El nieto del general: Isidoro Yescas

Bajo el sello editorial de Grijalbo, en junio de este año se publicó el libro Los Gobernadores ( caciques del pasado y del presente) coordinado por el historiador inglés Andrew Paxman, en donde doce autores, en su mayoría mexicanos, nos ofrecen un número igual de biografías muy bien documentadas sobre cómo forjaron su poder, y en muchos casos lo perpetuaron, gobernadores del siglo XX y XXI, doce en total.

Uno de esas historias que forman parte del libro es el ensayo “Rafael Moreno Valle Rosas, PAN; 2011-2017”, escrito por Ernesto Aroche Aguilar, reportero de Animal Político y fundador del portal poblano Lado B.

La vida personal y trayectoria política del fallecido exgobernador y senador poblano es muy parecida a  otras historias de personajes  del viejo sistema político mexicano  que heredaron relaciones y poder político  de sus ancestros para de ahí construír férreos y no menos violentos cacicazgos personales y familiares.

Y ese es uno de los primeros retratos que nos presenta Aroche: Rafael Moreno Valle Rosas se inició en la política gracias a las recomendaciones de su abuelo del mismo nombre, general revolucionario y exgobernador de su entidad (1969-1972) y tristemente célebre por dos hechos de sangre que marcaron a su gobierno: la sangrienta represión a pobladores de Huehuetlán El Chico y de Monte de Chila.

Recomendado con el presidente del Comité Ejecutivo del PRI en Puebla, Melquíades Morales Flores ( 1992) el nieto inició su carrera como secretario auxiliar de quien años después, en 1999, saltó de la senaduría a la gubernatura de su entidad. Y fue en el  sexenio de Morales Flores  que Moreno Valle ocuparía su primer cargo importante como Secretario de Finanzas .

Luego de desempeñarse   como diputado local y federal, pretendió  obtener el respaldo de su partido y del gobernador Mario Marín   para ser senador pero al no lograrlo migraría al PAN en donde, no sin serios conflictos internos,  obtendría la postulación que el PRI le había negado .

Lo que bien podría considerarse la segunda parte del ensayo es todavía  mas revelador sobre los métodos preferidos de Rafael Moreno Valle Rosas para lograr sus objetivos y que se resumen en la cooptación, las amenazas y” la convicción.”

Comprando voluntades consiguió, ya como senador,  construir una alianza electoral entre el PAN y el PRD ( Jesús Ortega y Miguel Barbosa como operadores de la fusión) para derrotar al PRI y hacerse de la gubernatura en la misma fecha  ( 4 de julio 2010) que en Oaxaca también    Gabino Cué Monteagudo protagonizaba la primera alternancia en el poder ejecutivo.

Pero, como refiere uno de los entrevistados del autor del ensayo, para Moreno Valle “la alternancia se convirtió en punto de llegada y no en punto de partida”.

Y la lista de agravios hacia quienes lo encumbraron, empezando por los mismos panistas y perredistas, y sobre todo hacia la sociedad se hizo larga e infinita: obras faraónicas y de costos multimillonarios  en el centro histórico y otros puntos de la ciudad  de Puebla que violaron todo tipo de disposiciones legales; endeudamiento público del orden de los 75 mil millones de pesos; sometimiento del congreso local quien, entre otras infamias, le aprobó la llamada “Ley Bala” para reprimir todo tipo de descontento social; coacción  a la prensa disidente y control absoluto de los medios locales; sobornos a líderes de partidos de “oposición”; incremento del 154 por ciento en robo violento, 40 por ciento en robo en carretera y 27 por ciento de homicidios dolosos; feminicidios ( 250 en el sexenio) y demasiadas omisiones e inacción frente al crimen organizado y los huachicoleros.

Como queda claro desde el mismo título de su ensayo, Ernesto Aroche ya no se ocupa de  los pormenores de cómo y sobre qué rieles corrió la construcción del propio regreso de Rafael Moreno Valle a la senaduría y, sobre todo, la candidatura y campaña de su esposa, Martha Erika Alonso,  para garantizar la continuidad y afianzamiento de su cacicazgo por la vía de conservar como patrimonio familiar la gubernatura del estado de Puebla.

Pero esa es otra historia que merece ser conocida en todas sus dimensiones, al igual que sobre las causas que provocaron el  lamentable y trágico accidente del matrimonio, de los pilotos y de un acompañante más.

Diciembre 29 del 2018.

off
A %d blogueros les gusta esto:
El nieto del general: Isidoro Yescas – Libertad-Oaxaca off