El incienso huele bien, pero…: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratEn momentos en que las noticias son escasas, los que arrastramos las teclas, buscamos algo de temas que puedan interesarle a los lectores, no obstante, por ahora son muy pocos los temas que destacan. Es por eso que encontramos en los diarios y noticieros de radio y televisión, notas que intentan captar la atención de quienes se atreven a leer algunas reflexiones.

Por ejemplo, Andrés Manuel López Obrador fue objeto de tema para algunos analistas, toda vez que al Supremo se le ocurrió ir al Vaticano y hacerle una visita al Papa Francisco, previa solicitud, y entregarle una medalla y una carta en propia mano. ¿Que no el Papa viene el próximo año?

Otra nota fue un nuevo video del Chapo que, por cierto, ya aburren, pues la gente no quiere videos sino resultados; aunque, hemos de reconocer que cierta parte de la población goza con la burla de que es presa la autoridad por parte del súper capo, ya que es la forma de desquitarse de quienes utilizan la ley para ejercer la corrupción gozando de impunidad. Parece que ya casi lo atrapan de nuevo, pero hasta entonces, seguirá aumentando el mito del súper capo.

Otra nota, para continuar con el tema de las “Casas Blancas”, fue la mansión que se descubrió en Oaxaca propiedad del gobernador y cuyo costo alcanza la cifra de 7 millones de dólares. El funcionario aceptó ser el dueño y pues…háganle como quieran. Y no dudo seguirán apareciendo inmuebles, sin consecuencias jurídicas, solo memes.

Otras más fueron la de los derechos humanos, y a nivel internacional, el bombardeo ruso a territorios bajo la férula y el terror del Estado Islámico en Siria. Ataques que se decidieron para poner un alto a la barbarie del terror, y aunque los Estados Unidos hacen lo suyo, las acciones son dispares sin llegar, hasta ahora, a un acuerdo conjunto de ataque.

Aquí, en Oaxaca, fue bien recibido el hecho de que aun habiendo un 35% de asistencia magisterial en las escuelas del estado, se hizo evidente que la mafia de la 22 de la CNTE está dando patadas de ahogado debido a que su antigua fuerza sindical se ha desvanecido. Casi todo ha quedado atrás.

Lo anterior fue tema para que el arribismo se empezara a desbordar. Los oportunistas de siempre empezaron a quemar incienso en torno a la postura pública del titular de la Secretaria de Educación Pública, Aurelio Nuño Meyer, respecto a lo que iba a hacer en el caso de los profesores faltistas. El joven funcionario afirmó solamente que: “La ley se aplicaría y que solo habría dialogo con los profesores disidentes para, únicamente, tratar la aplicación de la Reforma Educativa”. Solo eso dijo, y lo repitió en varias entrevistas a diferentes medios de comunicación; no había que decir nada más. Lo dicho se está cumpliendo, eso creemos y lo comprobaremos. Aplicación de la Ley y punto.

Ahora, lo afirmado por Nuño bastó para que los excesos periodísticos empezaran a causar daño en alguien que como Nuño empieza cumpliendo con su trabajo después de haberse realizado toda una labor de estrategia y negociaciones intensas en las que estuvieron implicados Gobernadores, Secretarios de Estado, Presidente de la República, Ejército, Policía Federal, Marina, una autentica labor de gobierno, no solo de uno solo como algunos intentan hacerlo creer. Hay que bajarle de intensidad al halago para no causar daño a un joven funcionario que empieza a cumplir, y no confundir a la población con un mesías educativo que algunos suponen. Eso es perjudicar a alguien que empieza bien, y situarlo en el lugar adecuado es lo conducente, si es que se quiere ayudar a la causa educativa.

Es pues, momento de recordar a alguien que firmaba sus ensayos políticos bajo la firma del Lic. Blas Urrea, y sus colaboraciones literarias con el seudónimo de Lucas Ribera. Me refiero al diplomático, abogado, político y escritor mexicano nacido el 17 de julio del año 1876 en Zacatlán. Puebla, Luis Cabrera Lobato. Don Luis, con esa fina pluma que lo caracterizaba escribía: “El incienso huele bien, pero acaba por tiznar al ídolo”. No es albur, pero lo recomendable es no tiznar a Aurelio Nuño Mayer, que inicia su gestión como Secretario de Educación Pública, con alabanzas inútiles que en nada ayudan a una gestión que exige intensa entrega, prudencia y sabiduría, a fin de llevar a cabo los planes y programas de la Reforma Educativa.

Si lo anterior se logra en un por ciento aceptable, en cada una de las escuelas del país, habremos de reconocer la labor de las autoridades educativas como positiva al haber cumplido con el compromiso de gobierno de implantar la Reforma Educativa. Mientras tanto, observemos y ayudemos no quemando demasiado incienso, como bien afirmaba el escritor poblano, Luis Cabrera, y quien fue, por cierto, director de la antigua Escuela Nacional de Jurisprudencia de la Universidad Nacional de México (hoy la Facultad de Derecho de la UNAM). Podemos afirmar que sobre Educación Pública sabia bastante.

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off El incienso huele bien, pero…: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off