Elecciones 2016: mitos (2) Alternancia, no nuevo sistema: Carlos Ramírez

carlosLa alternancia que se dio en las gubernaturas de siete estados de la república puede ser una ilusión óptica o sólo las ganas de creer. De 2000 al 2012 el PAN tuvo la Presidencia de la República para gobernar igualito que el PRI, con el PRI y, como se vio en el 2012, para el PRI.

Las agendas del PAN, del PRD y de Morena están más cerca del sólo arribo al poder que de la construcción de un nuevo sistema político, régimen de gobierno y Estado nacional. En Durango, Veracruz y Quintana Roo la alianza PAN-PRD fue con expriístas.

Las propuestas de campaña de los siete candidatos panistas que ganaron posiciones regionales tres fueron contra el gobernador saliente –Veracruz, Quintana Roo, Chihuahua–, una –Puebla– montada sobre la precandidatura presidencial del gobernador saliente y tres –Tamaulipas, Aguascalientes y Durango– con agendas demasiado locales.

En ese sentido, la modificación en la redistribución del poder regional no se dio con una agenda de reconstrucción del sistema/régimen/Estado sino que se agotará en la mera alternancia de partidos. Desde 1989 en que la oposición comenzó a ganar gobiernos estatales, en ningún caso ha habido una reorganización del viejo régimen. Por eso el PRI pudo regresar sin problemas a la presidencia, recuperar Sinaloa y Oaxaca, y mantener Zacatecas, Hidalgo y Tlaxcala.

Así, el concepto de alternancia en siete estados de la república opositores es engañoso. Es la hora en que ninguna oposición ha definido un proyecto de reconstrucción del dominio priísta más allá de los votos en temas que representarían una verdadera alternancia: la ideología nacional basada en la historia oficial acartonada, la estructura de poder presidente de la república-Estado-PRI y la política económica clientelar.

En la permanencia del proyecto nacional priísta se localiza la inviabilidad real de la alternancia. Lo que se ve en procesos electorales competitivos y cambios de partido en niveles de poder es sólo relevo en la administración del mismo proyecto político. Y mientras el PAN, el PRD y Morena sigan funcionando como priístas, el PRI seguirá tranquilo y confiado en la lógica de la alternancia: la oposición en el poder agota sus posibilidades en la estructura priísta y el PRI inevitablemente recuperará lo perdido.

La fragilidad de las alianzas se localiza en el modelo Sinaloa: en el 2010 el priísta Mario López Valdez abandonó el PRI y fue candidato de la alianza PAN-PRD, gobernó seis años como priísta y en su sucesión facilitó la victoria del PRI atando a los priístas para que no se pasaran al PAN-PRD. En Oaxaca el gobernador aliancista PAN-PRD, Gabino Cué Monteagudo, apoyó la candidatura del priísta Alejandro Juanito Murat para permitir la reelección de José Murat Casab.

De los 12 mandatarios que ganaron por el PAN o en alianza con el PRD ninguno representa hasta ahora un cambio de enfoque en el proyecto político de desarrollo priísta. Y en el PRD es lo mismo: los cuatro gobernadores perredistas son inclusive hasta más priístas porque fueron forjados en el modelo político e ideológico del Estado clientelar.

De ahí que la victoria del PAN sea superficial en términos de capacidad de gobernar y en nada va a cambiar las expectativas de la república porque el modelo político e ideológico del PRI funciona con el PRI o con la oposición. Y como se vio en el apoyo del PAN y PRD a las reformas estructurales de este sexenio, la oposición puede inclusive ser más priísta que el PRI.

-0-

Política para dummies: La política es el juego de las certezas dudosas.

Sólo para sus ojos:

  • Cuenta el periodista veracruzano Luis Vázquez que el gobernador Javier Duarte no tuvo salida. Y que en una reunión en la Secretaría de Gobernación, su titular Miguel Ángel Osorio Chong le dijo: “si gana el PAN-PRD, te meterá a la cárcel; si gana Morena, te meterán a la cárcel y si gana el PRI yo te meto a la cárcel”.
  • Anótelo en las primeras quinielas: Manlio Fabio Beltrones sale del PRI en el corto plazo y llegaría Aurelio Nuño. Sería la primer apuesta en los pasillos del poder.
  • La declaración de un presidenciable del PRI que causó hilaridad: “los resultados electorales no son un revés al PRI”, afirmó José Antonio Meade, secretario de Desarrollo social.
  • Primeros mensajes del PRD a Miguel Ángel Mancera para que se la juegue abiertamente con el partido o no juegue con la ambigüedad: la derrota perredista en la Ciudad de México fue culpa de los programas del gobierno de Mancera.

http://indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

off Elecciones 2016: mitos (2) Alternancia, no nuevo sistema: Carlos Ramírez – Libertad-Oaxaca off