El Estado de Derecho no es represión: Luis Octavio Murat

“No abrigando la menor duda sobre lo que cree la verdad o el error y poseyendo, además, clara conciencia de su poderío, la multitud es tan autoritaria como intolerable…Respeta la fuerza y no ve en la bondad sino una especie de debilidad, que le impresiona muy poco. Lo que la multitud exige de sus héroes es la fuerza e incluso la violencia. Quiere ser dominada, subyugada y temer a su amo…” Psicología de las Masas. Sigmund Freud.

Las noticias que, de lunes a viernes, da a conocer el Presidente de la República han aumentado la capacidad de asombro de las grandes masas; a diario, el mandatario abre la llave para que el torrente de agua sucia fluya de los drenajes de las instituciones del gobierno federal: PEMEX, CFE, SSA BIENESTAR (SEDESOL), IMSS, ISSSTE, y otras más que ya hacen fila a ser denunciadas desde el Salón de Tesorería de Palacio Nacional.

Denunciarlas, se entiende, es parte del desmantelamiento del antiguo régimen que el Presidente lleva a cabo para instalar su propio poder, por él llamado la 4a Transformación.

En efecto, la mañanera del Presidente, entre más inflamada y escandalosa sea, marca la agenda en los medios, al igual que lo hace, Donald Trump, a través de tweets mañaneros.

Marcar los ritmos de la noticia es, desde luego, la estrategia que ha permitido al Presidente tener alto porcentaje de aprobación de las masas.

No obstante, las notas diarias, aunque causen asombro, no son suficientes como para sentir la plena seguridad de que el país retomó el rumbo. También las decisiones derivadas de las denuncias que el Presidente hace, causan asombro e incredulidad por no ser las conducentes; tal es el caso de haber enviado la pelota a la cancha de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), pelota que fue devuelta de inmediato a Palacio Nacional, a efecto de que el Presidente aplique el Estado de Derecho, como le corresponde al Jefe del Ejecutivo.

La CNDH, recordemos, fue instalada con objeto de proteger los derechos de las personas contra el abuso de poder de las autoridades, y no con objeto de proteger o autorizar a las mismas a cumplir con sus responsabilidades, es decir, la CNDH no faculta a la autoridad para aplicar el Estado de Derecho.

La aplicación del Estado de Derecho, para que prevalezca el respeto y cumplimiento de las leyes, corresponden a la autoridad que va desde el Presidente de la República hasta el modesto policía que se desgañita aligerando el tránsito vehicular.

De manera, que el intentar delegar las funciones de autoridad a terceras instancias es equivocado, e incluso, da la impresión de una actitud habilidosa por parte del Gobierno Federal para evitar ser calificado de represor y afectar su popularidad.

La CNDH fue contundente en su respuesta a través de un comunicado: “… el ejercicio de atribuciones legales del estado no puede depender o estar condicionado a un pronunciamiento o resolución por parte de un organismo de protección y defensa de los derechos humanos”.

“La omisión de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones pueden constituir, por si misma, una conducta que vulnere derechos fundamentales, máxime cuando se esté en presencia de actos ilegales que atenten contra la integridad física o el patrimonio de las personas”.

Es el caso del bloqueo y tregua de las vías de ferrocarril en Michoacán, continuará si las partes en conflicto insisten en la simulación. Por lo pronto, las miles de toneladas de insumos se empiezan a mover después de estar 28 días almacenados en barcos y bodegas del Puerto, Lázaro Cardenas; causando que las empresas perdieran cientos de millones de pesos y el país recibiera sensible deterioro en la imagen comercial y gubernamental.

El uso de la fuerza pública debe entenderse como el acto de proteger y garantizar los derechos y seguridad de las personas, responsabilidad a la que no deben renunciar las autoridades como en el caso del bloqueo y tregua de las vías de ferrocarril, claro ataque a las vías de comunicación.

En consecuencia, lo deseable sería que la nota diaria del Presidente fuera seguida por decisiones que permitan la reconciliación y no la división que causa más perjuicios que beneficios.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
El Estado de Derecho no es represión: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off