Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos

CnK01FkUAAAsiv3“PRI…BIPOLAR…LA APUESTA QUE VIENE”; “hoy en día se prefiere elegir a abanderados muy jóvenes, de rostro agradable, que retraten bien y a quienes solo les falta un moñito”, expresó contundente en entrevista para “El Universal” la ex presidenta del PRI, María de los Ángeles Moreno, definición que algunos malosos mal intencionados interpretaron como un “te lo digo Peña para que entiendas Enrique”; ya entrada en gastos agregó “las acciones de algunos gobernadores jóvenes, así como la falta de congruencia entre lo que el PRI dice y lo que hace son factores que lo llevaron a la derrota el pasado 5 de junio” y sentenció “si el partido no corrige el rumbo de todo lo que ha fallado recientemente, en las elecciones de 2018 corre un alto riesgo de perder nuevamente la presidencia de la República”; por su parte, la cúpula que toma las decisiones, siguió con su plan de vuelo trazado, sin salirse del script, aunque no faltó el clásico espontáneo en la persona de Hugo Díaz Thomé, que a estas horas ya debe haber sido bateado; al más clásico estilo de los tiempos del partido “casi único” –Salinas dixit- los tres sectores, primero el obrero, luego el campesino y el popular, se pronunciaron por Enrique Ochoa Reza para dirigir a su partido como presidente sustituto, de cara a las elecciones estatales de Coahuila, Nayarit y Estado de México en el 2017 y la madre de todas, la presidencial en 2018; como es de suponerse, de pronto al joven Ochoa le encontraron en su personalidad todo un catálogo de virtudes partidistas, congruencia, militancia, compromiso, experiencia, ideología revolucionaria, lealtad a las instituciones, al partido y sobre todo al presidente; en un exceso de retórica, Emilio Gamboa coordinador de los senadores priista le dio “cristiana sepultura” a su amigo y compañero de muchas batallas Manlio Fabio Beltrones al descubrir que “desde muy joven –tal vez desde chiquillo- Enrique Ochoa ha participado en diversas trincheras y actividades a través de las cuales ha impulsado –como nadie- el proyecto del partido, asimismo, ha destacado siempre por ser un militante que, con visión de futuro, contribuye al análisis y la definición de las posturas partidistas, frente a los grandes temas nacionales”, tales como el aumento de tarifas eléctricas y la reforma educativa, le faltó precisar; por su parte Enrique Ochoa, reconoció que “la ciudadanía está decepcionada de la clase política” pero confío en que su partido pueda ofrecer “las mejores condiciones de cambio, porque cuenta con el Presidente Enrique Peña Nieto, y las políticas públicas que ha impulsado como su mayor activo”; ya antes, con olfato premonitorio había ponderado en su tesis su admiración por el Secretario de Hacienda, de quien escribió “el doctor Luis Videgaray Caso ha sido un ejemplo a seguir a lo largo de los últimos veinte años, Luis fue el presidente de su generación estudiantil en la preparatoria y siguiendo su liderazgo me postulé para dos cargos de representación en la secundaria, tiempo después seguí su consejo para estudiar simultáneamente las licenciaturas de Derecho y Economía en la UNAM y el ITAM, lo que ha sido uno de los grandes aciertos en mi vida profesional, por si esto fuera poco, Luis me ayudó a conseguir mi primer trabajo en la administración pública federal y ha sido un referente de cómo desarrollar con éxito sendas trayectorias en la academia, el sector privado y el servicio público. México gana con funcionarios públicos como Luis Videgaray”; por lo que se advierte, los priístas no deben preocuparse, Ochoa Reza estará muy bien asesorado; considerado como un personaje de carácter, me cuentan que no permite saltarse las trancas a nadie, en una ocasión –dicen- despidió al operador del elevador que se atrevió a desearle “Buen día” y a una secretaria que cambió de lugar objetos decorativos de su oficina, devoto de la puntualidad, cuentan sus alumnos en la facultad de Derecho de la UNAM, que para llegar en horario a dar su clase, se transportaba en helicóptero de su oficina de Insurgentes y Reforma al helipuerto de Conagua en Insurgentes y Eje 10; sin embargo más allá del anecdotario, algunos analistas dicen que los altos mandos del PRI le están apostando a la “bipolaridad” recurriendo a la línea dura que incluye ofrecer en sacrificio a los leones del Coliseo las humanidades de los Duarte, Borge y compañía al tiempo que le ponen enfrente a Ricardito Anaya, “El Niño Fidencio” de la política a la mexicana, un personaje de características similares, ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 140 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ / @rcperseguido

off Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off