Deuda mató reforma: Isidoro Yescas

isidoro-Yescas “Gabino es mi aliado”. Cuatro palabras que pronunciadas por el Director General del INFONAVIT y aspirante del PRI a la gubernatura, Alejandro Murat,  un día después que la LXII Legislatura local aprobara la reforma político-electoral, tuvo más de una lectura. Como en política no existen casualidades, no faltó quien  interpretara esta expresión  como un reconocimiento del hijo del exgobernador José Murat  a la “línea”, “exhorto” o  “invitación”   que al cuarto para las doce hiciera el gobernador Cué  a los líderes de las fracciones parlamentarias del PAN, PRD y diputados de otras expresiones  para que se aprobaran las dos propuestas que el PRI había colocado como condiciones para  que  sus diputados votaran a favor de la reforma, por un lado,  y para avalar el préstamo gubernamental, por el otro    :   el período de gobierno de 6 años y  la reducción de 5 a 3 años como requisito constitucional de residencia para quien o quienes aspiren a la gubernatura. Esto último con abierta dedicatoria para quien un día después del magnánimo gesto no vaciló en declarar: “Gabino es mi aliado”.

  1. Pero, sin duda, la   urgencia que  el jefe del poder ejecutivo  tenía  para que el Congreso local aprobara un endeudamiento del orden de los 2 mil 400 millones fue   el factor que  terminó por imponerse sobre cualquier otra prioridad política o electoral.  Y aunque en Oaxaca el PRI es oposición, supo hacer valer su  fuerza numérica en el Congreso -pues sin los 17  votos de los diputados priístas no se alcanzaría  la mayoría calificada requerida para aprobar la reforma político-electoral -, y el poder de chantaje de sus líderes a nivel local y nacional, para engranar en el texto constitucional dos puntos claves  para la sucesión gubernamental del 2016.
  2. Ni en el PRI, ni entre los partidos aliados al gobierno de Cué se ha  definido quién será su candidato a la gubernatura. En el PRI las precampañas más visibles y posicionados hasta ahora son las de  Héctor Pablo Ramírez Puga, Alejandro Murat, Eviel Pérez Magaña y Samuel Gurrión, pero la lista de aspirantes alcanzaría una decena, por lo menos. En cambio, en las filas del PRD y PAN hasta ahora solamente hay dos legisladores en abierta precampaña: el senador Benjamín Robles Montoya, promovido por algunas corrientes del  PRD, y la diputada panista  Eufrosina  Cruz Mendoza. Con la reciente campaña  para diputados federales, el gobernador Gabino Cué metió  al ruedo a su amigo y   ahora diputado electo por el distrito de Tehuantepec, José Antonio Estefan Garfias.

Ninguno de todos estos aspirantes, salvo Alejandro Murat, tenía problemas con el requisito de la residencia en el estado de Oaxaca. De ahí que, más allá de haber dado la nota negativa con la  violación a una disposición constitucional a nivel federal, lo que el Congreso local hizo fue facilitar el ingreso al hándicap tricolor de un aspirante que por su  perfil profesional , relaciones políticas de alto nivel y aceptación entre un sector de la  clase política priísta oaxaqueña  lo tienen ubicado como un prospecto con las mismas posibilidades  de  ser beneficiado por el dedo presidencial que los otros aspirantes de su partido. Y, por supuesto, porque su principal promotor es nada menos que su padre José Murat, aliado político del gobernador Gabino Cué.

  1. Al final de cuentas en esta reforma, que fundamentalmente se impulsó para homologarla con la legislación  federal y que por supuesto tiene  aspectos positivos que pasaron a segundo plano por el tema de la residencia,  el gran ganador fue el PRI y  los grandes perdedores los diputados de los partidos  aliados al gobierno  y, sin duda,  el propio  gobernador Gabino Cué. Los primeros porque, al sucumbir al inmediatismo y al  encanto del pago por evento, o sencillamente porque les faltó arrojo para decirle NO al jefe del poder ejecutivo, dejaron pasar una gran oportunidad política para defender sus propuestas. Y el gobernador Cué Monteagudo porque no pudo escoger  un peor momento para solicitar que el   Congreso local le aprobara un nuevo endeudamiento que hacerlo cuando ya la disputa por la sucesión gubernamental está en marcha y  la fracción parlamentaria del PRI tenía claro que los tiempos fatales para aprobar la reforma y la urgencia de dinero en el gobierno jugarían a su favor. Y así ocurrió.
  2. Quienes al final también ganaron fueron los indigenistas que con la SAI al frente de las negociaciones lograron ampliar los derechos político-electorales de los pueblos y comunidades indígenas y de los pueblos afromexicanos de la costa oaxaqueña. Por ejemplo, en materia de candidaturas independientes se abrió  una oportunidad de participación  para estos sectores, al  igual que la atribución para que, por causas plenamente justificadas,  las asambleas comunitarias  revoquen  el mandato de concejales de los 417 municipios que se rigen por sistemas normativos internos. Esto último controversial  desde el punto de vista de la gobernabilidad municipal, pero que sin embargo   pudo pasar el filtro de las comisiones y del pleno del Congreso, aun cuando ahora prive el arrepentimiento entre  algunos diputados del PRI.

Isidoro.yescas@gmail.com

Julio 9 del 2015.

off Deuda mató reforma: Isidoro Yescas – Libertad-Oaxaca off