Ecocidio en Cancún: Luis Octavio Murat

luis-octavio-muratRhizophora mangle es el nombre científico de lo que conocemos como manglar, el cual es un conjunto de vegetales producidos por la familia Rhizophoraceae que llegan a tener arboles muy altos y que alcanzan alturas de 4 a 10 metros. Son tolerantes a la sal y además, bloquea la entrada de ella sirviendo como filtros entre la planta y el medio, lo que le permite al mangle obtener agua dulce osmóticamente del agua salada, proceso biológico conocido como ultrafiltración no metabólica en combinación con un transporte de iones.

Este proceso, investigado por el Banco de Occidente de Colombia, es afectado sensiblemente por la luz, la temperatura y la edad de la planta. Para respirar, el mangle negro, por ejemplo, está dotado de grandes raíces superficiales, nos dice la investigación del Banco Colombiano, que funcionan como anclaje a pocos centímetros del suelo, de estas raíces surgen unos tubos esponjosos (neumatóforos) que acumulan oxígeno durante las mareas bajas y de esa forma hacen una reserva de aire durante el periodo de mareas altas.

El manglar, tiene muchas características que los hacen indispensables y muy importantes para el medio ambiente terrestre al actuar como barreras protectoras naturales contra los fuertes vientos, o las olas altas producidas por lo huracanes, maremotos o tsunamis, además de ser los hábitats naturales para  faunas de numerosas especies animales.

“Global Mangrove database and information” Sistema con sede en Okinawa, Japón, nos cuenta que los manglares contienen una importancia biológica capital por ser el hábitat de especies migratorias, de peces pelágicos y litorales, moluscos, crustáceos, equidodermos, anélidos, “cuyo hábitat en estadios adultos son las praderas de fanerógamas, las marismas y lagunas costeras, los arrecifes coralinos, incluso de aguas dulces en el interior de los continentes (aproximadamente el 70% de los organismos capturados en el mar, realizan parte de su ciclo en vida en una zona de manglar o laguna costera).

Los manglares tienen económicamente una gran importancia debido a que protegen los litorales contra la erosión costera producida por el oleaje y los mares y constituyen un paliativo contra los cambios climáticos bruscos por ser fijadores de CO2, y desmovilizador de enormes cantidades de sedimentos ricos en materia orgánica y mediante su mecanismo protector atrapan contaminantes tóxicos persistentes y metales pesados.

Son varios más los beneficios que proporcionan los manglares al planeta y a sus habitantes como son los que reciben las sociedades campesinas y que significan una importante fuente de recursos, sobre todo, en las zonas tropicales. Es importante señalar que los manglares ofrecen a estas comunidades pesca en abundancia, producciones artesanales, carbón de leña, madera para construcción, zoo cría de muchas especies (Hidrochaeris, caimán, crocodrilus, etc.), extracción de sal, extracción de taninos, cacería y recreación y turismo (Rosa romero, Carlos M. 1977 la eliminación y destrucción de los manglares y sus consecuencias en las sociedades puertorriqueñas. pp. 1-30).

Los manglares, evidentemente, constituyen hábitats que brindan grandes beneficios y por lo tanto deben ser cuidados, protegidos y respetados, a fin de no ser explotados sin menoscabo como ha sucedido durante cientos de años y que, a pesar del avance de las ciencias, aun en el presente consumista, el crecimiento poblacional, la expansión urbana, el surgimiento de nuevas tecnologías, los desarrollos turísticos sin respeto al medio ambiente, los manglares siguen siendo destruidos tal y como sucede en estos momentos con el Manglar Tajamar en Cancún, el cual fue agredido y casi destruido en aras de un desarrollo turístico permitido por las instituciones mexicanas desde el sexenio del presidente Fox, continuó con el del presidente Calderón y sigue con el del presidente Peña Nieto.

Argumentan, los responsables de este ecocidio, que no lo es y que todo está bien y en regla. A estos funcionarios habrá que recordarles qué es un ecocidio: “Constituye la destrucción extensa o la perdida de ecosistemas de un territorio concreto, normalmente deliberada y masiva, bien por medios humanos u otras causas. Como consecuencia, la existencia de los habitantes de ese territorio se ve severamente amenazada”. (British Ecology Society 2013)

Twitter: @luis_murat

Facebook: https://www.facebook.com/luisoctaviomurat

Blog: https://luisoctaviomurat.wordpress.com

off Ecocidio en Cancún: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off