Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos

agresion_57943“OAXACA…¡ALTO AL FUEGO!”; cuando los conflictos llegan al extremo de la confrontación está cerca la solución, apunta una teoría, no sé si sea aplicable al caso Oaxaca, lo que sí sé, es lo deseable y urgente de que las partes decreten un ¡alto al fuego!, la sociedad oaxaqueña y una gran parte del magisterio de base lo desea y lo reclama; la polarización ha llegado a un nivel que nos involucra a todos, solo basta ver las visiones en las redes sociales, ayer leía un tuit que las resume, alguien escribió “es urgente proteger los derechos humanos de los dirigentes detenidos”, la respuesta inmediata fue “y los derechos humanos de las maestras que cedimos al acoso sexual para obtener nuestros derechos sindicales quien los protege”; tiene razón el analista político Miguel Ángel Schulz cuando afirma “en Oaxaca no hay familia que no tengamos un maestro, por ello la lucha magisterial no nos es indiferente”; y es precisamente por eso y por mucho más, por lo que la discusión de un “alto al fuego” debe darse ya, bajar al seno de las familias, el gran problema es ¿quién lo promueve, quien toma la iniciativa?; Carlos Ornelas en la introducción de una compilación fechada en octubre del 2006, sobre visiones de lo que estaba ocurriendo, hace 10 años, titulada “Otra Vuelta de Tuerca” resume “en 26 años de existencia la dirigencia “democrática” del magisterio oaxaqueño ha promovido más de mil días de paros, más de cinco calendarios escolares perdidos”, habría que sumarle, obvio, lo acumulado hasta hoy; a lo anterior hay que agregar, también abordada en los ensayos por otros autores, la degradación que sufrió la relación gobierno – dirigentes, que pasó de la tolerancia a las complicidades, de éstas a la represión, hasta alcanzar su máxima expresión en el actual gobierno estatal, donde ha habido de todo, incluyendo los arreglos que comienzan a aflorar, para lucrar con la “otra media cara” del IEEPO, la de las compras, los contratos, las asignaciones directas, las inversiones y las obras, acierta Sócrates Campos cuando cuestiona “es curioso, se persigue y condena a los maestros y líderes disidentes y se protege a los rateros y saqueadores amigos del sistema y del gobierno”; en el otro extremo la posición del Gobierno Federal, de ceses, descuentos, despidos, cero tolerancia y diálogo hasta que no regresen a las aulas, si bien es aceptada y hasta aplaudida por un amplio sector, el más afectados por marchas y plantones además de inadmisibles agresiones, tiene sus límites y polariza, ayer el Secretario Nuño sentenciaba “la movilización magisterial no tiene otro fin que defender privilegios, como la venta y herencia de plazas” al tiempo que cargaba contra Andrés Manuel; si y no tiene razón, nadie en su sano juicio puede avalar los vicios y excesos de las dirigencias, pero hay además un contenido de reivindicación social que debe ser discutido, ninguna reforma es perfecta y se equivoca Nuño, al mezclar, al subirse al ring de la sucesión, López Obrador está en su derecho de apoyar con asesoría jurídica y movilizaciones a quienes son sus aliados, está haciendo política, no más, no menos; pero además, el Gobierno yerra al pretender solo utilizar la vía de la contención policial con gases y toletes, antier al ver los videos de las columnas de policías federales que se desplazaban a Oaxaca recordé una película sobre la Guerra de Vietnam, en la que se muestra como el entonces Secretario de la Defensa de los EE UU, Mc’ Namara presionaba al Presidente Johnson para “ganar la guerra” enviando tropas, 200, 300, medio millón, 170 mil más…y nunca ganaron, hasta que la presión social fue tal que tuvieron que sentarse a negociar en París…y Johnson perdió la reelección, vamos ya ni siquiera se postuló, perdón que lo diga pero si se sigue solo en esa línea, los radicales de la CNTE terminarán siendo el Vietcong; por ello urge abrir espacios de interlocución, tender puentes, si se logró en la Guerra de los Balcanes por qué aquí no; el domingo Isidoro Llescas, respetable académico, politólogo, que ha estudiado el tema desde sus orígenes me decía, hablando sobre instancias de mediación, que el Congreso Federal podría ser una de ellas, estuvimos de acuerdo, con la salvedad de que no se cuelen personajes como Ricardito Anaya –el niño Fidencio de la política a la mexicana- porque eso significaría poner la iglesia en manos de los Luteros del oportunismo y la repesca electorera; y también por qué no, pensar en los mismos oaxaqueños, los hay, invitar a Carlos Manuel Sada a encabezar una comisión de negociación, Rubén Vasconcelos, el Maestro Toledo, Alberto Rebollar, Isidoro Llescas, Cipriano Flores; y por supuesto en cualquier iniciativa debe involucrarse Alejandro Murat, ya debe empezar a demostrar de que tamaño son sus tamaños…¡Oaxaca quiere la paz! ¡alto al fuego!…diría uno de los clásicos Jesús Reyes Heroles “la política es técnica de aproximación no ciencia exacta”, “sin política se pueden hacer muchas cosas, pero gobernar, en el poder o la oposición, es imposible”, ¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 168 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ /@rcperseguido

off Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off