olieron sangre, incluso se habla de la participación del Comandante Galeano y su Ejercito Zapatista, de la APPO y de López Obrador.

Los violentos ya tienen sus muertos y los han izado como banderas de lucha para sumar fuerzas. En cuanto al líder de MORENA vio a futuro, por eso ofreció apoyo a la CNTE; usando su colmillo de viejo zorro suponía lo que se vendría después de la elección. El ya tiene lo que esperaba en Oaxaca. Seguramente su estandarte será acusar al gobierno de criminal y represor en su discurso de campaña rumbo al 2018.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off ¿Hasta cuándo Oaxaca?: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off