Exhiben carencias en penal del Altiplano

altiAl momento de la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el Penal Federal del Altiplano tenía un déficit del 75 por ciento de personal en sus torres de vigilancia, reveló Valentín Cárdenas Lerma, ex director del centro penitenciario.

De acuerdo con el funcionario, sólo 5 de las 20 torres contaban con guardias de seguridad y, además, estaban desprovistas de los equipos de vigilancia nocturna para advertir movimientos en el perímetro de la prisión.

“Sólo le doy un dato señor (juez), cada turno de trabajo debe operar cuando menos con 140 elementos para el interior del penal, no para el exterior del penal; señor, cuando tenía un estado de fuerza suficiente, diríamos bastante, me alcanzaba para cubrir cinco torres de seguridad de 20 que tiene el Centro Federal, vea usted, señor, la importancia que ahorita tiene el haber contado con todos los elementos para las 15 torres restantes.

“En el 2005 las torres que había eran cubiertas por personal de las Fuerzas Federales, no necesariamente nosotros, porque la falta de personal ha sido evidente, pero esas torres estaban equipadas con sistema de visión lejana y nocturna, ¿puede usted pensar señor cuán importante ahora resulta que en el 2015 hubiéramos tenido el personal y el equipamiento?”, dijo en su declaración preparatoria del 18 de septiembre, ante el juez federal Víctor Octavio Luna Escobedo.

El ahora procesado manifestó que, por su orientación y salida, el túnel por el que escapó “El Chapo” pudo haber sido fácilmente detectado por los sistemas de visión nocturna de larga distancia, incluso hasta en uno o dos kilómetros.

El problema es que no los había. Ni ese sistema, ni otras tecnologías de seguridad de las que el penal estuvo provisto en el pasado.

Por ejemplo, desde el año 2000 el sistema geofónico o sensores de movimiento y sonido estaban excluidos del catálogo de los dispositivos de seguridad del Altiplano.

El sistema Jammers pasivo, un equipo de bloqueo de señales de celular, no funcionaba correctamente, mientras que tres tipos de sensores no funcionaban desde el 2012. Ellos son el Intellifiber, de escalamiento de malla; Intelliwave, de microondas, y Perimetrax, un sensor volumétrico de cable enterrado.

Adicionalmente, desde hace tres años tampoco estaban en funcionamiento el Dream Box, un detector de movimientos con traza de trayectoria, y el Piramid, unos sensores de presencia en ductos y azoteas.

Privilegios

Varios reos del área de Tratamientos Especiales declararon ante la PGR que Cárdenas concedía privilegios al presunto líder del Cártel de Sinaloa durante su reclusión en la celda 20.

El ex director del penal asegura que, en realidad, el Consejo Técnico negó al capo un permiso de visita para un sobrino, porque no abonaba en nada a su estabilidad emocional, debido a que recibía visitas de suegra, esposa, hijas, madre y hermanos.

También afirma que Guzmán le solicitó formalmente su reubicación para tener contacto con los acusados, pero se lo negaron

Cárdenas afirma que tampoco le autorizó a “El Chapo” el corte de pelo con el peine número dos, que permite un corte un poco más largo; sin embargo, en las imágenes de su fuga claramente se observa que no tenía el cabello corto.

“Voy a retomar a qué se referían los internos con privilegios, fundamentalmente al procedimiento de revisión que a él no se le aplicaba como a toda la población, el cacheo era superficial sin que se le quitara la ropa, pero ya expliqué que no fue decisión mía ni del consejo, fue instrucción superior para que aceptara ponerse el dispositivo localizador, así lo acordó e instruyó cada uno de los dos comisionados.

“Hubo una excepción respecto a las oportunidades (en) que vi a este interno, cuando le pusieron precisamente el dispositivo fue en una sala anexa a la sala 5, del pasillo 5 de COC y esta sala no tiene sistema de audio y video, así fue la instrucción del señor comisionado; eso sí, en aquel entonces José Luis Musi, en otra ocasión, cuando le pusieron el segundo localizador ya no estuve yo, vino la empresa guiada por personal de seguridad para colocarle el dispositivo”, explicó.

De acuerdo con Cárdenas, el famoso brazalete de localización se le volvió a colocar a “El Chapo” durante la gestión de Juan Ignacio Hernández Mora como comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS), porque el anterior dispositivo puesto en la administración de su antecesor Musi no funcionaba.

Hernández Mora, según el ex director, firmó los oficios de autorización para que la gente de la empresa ingresara al Altiplano a ponerle el brazalete al interno.

Systemtech Sistemas Tecnológicos, S.A. de C.V. es la empresa que proveyó el dispositivo de localización para “El Chapo”.

El oficio SEGOB/OADPRS/DGA/DGAIRMS/1027/2015 del 24 de julio de 2015, suscrito por Enrique Angulo Cervera, director general Adjunto de Informática, Recursos Materiales y Servicios, señala un dato desconcertante: el OADPRS, desde sus oficinas centrales, no monitoreaba el brazalete del capo.

reforma.com

off Exhiben carencias en penal del Altiplano – Libertad-Oaxaca off