Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos

Hillary Clinton“HILLARY…MARGARITA…KEYKO…PORTADORAS DE ESPOSOS Y PADRE INCÓMODOS”; “en sociedades destrozadas usualmente son las mujeres las principales defensoras de la paz” afirmaba el Secretario General de la ONU Kofi Annan, Ángeles Perillán sostiene “ser mujer en el primer mundo es difícil, pero serlo en el resto del mundo es heroico”; reconocido como un conservador, paradójicamente fue Richard Nixon el que acertó o está a punto de hacerlo, en su premonición al expresar hace 45 años “ciertamente en los próximos cincuenta años vamos a ver una mujer presidenta, quizás antes de lo que usted piensa, una mujer puede y debe de ser capaz de desempeñar al igual que un hombre, cualquier tipo de cargo político”; celebradas la casi totalidad de las elecciones primarias del partido Demócrata, solo falta la del Distrito de Columbia, Hillary Clinton, sumando los delegados especiales en abrumadora mayoría comprometidos con ella, rebasa los 2383 necesarios para proclamarse candidata presidencial, lo que deberá ser una mera formalidad en la Convención a celebrarse el próximo mes en Filadelfia, a pesar de la respetable y admirable cruzada de Bernie Sanders; coincidencias de la vida, la noche que se declaró vencedora, Hillary recordó “en el mismo día en que nació mi madre en Chicago, el Congreso estaba aprobando la enmienda 19 a la Constitución, que finalmente otorgó el derecho de voto a las mujeres, realmente desearía que mi madre estuviera aquí esta noche”; sin duda el aroma de la victoria es el más grato en la política, llegar al punto en que se encuentra no fue nada fácil para Hillary Clinton, no solo ha tenido que encarar una férrea, dura y por momentos ríspida oposición por parte de Sanders, que le ha reprochado sus vínculos con Wall Street, con los sectores financieros, la burguesía y hasta los honorarios percibidos por dictarles conferencias, sino, también, una alentada investigación por parte de los republicanos, por el uso de su correo personal cuando se desempeñó como Secretaria de Estado del Presidente Obama; Senadora por Nueva York, hace ocho años por estas mismas fechas, perdía la nominación que hoy está alcanzando; sin embargo, es posible que su mayor reto y mérito, al superarlo, haya sido el de su difícil transitó por la Casa Blanca, portando, además de un Presidente, un “esposo incómodo”, sobre este episodio de su vida, Clarin.com narra “al principio ella denunció el sex-gate como una conspiración de la derecha” Bill se lo había negado en la intimidad, -alguien recuerdo ahora, me dijo alguna vez “cuando una mujer pregunta es porque ya lo sabe todo”-; el relato prosigue “pero después del testimonio de su marido, en agosto de 1988, ante el Fiscal Ken Starr, ella se refugió en el silencio, todo el mundo recuerda aquella fotografía de Bill y Hillary caminando hacia el helicóptero presidencial, íban de vacaciones, a la Isla Martha’s Vinyard, parecía que había un iceberg entre los dos, Chelsea trataba hacer de puente”; si recuerdan, todo mundo se preguntaba cómo habría sido la intimidad presidencial en esas vacaciones; Hillary lo narra así en su libro de memorias “Living History” –Historia Viva- aquí unas líneas “Buddy, el perro, vino con nosotros para hacerle compañía a Bill, él era el único miembro de nuestra familia que todavía quería estar con él, en la isla sentía una profunda tristeza, apenas podía dirigirle la palabra y cuando lo hacía eran puras diatribas, el dormía abajo yo arriba, estaba pasmada, con el corazón roto por haberle creído”, Hillary sostiene que “como esposa, hubiera querido romperle el cuello, pero finalmente decidió no divorciarse porque se dio cuenta que amaba a su marido”; finalmente cuenta que el tiempo a quien yo le llamo “sabio consejero y leal amigo” y su campaña para senadora por Nueva York, ayudó a promover el diálogo entre ella y su marido, lo que terminó reconstituyendo la pareja; hoy Hillary Clinton está en ruta de de ocupar el “Salón Oval” de la Casa Blanca”, la de ahí, de la avenida Pensilvania, el mismo que ocupó el coqueto Bill; por ello y por muchas cosas más, pase lo que pase, respeto y admiración para Hillary Clinton; y ya hablando de mujeres que aspiran, también a gobernar sus países, ahí estan Keiko Fujimori que acaba de perder por segunda vez y por escaso margen las elecciones en Perú, debido a los excesos de su padre, dicen los analistas; y en México, Margarita Zavala, también aspira a la “Silla de Krauze” –Peña dixit- y también porta un marido incómodo, por causas diferentes a Hillary, pero más, mucho más graves, ya hablaremos de ello; dice un clásico, en este caso mujer, Hillary Clinton “las mujeres son la mayor reserva de talento en el mundo, aún sin explotar”…¿alguien puede asegurar que esto ya está decidido?…¡5 años de resistencia…ya solo faltan 169 días para que Gabino Cué pase a ocupar su lugar en el basurero de la historia!…

RAÚL CASTELLANOS HERNÁNDEZ /

@rcperseguido

off Del Zócalo a los Pinos: Raúl Castellanos – Libertad-Oaxaca off