Del Zócalo a Los Pinos: Raúl Castellanos

GUELAGUETZA 2016 (2)“¡GUELAGUETZA!…DERROTA MORAL DE CUÉ Y SUS RADICALES”; Guelaguetza proviene del concepto zapoteca “gendalizaa” que significa cooperar, en una concepción más amplia, es una actitud, un sentimiento, una forma de vida en la que se demuestra amor, solidaridad, cariño con los hermanos de raza, de cultura, con quienes se comparte la tierra, la naturaleza, el aire, la luz, el espacio, los anhelos, las tristezas, de ahí que el encuentro en el Cerro del Fortín, los lunes siguientes a la celebración de la virgen del Carmen, sean mucho más que una representación folklórica; la Guelaguetza, es identidad, unión, igualdad, orgullo, así la asumimos desde que cobró forma en 1932 como encuentro de nuestras razas en sincretismo mágico, consolidándose en 1951 y a partir de entonces, ser la imagen que proyecta a Oaxaca y los oaxaqueños frente al mundo y cuando digo mundo no exagero; por supuesto no podemos soslayar que nuestro estado es también tierra de contrastes, de enormes desigualdades, de rezagos ancestrales, alguna vez un conocido analista me preguntó cómo definiría políticamente a Oaxaca, le respondí “es un estado donde la normalidad democrática es el conflicto” y es cierto, los hay de tierras, religiosos, de límites, por los bosques, electorales no se diga, los familiares son comunes, de amores también, bueno, hasta donde colocar una mojonera, abrir un camino o construir la cancha de basquet ; por ello, tal vez, el conflicto magisterial que lleva décadas y se ha convertido en un gran negocio, lamentablemente, lo asumimos como parte de esa normalidad democrática; y por ello la Guelaguetza hasta ayer significaba en el mejor sentido una tregua no escrita, por las razones ya invocadas y porque además para las comunidades es motivo de vida, de orgullo asistir, realizan rigurosas selecciones, ensayan todo el año, incluyendo a muchas hijas e hijos de profesores, incluso ellos mismos forman parte de las delegaciones, si me permiten dos analogías, la Guelaguetza es nuestra parte bella y buena, nuestras Olimpiadas culturales; por ello la decisión de intentar sabotearla fue una decisión perversa y errónea de los grupos radicales que toman los “acuerdos” en las asambleas del magisterio, me resisto a generalizar la responsabilidad en los miles de maestros que no asisten a tales reuniones porque ya “los grupos llevan línea” me dijo ayer un maestro que respeto; sin embargo y contra lo que esperaban los provocadores, el pueblo, incluso los turistas les dieron una lección, aquí una breve crónica que me enviaron acompañada de una foto del Auditorio con tres palabras que denotaba orgullo y coraje “!yo la tomé!” y agregaban “es más fuerte nuestro sentimiento cultural, nuestra solidaridad que esos…yo llegué caminando, subí la calle de Crespo y luego las escalinatas y vi igual que yo caminar a mucha gente, sí no hubiera yo ido lo dudaría, pero fui, incluso vi a señoras de edad, subir paso a pasito las escalinatas, hasta me recordaron que así era antes, llegaba uno caminando, incluso en algún momento los maestros hicieron una valla en las escalinatas para impedir que la gente subiera y la gente subió por caminos alternos, mi hermana subió con su hija de 4 años porque ambas querían ver la Guelaguetza y cuando bajé por toda la orilla de la carretera hacia el centro, había muchísima cola para entrar a la edición de la tarde, eso sí cuando yo llegué al Auditorio cómo a las 9 y lo vi tan vacío me dieron ganas de llorar , pero poco a poco fue llegando la gente y a las 10 cuando empezó ya casi estaba lleno, ¡qué emoción, es más fuerte nuestra cultura”; ¿Qué sigue?…lo de ayer deja tres lecciones fundamentales en mi opinión, es momento de que los oaxaqueños asumamos la defensa de nuestro Oaxaca, no por la vía de la confrontación ni de la violencia, somos muchos más los que apostamos al diálogo, pero hay que involucrarse, es necesario promover un “alto al fuego” empezando por discutirlo con los maestros de nuestras familias, a la agresión respondamos con rosas blancas; exijamos justicia y el pleno esclarecimiento de los asesinatos de Nochixtlán, la discusión real en el Congreso Federal y donde sea necesario, no simulada con “foros a la medida” como pretende Nuño, de los planteamientos de la CNTE, las leyes no son eternas, el Gobierno Federal debe dejar de administrar el conflicto al ritmo de sus juegos de poder, que a lo único que lo han llevado es al ridículo internacional y a que el país se les este deshaciendo entre las manos; y en Oaxaca debe instalarse un gobierno de transición que de inmediato tienda puentes para restablecer la gobernabilidad, Gabino Cué es un lastre, no puede ser interlocutor de nada ni de nadie, no se representa ni él mismo, además de ser un inmoral y un cínico; ayer dio pena ajena verlo llegar al Auditorio rodeado de un impresionante aparato de protección, cual dictador bananero, Duvalier, Somoza, Trujillo, Victoriano Huerta ya lo esperan en el basurero de la historia; un gobernante digno, no manchado de sangre llega solo y todavía tuvo la desfachatez de “condenar a los radicales”, sus socios, sus compañeros de viaje, los que financiaba y de los que ahora reniega; lecciones de la historia, Oaxaca vive, está de pie…traten de ser felices no cuesta nada…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 119 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / @rcperseguido

off Del Zócalo a Los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off