España y UE: la izquierda marxista ya no es alternativa: Carlos Ramírez

CmfVX3VUMAAB7nhMADRID, España.- En medio del pasmo que generó el resultado electoral conservador en España  y el efecto político por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea a propuesta de los populistas de derecha, el dato mayor radica en el fin histórico de la izquierda socialista real en Europa.

Lo dijo, no sin sorpresa, el joven político (33 años) Íñigo Errejón, uno de los líderes de Podemos: la izquierda en España dejó de ser una alternativa. La izquierda socialista, se entiende; porque la izquierda institucional, el Partido Socialista Obrero Español, ya se había cargado al centro derecha.

La estrategia neoliberal de desarrollo de la Unión Europea dio cuenta casi de manera definitiva de la izquierda socialista. Todas las izquierdas europeas, incluyendo las radicales de Italia, Francia, Grecia y Portugal, se han sometido a los dictados conservadores de la UE.

Lo interesante del movimiento Podemos y su alianza con Izquierda Unida (ex Partido Comunista de España, de Santiago Carrillo, Dolores Ibárruri y otros líderes históricos que dieron la lucha por la república) estuvo en la construcción de una alternativa socialista de clase, basada no sólo en el marxismo sino liderada por el modelo de hegemonía de Gramsci: una élite cultural de profesores de ciencia política al frente de un movimiento plural de clase proletaria.

Con una estrategia operativa desde 2011, Pablo Iglesias, Errejón y Juan Carlos Monedero se dedicaron a captar en Podemos a los grupos sociales marginados por la derecha Popular, olvidados por la izquierda del PSOE y afectados por la crisis económica y social, sobre todo los trabajadores con conciencia de clase que habían formado –y luego olvidados— el PSOE y el PCE.

En el corto periodo de 2011 al 26 de junio de este 2016, la izquierda socialista de Podemos fue creciendo con la participación de los españoles desencantados con la política económica de la UE, el recorte de gasto social, el fin del Estado de bienestar y la neoliberalización del desarrollo. Las encuestas registraron ese crecimiento electoral de Unidos Podemos.

Lo que falta por determinar son las razones de la caída en los hechos: de las encuestas a las elecciones, Unidos Podemos perdió un millón 2000 mil votos y cayó a tercer lugar. Un dato sería el más conocido: las bases sociales afectadas por el neoliberalismo apoyaron a Unidos Podemos pero en las urnas votaron por el centro-derecha. El Brexit y el miedo los regresaron al conservadurismo.

La estrategia de Unidos Podemos –aplicada en Argentina, Venezuela y ahora en México– radica en la construcción de una hegemonía o alianza de grupos y clases para desplazar a los conservadores e institucionales del poder, liderada por jóvenes intelectuales politólogos. La tesis es del líder comunista italiano Antonio Gramsci (1891-1937), aunque potenciada ahora por el intelectual-ideólogo Ernesto Laclau, un posmarxista populista que fue el principal asesor político de Cristina Fernández Kirchner.

El experimento avanzó hasta que los electores prefirieron la realidad del neoliberalismo a la ruptura socialista. La élite política española –sobre todo los medios de comunicación– hicieron una campaña estridente contra el populismo. Aún así, el grupo de Iglesias conservó 71 diputados –el 20% del congreso– y 5 millones de votos, contra los 13 millones de la alianza centro-derecha de PSOE-PP.

Al final, la derrota de Unidos Podemos fue la derrota circunstancial de la izquierda socialista como alternativa en una sociedad conformista con el neoliberalismo.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es el peso de la conformismo, cuando los ideales se han consumido por sí mismos.

 

Sólo para sus ojos:

  • Aunque ya se dijo, ésta sería la conclusión de la semana pasada en España y Europa: la izquierda socialista real, la marxista, la del cambio, fue derrotada por el miedo, el conformismo y la campaña en medios.
  • La gran decepción fue el PSOE: quedó muy atrás de la derecha del Partido Popular, perdió escaños, carece de fuerza para condicionar al gobierno y lo más importante que fue mostró que su modelo de desarrollo es el neoliberal del Partido Popular.
  • Ahora la lucha por el territorio de la izquierda estará entre el PSOE y Unidos Podemos, si acaso Podemos logra consolidar su articulación con Izquierda Unida-Ex PCE. Líderes de IU pidieron el voto por el PP de Rajoy, enojados por ser desplazados del partido.
  • España y la UE entraron en una zona de redefinición ideológica que hay que seguir observando.

 

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off España y UE: la izquierda marxista ya no es alternativa: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off