Del Zócalo a Los Pinos: Raúl Castellanos

aquiles“AQUILES LÓPEZ SOSA…CONSTRUCTOR DE PUENTES”; recién se cumplieron trece años del accidente que interrumpió la vida –terrenal- de Aquiles López Sosa, amigo entrañable que siempre está presente, al que se recuerda y al que estamos ciertos más temprano que tarde, si tomamos como medida lo infinito del tiempo, volveremos a encontrar para ponernos al corriente; eran pasados los mediados de los ochenta, cuando un día, Alejandro López, distinguido oaxaqueño, con quien compartía cubículo en el ICAP, me comentó de Aquiles, otro paisano muy buena onda –me dijo a manera de presentación- que trabajaba con Ortiz Arana en el CEN –del PRI-; leales a la tradición de juntarnos cuando estamos fuera –porque en la tierra nos hacemos pedazos- nos convocó a desayunar en el “Emporio”, un hotel de Reforma, charlamos largo, de entrada recordamos a su natal Ixtepec, lugar de bellos recuerdos porque ahí vivió mi abuelo -en la calle de Moctezuma 14-bis- que se dedicaba al comercio mayorista y la compra de pieles, que embarcaba por tren y las enviaba a León y a donde, todos los años desde los 5 hasta los 13, mis vacaciones de fin de cursos las pasaba con él, le conté de cómo salía a cantar la rama, las incursiones al “ojo de agua”, de mis primeras “chelas” consumidas en una vela y de mi primera novia, una ixtepecana de piel canela que me robó la virginidad en una hamaca, al son de la Zandunga, que resultó ser conocida de su familia y ya para entonces una respetable madre; como es de suponerse, los encuentros se volvieron cotidianos, se acercaba la sucesión de Miguel de la Madrid y nos pasábamos largas sobremesas especulando, el Emporio lo cambiamos por el Angus, el Lorys, la Calesa de Londres, el Bellinghausen y algunas veces en quincena el Champs Elysées; ya “destapado” Carlos Salinas, una de tales ocasiones soltó de pronto a la mesa, “¿qué creen?…¡voy a ser diputado…plurinominal suplente!” y sonrió malicioso, enseguida contó que le había invitado Fernando a serlo –suplente- por el DF o Oaxaca o por donde quisiera, había que llenar las fórmulas, él escogió por la “tierra” y concluyó con buen ánimo y mejor filosofía “es para el currículum hermanito algún día se puede ofrecer”, coincidimos, brindamos y el tema se olvidó; así llegó el 6 de julio del 88 y todo se derrumbó, “dentro del PRI”, “nadie estaba preparado para un escenario de catástrofe” nos dijo tiempo después José Newman en una serie de encuentros encabezados por Arturo Núñez en preparación de la Reforma Electoral; y era una verdad absoluta, los días que siguieron fueron de gran confusión, había que dar la batalla en la CFE –Comisión Federal Electoral-, se formó un grupo para dirigir el análisis de expedientes que presidia Ortiz Arana, Santiago Oñate y César Augusto Santiago y como Secretario Técnico Aquiles, quien sin asomo de protagonismo jugó un papel relevante, recibiendo, ordenando, completando, buscando y agregando lo necesario a los “documentos” que de su elección entregaban los candidatos, coordinaba las reuniones de comisionados, veía la logística de las participaciones ya en el Salón Revolución de Gobernación donde tenían lugar los debates, era Aquiles, operando, conciliando y hasta consolando a los que les congelaban sus expedientes; aprobada la elección de Salinas con un madruguete –literal- de Marco Antonio Bernal en la CFE, pasó para su calificación en la Cámara de Diputados erigida en Colegio Electoral, en el que, el PRI solo tenía 4 o 6 –no tengo el dato preciso- diputados más, por lo que la presencia de todos era vital; en esas andaban, cuando en los primeros días de septiembre, Abraham Martínez Alavez, diputado pluri que había entrado en el sexto lugar y del que Aquiles era suplente, renunció y se fue de San Lázaro, la diosa fortuna le sonreía a Aquiles; esos tres años como diputado siguió al lado de Ortiz Arana y por supuesto los que vinieron, el liderazgo de la LV Legislatura y la Presidencia del PRI; y como suele suceder, cuando todo apuntaba hacia arriba, vino el homicidio de Luis Donaldo que le tocó vivir con intensidad y la derrota de Fernando al definirse el candidato al relevo por la tragedia; así llegaron al Senado en donde Aquiles se convirtió –ya lo era de siempre- en el alter ego del líder, fue ahí donde tejió una férrea alianza con el Senador José Murat, con quien llegó al Gobierno de Oaxaca; y aquí comienza a escribir la mejor historia de su vida, en la que advertí mas pleno, más seguro, más formado, más feliz a mi amigo y –también- de la fatalidad que el destino le tenía preparada; Líder del Congreso, pronto hizo valer sus credenciales de hombre de sumas, de diálogo, de acuerdos que se respetaban, Aquiles, si de alguna forma lo podemos definir, era un Constructor de Puentes; convencido de a donde quería llegar y abierto el juego de la sucesión de Murat, no fueron pocos los adversarios que concitó, sobre todo en el ámbito palaciego, al tiempo que su figura crecía en la sociedad; así llegó el 2003, venían las definiciones, desplazado a la Coordinación de Asesores, sus simpatías aumentaban, formo ALSO, una organización desde la que perfilaba ya, su inevitable inclusión en la siguiente boleta electoral del 2004, hasta aquel 3 de abril; ¿Qué hubiera pasado? No lo sabemos y no me gusta especular sobre el “hubiera”, no existe; de algo si estoy cierto, al día de hoy Aquiles es un referente, una luz que brilla en medio de tanta mediocridad, un padre al que sus hijas, Andrea, Adriana y Alejandra y su esposa Patricia honran, un amigo fraterno, que jamás le dio la espalda a sus afectos en la controversia –política- la adversidad o la derrota, al que sus amigos añoramos, lo lloramos, el de quien antier le decía a Rosy –Ramales- en uno de nuestro ocasionales intercambios epistolares “¡Chingaos…cuantos sentires y recuerdos acumulados en mi Gulag de nuestro amigo Aquiles, cuanto lo extraño”!, Aquiles el Constructor de Puentes…es viernes “hoy toca” –Dehesa dixit-, ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 235 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ /

@rcperseguido

off Del Zócalo a Los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off