El rezago educativo en Oaxaca: Luis Octavio Murat

La educación escolar en Oaxaca continúa siendo tema con estadísticas que arrojan datos preocupantes, deficientes y delicados. Veamos algunos números de hace 15 años para contrastarlos con los del presente y así darnos cuenta de si ha habido avances o retrocesos en el sistema educativo del Estado.

En el año 2013, Isabel Crowley, entonces representante en México del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), recomendó al gobierno de Oaxaca situar el tema de la infancia en un lugar prioritario de la agenda pública con objeto de articular esfuerzos en beneficio de los educandos en situación de mayor desventaja.

En esos tiempos el gobernador del Estado era Gabino Cué, y su esposa, Mané Sanchez Cámara, la presidenta honoraria del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la familia (DIF).

A las recomendaciones de la representante de Unicef, Isabel Crowley, el entonces gobernante respondió que “con los datos obtenidos de los obstáculos que limitan el goce y el ejercicio pleno de los derechos de la niñez en la entidad, a través de una serie de indicadores estadísticos […] ahora será posible monitorear y evaluar los resultados de la políticas y programas gubernamentales para hacer efectivo el cumplimiento de los derechos de la niñez, con datos actualizados, desagregados y confiables […]”.

Hay que recordar que en aquel entonces, Oaxaca ocupaba el segundo lugar a nivel nacional como el estado con mayor proporción de rezago educativo y un promedio de escolaridad inferior (6.9 años) a la media nacional (8.6 años) en lo que respecta a la instrucción primaria. Sin embargo, la brecha se ensanchaba a nivel de secundaria y educación media superior en las zonas rurales del Estado, en las cuales la inasistencia de adolescentes de edades entre 15 y 17 años se elevaba a 41.9% en comparación con las áreas urbanas.

“El diagnostico, nos permitirá, adoptar medidas y acciones concretas para fortalecer el marco legal, adecuar las estructuras institucionales y consolidar una cultura de respeto de los derechos humanos de la infancia en todo Oaxaca”, afirmó el gobernador de una administración en la que se cometió el mayor saqueo de las arcas del estado en toda su historia.

Pero, sigamos con las estadísticas, digamos los años 2016-2017, y encontramos que la situación educativa en Oaxaca es semejante al rezago de hace 15 años pues según datos del INEGI, en el año 2014, ocho de cada diez educandos reprobaron exámenes internacionales de evaluación y el 53.7% de los oaxaqueños de 15 años, según cifras de Mexicanos Primero, tuvieron un nivel escolar menor a la secundaria completa.

Otro dato del INEGI fue el publicado por Luis Ignacio Velásquez en Mayo, 2017 en el Noticias, en el que da cuenta que en Oaxaca 1 millón 387mil 487 mil personas de 15 años o más se encontraban en rezago educativo (osea el 51.8 % del total de los habitantes de esa edad), y que se elevó a dos millones 879 mil 565 de los hogares. Otro dato, a mayor edad mayor retraso educativo.

Por ejemplo, al inicio del presente siglo XXI, en el grupo de 60 años y más, 85.6 % de los hombres y 88.9 % de las mujeres no tenían la secundaria terminada; en cambio en el grupo de 15 a 29 años, solo cuatro de los diez hombres (39.1%) y las mujeres (39.4%) se encontraban en la misma situación.

Obviamente, las personas que padecen el bárbaro rezago educativo, que viven en comunidades pequeñas y apartadas, muestran mayores porcentajes, por ejemplo en pueblos con menos de tres mil habitantes, 79% de su población de 15 años y más no habían terminado la secundaria en tanto que los habitantes de zonas urbanas presentaron menores porcentajes de rezago educativo; y en las ciudades con mas de un millón de habitantes, las personas sin educación básica completa presentaron el 41% de la población de 15 años y más.

En efecto, durante el cierre del gobierno de Gabino Cué ocurrieron algunos cambios en el sistema educativo debido la situación política que se presentó y a la presión de la CNTE contra el gobierno. Chantaje al exigir más prebendas ya imposibles de conceder.

Fue entonces cuando el Gobierno Federal, a través de la Secretaria de Educación Pública y la Secretaria de Gobernación, se decidió a poner en marcha la llamada Reforma Educativa que, en el fondo, ha sido una reforma laboral ya en marcha.

Es cierto, se lograron algunos avances como el haber rescatado la rectoría del sistema educativo; poner en marcha la evaluación de los profesores; haber terminado con las plazas heredadas por la CNTE a familiares, y haber cancelado plazas de trabajo que fueron becas para disfrute de los incondicionales del sindicalismo charro.

En esta historia, todavía hay suficientes datos estadísticos para darnos cuenta, que el sistema educativo en Oaxaca avanza tan rápido como las tortugas hacia el mar de la ignorancia.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
El rezago educativo en Oaxaca: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off