Dictadura o democracia: Luis Octavio Murat

“America no se salvará ni cumplirá las obligaciones que tiene hacia los demás grupos de naciones si, en esta hora crítica, cierra los oídos a su propia conciencia y declina poner a prueba su genio y su espíritu negándose a buscar una solución al problema de la convivencia del hombre con el hombre, que en el terreno interno es el de la democracia, y en la vida de la reclino de los pueblos es el de la paz”. Luis Padilla Nervo. Caracas. 8 de marzo de 1954

Cruciales los momentos por los que atraviesa Venezuela, momentos  en que las armas tocan la puerta para enfrentar a hermanos contra hermanos. Momentos en que los países americanos, europeos y asiáticos, se definen para brindar sus apoyos a la democracia o a la dictadura.

Por un lado, Nicolás Maduro, presidente usurpador, impuesto por las armas del ejército; que trampeó a las instituciones electorales para declararlo vencedor en las elecciones y continuar en el poder  apoyado por militares y estrategas cubanos.

Dictador, que arrastró a Venezuela hacia la ruina económica y política en la que el pueblo carece de todo, alimentos; artículos de higiene; medicinas; electricidad; gas y gasolinas debido a que los cortes de energía son constantes.

Desastre de un Estado fallido, que ha obligado a salir del país a millones de personas entre los años 2006 y 2017 en porcentaje de 895%, equivalente a las poblaciones de Cartagena (Colombia), de Arequipa (Peru), de Gran Concepción (Chile), de Rosario (Argentina) o la cuarta parte de Caracas.

Según los informes de Tendencias Migratorias de Naciones Unidas, entre 2015 y 2017 la migración venezolana fue de 925 mil personas, que sumadas globalmente, en los últimos 13 años salieron de Venezuela un millón 622 mil personas, de las cuales, un millón 552 mil 407 personas se distribuyeron en 15 países: 885 mil 891 venezolanos en naciones sudamericanas y el resto en 3 países europeos.

Los éxodos de los pueblos surgen cuando la realidad nacional es insoportable para vivirla, para crecer, para superarse, para tener destino. El éxodo sucede debido a las dictaduras, a las guerras, a las enfermedades o al fracaso económico de gobiernos irresponsables.

Otra opción de los pueblos es luchar internamente por el restablecimiento de la democracia con todos los recursos que se tengan y se puedan conseguir, pero a condición  de que se logre la unión interna de los diferentes grupos que decidieron luchar por la democracia.

Cuando se logra la unificación y la suma de los  consensos, es mas fácil lograr el apoyo de las masas para conducir la lucha por la democracia.

Hoy, Venezuela vive horas cruentas, cuando millones de ciudadanos se suman a la causa del cambio democrático que es apoyado por la mayoría de la nación y los países libres.

A Nicolás Maduro lo apoya Rusia, que invirtió 6 mil millones de dólares en el sector petrolero, y envío 4 aviones bombarderos nucleares para ejercicios de defensa. Además, Rusia explota las minas de oro y diamantes de Venezuela. Moscú advirtió a Estados Unidos, que se abstenga de intervenir militarmente en el territorio.

China invirtió más de 29 mil millones de dólares en la región sudamericana; y en apoyo al sector petrolero de Venezuela, depositó   5 mil millones de dólares.

Prestamos de China superiores a los que otorga el Banco Mundial y el Banco Internacional de Desarrollo para Sudamerica.

Las democracias occidentales, Estados Unidos, Europa occidental, y la mayoría de los países latinoamericanos, apoyan el cambio hacia la democracia, y exigen a Nicolás Maduro convoque a elecciones extraordinarias.

México, por su parte, se apegó al nostálgico principio Constitucional de la No Intervención que señala la Doctrina Estrada.

Hace mucho tiempo, el 8 de marzo de 1954, durante la Sesión Plenaria de la Décima Conferencia Interamericana celebrada en Caracas, el Canciller, Luis Padilla Nervo, expresó algo que vale la pena recordar:

“Corresponde a cada Estado, en el ejercicio de su soberanía y de acuerdo con sus preceptos constitucionales, determinar cuales son las medidas que ha de aplicar, cuando lo juzgue necesario, en interés de su propia conservación, y cuales los medios que habrá de usar para impedir que se lleven a cabo en su territorio actividades encaminadas a subvertir sus instituciones”.

@luis_murat

https://www.facebook.com/luisoctaviomurat/

off
A %d blogueros les gusta esto:
Dictadura o democracia: Luis Octavio Murat – Libertad-Oaxaca off