El mundo, pendiente de la salud de García Márquez

16-gaboLa noticia sobre el delicado estado de salud de Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, publicada el pasado 14 de abril en EL UNIVERSAL, fue retomada por diversos medios de comunicación internacionales, principalmente colombianos, pero sólo El País, uno de los diarios más influyentes de España, confirmó con sus propias fuentes, que “Gabo” enfrenta una nueva lucha contra el cáncer.

La noche del martes, la familia decidió informar sobre la salud del autor de “Cien años de soledad” y envió un comunicado difundido por el diario El Tiempo de Colombia.

“Su condición es estable aunque se encuentra muy frágil y existen riesgos de complicaciones de acuerdo a su edad (87 años)”, se lee el comunicado a nombre de Mercedes Barcha, Gonzalo y Rodrigo García, esposa e hijos del novelista. El documento se regó como pólvora por la prensa internacional en distintos idiomas.

Asimismo, indicaron que “Gabo” convalecerá en su casa, agradecieron las muestras de cariño y solidaridad y pidieron respeto a su intimidad.

Antes de que la familia reconociera la gravedad de la salud del autor, Mónica Alonso, una de las personas más cercanas a los García Barcha, declaró vía telefónica a la agencia alemana DPA que “nunca nadie nos ha hablado de cáncer ni a la familia ni a nosotros”.

El martes, consultado por una agencia europea, Gonzalo García, dijo que no tenía más información que proporcionar.

La Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismos Iberoamericano, dirigida por Jaime Abello, no ha emitido ninguna información en su página oficial de Internet ni en sus cuentas de redes sociales.

Retirado de la actividad pública, Gabo enfrenta un pronóstico médico que no le es favorable. A principios de la década pasada libró una batalla contra el cáncer linfático que logró vencer. Ahora, este padecimiento afecta otros órganos vitales. Ante el diagnóstico, por acuerdo familiar y médico, el escritor colombiano radicado en México desde hace más de 50 años, está fuera de un tratamiento oncológico.

El Nobel de Literatura fue dado de alta el 8 de abril del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, el hospital donde permaneció internado nueve días y del que es paciente desde 2010, y ahora será atendido por médicos de esa institución sólo para mejorar sus condiciones generales, a través de cuidados paliativos.

Pesar en Colombia

“¡Qué pesar!”, expresaron Alonso y María cuando a las seis de la mañana, a través de la estación colombiana Blu Radio, se enteraron de la noticia difundida en México sobre la enfermedad de Gabriel García Márquez.

En un país que sigue despertándose con la radio, esta noticia fue una de las primeras en escucharse en emisoras bogotanas como RCN, La FM y Blu Radio, y continúa siendo uno de los temas de mayor interés.

Aída García Márquez, una de las hermanas del autor de “El coronel no tiene quien le escriba”, manifestó que está preparada para aceptar la voluntad de Dios, al referirse a la salud del escritor. “Uno quisiera que la gente fuera eterna, que no muriera, pero tenemos que ajustarnos a la voluntad de Dios, como ustedes saben la cosa no es sencilla, la vida tiene su principio y fin, es una realidad y hay que aceptarlo”, dijo a Caracol Radio desde Barranquilla, Colombia.

Por su parte, Ligia, otra de las hermanas del Nobel, manifestó que aunque no se comunican seguido con el escritor, se enteran de su estado de salud por Jaime, otro de sus hermanos, residente en Cartagena.

“Nosotros estamos orando fuertemente y sentimos mucha satisfacción de que todo el mundo quiera a mi hermano y lo reconozcan como un hombre bueno, humilde y amoroso con todo el mundo”, afirmó a la emisora La F.m.

Los sitios de Internet de medios impresos como El Tiempo y la revista Semana han continuado publicando la información sobre la salud del más importante escritor colombiano.

Asimismo, en los portales de diversos medios de comunicación en el mundo, los lectores han enviado mensajes de solidaridad y cariño al novelista, como el de Alejandro Salazar, quien escribió: “Sólo quiero decirle, maestro, que lo quiero”.

En un foro, abierto por el periódico El Tiempo, “dvargas” comentó: “Es una lástima que se vaya, pero pues ya casi tiene 90 años e iba a pasar más temprano que tarde. Afortunadamente nos queda su obra literaria que es inmortal. En particular Cien años de soledad, que es una de las mejores obras literarias del siglo XX y de la historia”. Y concluyó: “Gracias al inmortal Gabo por dejarnos ese tesoro”.

Agencias

off
A %d blogueros les gusta esto:
El mundo, pendiente de la salud de García Márquez – Libertad-Oaxaca off