Encuentra intolerante la ONU a Gobierno

onuEl Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, reprochó ayer la intolerancia del Gobierno de Enrique Peña frente a la crítica internacional.

Al mismo tiempo, respaldó las observaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la grave situación que se vive el País en esta materia.

“Ha sido una sorpresa para nosotros cuando el Relator Especial de la ONU sobre la Tortura, Juan Méndez, al publicar su reciente informe sobre México, fue sujeto de virulentos ataques personales por parte de algunos políticos a pesar de que la prevalencia de la tortura ha quedado bien establecida.

“Desafortunadamente, esta intolerancia ante la crítica pública también se ha manifestado en reacciones a otros informes internacionales más recientes sobre México”, sostuvo el funcionario de origen jordano.

“En lugar de matar al mensajero, concentrémonos en el mensaje. Todos estamos de su lado. Todos queremos ayudar a México”.

En rueda de prensa al término de su visita oficial a territorio nacional, advirtió que ignorar lo que sucede en el País no debería ser una opción para los políticos.

“No quiero simplemente repetir las declaraciones hechas el viernes pasado por la CIDH. Sin embargo, sí respaldo por completo sus hallazgos, que coinciden en gran parte con las opiniones de mi oficina y de varios expertos y órganos internacionales.

“Hay un amplio consenso nacional, regional e internacional sobre la gravedad de la situación actual de los derechos humanos en México”, remarcó el Alto Comisionado.

Las autoridades, subrayó, deben acatar las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el caso Iguala, cuya indagatoria, dijo, descartó la versión original de la PGR sobre lo ocurrido con los estudiantes de Ayotzinapa.

“El caso Iguala es un microcosmos de problemas crónicos que subyacen a la implacable ola de violaciones de derechos humanos que está teniendo lugar a lo largo de México”, apuntó.

En el País, afirmó, 98 por ciento de los crímenes queda sin resolver y la mayoría nunca son propiamente investigados, lo que se traduce en que los mexicanos no gozan de la protección de las leyes y los derechos humanos se mantienen amenazados.

Asegura Gobierno aceptar escrutinio

La visita del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos demuestra la apertura sin restricciones al escrutinio y la cooperación internacional en la materia, aseguró el Gobierno federal.

Ante los señalamientos del funcionario sobre la preocupación por la ola de violencia que afecta el País, las Secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores admitieron en un pronunciamiento conjunto que las autoridades de los tres niveles de Gobierno deben redoblar esfuerzos para proteger debidamente los derechos humanos.

Posteriormente, en conferencia de prensa, el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería, Miguel Ruiz Cabañas, refirió que México ha sido muy claro en reconocer que enfrenta enormes retos en la materia.

“Nosotros como Gobierno federal no sólo no tenemos nada que esconder, sino tenemos mucho que mostrar”, dijo.

Ruiz Cabañas aseguró que la Federación ha sido serio y responsable, y toma los mensajes de su propia población e instituciones, pero también de mensajeros internacionales, y prueba de ello es la apertura al escrutinio internacional.

Incluso, señaló que fue el Gobierno federal el que facilitó y dio todas las garantías para que el Alto Comisionado se reuniera con representantes de organizaciones de la sociedad civil.

A diferencia de los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitaron el País, añadió, el funcionario de Naciones Unidas cuenta con un amplio conocimiento del País, pues fue Embajador en Washington concurrente en México, y se ha trabajado de manera más cercana con él.

“Hemos tenido muchos contactos con él desde que empezó su función. Hace dos o tres semanas hubo una visita de altos funcionarios a Ginebra a su oficina y se tuvo un amplio intercambio de puntos de vista, de modo que hubo preparaciones muy claras y muy abiertas al intercambio. 

“Esto es una diferencia importante que no hubo con los comisionados (de la CIDH), algunos era la primera vez que visitaban el País.

“El texto del Alto Comisionado no estaba, como nos pareció el otro (el de la CIDH), pre elaborado”, indicó.

Dijo que el Gobierno federal esperará las recomendaciones que en su momento reciba del Alto Comisionado, en las que habrá coincidencias, pero también divergencias.

“Somos una nación democrática de 120 millones de habitantes que tiene sus propias estructuras, sus propios órganos y no podemos simplemente aceptar todo lo que nos venga de fuera”, manifestó.

Resaltó que México quiere continuar la cooperación con la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

reforma.com

off Encuentra intolerante la ONU a Gobierno – Libertad-Oaxaca off