El círculo de la impunidad: Jesús Romero

jesus-romero “Cierra tus ojos para que nadie te vea”, es una frase absurda que conocí hace algún tiempo a través de una historia chusca que va así: una persona que se encontraba atrapada en el tráfico de la ciudad, se vio en la urgencia de ir al baño y al no tener uno cercano, decidió defecar en la acera más próxima, cerró los ojos, venció la vergüenza y asumió que nadie lo veía.

Pues igualito, suponiendo que no los vemos, los diputados, el gobernador electo y el gobernador en funciones, obran un pacto político para promover reformas ilegales y antidemocráticas en el Congreso de Oaxaca, que los lleven a satisfacer como al personaje historia sus necesidades urgentes, en este caso: su bono de marcha, su andamiaje autoritario, y la protección e impunidad respectivamente.

En el pacto que señalo, los legisladores locales, cerrando los ojos para que no los veamos, han aprobado en las últimas semanas una serie de reformas a las leyes que no benefician en nada el desarrollo político democrático del estado y por el contrario, reconstituyen el autoritarismo, nos alejan  de la transparencia, la  rendición de cuentas, lo que se traduce en mayor impunidad y corrupción.

Por citar algunos ejemplos, en la Ley de Fiscalización Superior del Estado de Oaxaca, limitaron a la Auditoria Superior de Estado (ASE) para presentar querellas contra funcionarios de elección popular que hayan cometido delitos y actos de corrupción. Pues bien, ahora la querella sólo podrá ser presentada si la Junta de Coordinación Política del Congreso lo aprueba. Esto somete y limita su autonomía para velar por el buen uso de los recursos públicos y proceder legalmente contra quien cometa actos de corrupción, ahora la ley estará sujeta a criterios de orden coyuntural, político y partidista.

Otra modificación grave se refiere al periodo de prescripción de las facultades de la ASE para fincar responsabilidades y sanciones a servidores públicos presumiblemente corruptos, la reforma limitó a 3 años esta facultad, cuando que la ley federal en la materia establece 7 años como límite y todos los estados de la república en sus leyes respectivas establecen 5 años. Con esta modificación se protege a funcionarios y exfuncionarios del sexenio actual acusados de corrupción, quienes ahora sólo tendrán que evadir la ley un corto tiempo para ponerse su capa de impunidad y caminar sin molestia alguna.

Lo que queda claro, es que todas estas acciones son parte del cierre del círculo de impunidad transversal del sexenio para dar paso a otro similar o peor puesto que las acciones del grupo político del Gobernador entrante apuntan a la regresión. Y aún hay más, existe información que en próximos días el gobierno en turno solicitara un mayor endeudamiento público que afectaría gravemente las finanzas del empobrecido e hipotecado pueblo de Oaxaca.

Por ello, quienes visualizamos un horizonte democrático para Oaxaca debemos actuar con responsabilidad. Estamos obligados a articularnos, a ser persistentes y desde distintas plataformas que nos unifiquen en la diversidad, defender las libertades sociales y políticas que tanto han costado conseguir, luchando por la justicia y la paz, pero, sobre todo, por una vida digna y con certidumbre para la mayoría de las familias oaxaqueñas que hoy carecen de lo elemental.

Hagámoslo, ¡Porque Oaxaca es Primero!

Jesús Romero López.

Diputado electo.

off El círculo de la impunidad: Jesús Romero – Libertad-Oaxaca off